SALTO CUÁNTICO: Llamaradas de petate… Con cerillos remojados

Me es imposible dejar pasar la presentación en redes sociales la propuesta de logotipo del Frente Ciudadano por México. Enfocados en el diseño y su trasfondo poco creativo y muy evidente, si el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y  el Movimiento Ciudadano (MC) piensan que formar parte de la llamarada los hace copartícipes de la coalición, están muy equivocados.

José Luis Treviño Flores* /A los 4 Vientos

Primero, la llama primigenia es azul, por lo tanto, quien enciende el combustible es el Partido Acción Nacional (PAN), las llamas naranja y amarilla se desprenden de la azul; ahora bien, ambas lenguas de ‘fuego’ (amarilla PRD y naranja MC), son volátiles y a la vez, las que  van por delante para resguardar a su fuente de energía.

Ambos partidos (PRD y MC), tal y como se presentan en el logo, no son nada sin la flama azul, ya Alejandra Barrales lo dijo, no descartan se les una el PVEM por lo tanto, la única manera de integrar otro color a la flama es quemando un poco de azufre para que salga el verde y así queda completa la fusión alquimista forzada con elementos químicos muy reñidos, que seguramente terminarán en una explosión que acabe con todo y sus plataformas o en un fuego fatuo, una llamarada de petate.

O los diseñadores tuvieron poca imaginación o el logo lo diseñaron los dirigentes.

También mencionan en la justificación que: “Tú eres la llama que enciende este frente” y …“Para construir un nuevo régimen, los ciudadanos al frente”.

En primer lugar no somos flama de ningún pebetero cuyo combustible se remonta a fósiles vergonzosos de gobiernos panistas; en segundo, los regímenes de Fox y Calderón también navegaron con bandera ‘ciudadana’ y jamás estuvimos al frente sino detrás, muy atrás.

El ardid propagandístico ni siquiera es creativo, es insulso, el eslogan parece de una secta religiosa, ya de por sí la promiscuidad política de tres partidos metidos con calzador es aberrante. Es como si se metiera a una caja de zapatos a una lagartija, una tarántula y a un grillo para luego pretender que vivan en armonía.

Ricardo Anaya (PAN) Alejandra Barrales (PRD) Y Dante Delgado (MC), unidos contra AMLO. Imagen: internet

Cada partido se cocina muy aparte y en horno diferente, que no pretendan vendernos PAN cocinado con los miles de muertos de Calderón, mucho menos tratar de ponerlo en charola amarilla y con aderezo de naranja  corriente. No hay tal ‘frente ciudadano’ ni fusiones exitosas, son artificios desesperados para tratar de conservar los privilegios y fueros a punta de desprestigios, robos, tráfico de influencias, reformas apátridas, corrupción y muerte.

Ricardo Anaya y sus esbirros de falsa izquierda y demócratas patito apuestan a la franca negociación con el PRI por debajo de la mesa, para impedir una vez más el arribo de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República, personaje al que temen por su discurso de acabar con la que llama ‘mafia del poder’.

Con cubetas de votos en contra, la flamita se apaga.

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.