SALTO CUÁNTICO: ¡Mírenlos, he! ¡Mírenlos, he! “Es que no me tienen paciencia.”

“La intolerancia en sí misma es una forma de violencia y un obstáculo al crecimiento del verdadero espíritu democrático” :Mahatma Ghandi

Bullying, si, bullying… la última  expresión de Enrique Peña Nieto.

José Luis Treviño Flores* /A los 4 Vientos

Todo el país está organizado maquiavélicamente para desprestigiar, no sólo su estrategia de seguridad, sino a todo el aparato gubernamental, cada uno de nosotros (“las voces de la sociedad civil”) estamos alienados en una especie de hermandad enfocada en atacar cada acción de su gobierno. Somos tan certeros y malvados que tenemos ‘espías’ en todo el territorio, ‘informantes’ del más alto nivel de inteligencia y ‘contraespionaje’.

La seguridad interna desde el inicio de su sexenio está comprometida seriamente y el principal obstáculo para sanear la terrible ola de crimen, ‘somos nosotros’, porque lo ‘único que sabemos hacer es criticarlo y hacerle bullying’. Afirma el mandatario, además: “No hemos llegado a las condiciones de seguridad a las que aspiramos y por el  contrario se está revirtiendo, pero también para hacer un llamado a que si la sociedad civil, como lo merece y lo hace para demandar, hay que dar.”

Nada más le faltó decir, “No te preguntes que puede hacer tu país por ti, mejor pregúntate  que puedes hacer tu por el país”

Miles de mexicanos han dado la vida inútilmente, otros miles han desaparecido, hemos pagado la deuda interna y externa, pagamos impuestos, hemos soportado las negociaciones más desiguales y entreguistas, ¿hay que dar señor presidente? Es lo único que hemos estado haciendo, mientras que su gobierno ha dado sólo muestras de incompetencia y cada vez que sale en público para justificarla, nos “regaña” como si fuésemos los culpables del clima de violencia, inseguridad y corrupción.

Dar, es una palabra que no forma parte del diccionario de su sexenio. Sustraer, malgastar, corromper, reprimir, evadir, mentir… esos son los verbos cotidianos desde el poder Ejecutivo.

¿Y los periodistas asesinados? ¿Obedrecht? La lista es larga.

También aseveró: «Lamentablemente, a veces, se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil que condenan, que critican y que hacen ‘bullying’ sobre el trabajo que hacen las instituciones del Estado mexicano»

¿Qué otras voces desea escuchar? La sociedad civil es a quien se debe y a quien debe responder por sus actos, a nadie más; las instituciones han sido rebasadas por la misma ciudadanía que crítica con tanta amargura y desprecio. En los recientes y trágicos sismos, esa sociedad paralela a su gobierno lo demostró.

Lamentamos profundamente que los periodistas no le aplaudan, usted lo sabe, que los atletas y etnias no le estrechan la mano, que las memes pululen viralmente cada vez que confunde un minuto con cinco minutos, que no sepa diferenciar un estado de una ciudad o que le ponga nombre japonés a una ciudad fronteriza de Chihuahua. Lamentamos más, tener que soportar el hecho de observar que no nos sentimos representados, sino humillados. Lamentamos tanto, que no queda espacio para un suspiro.

Seguimos aquí, no vamos a desaparecer y tendrá que soportar a la sociedad, tendrá que vivir el resto de su vida sabiendo que pasará a la historia  con mucha más pena  y nada de gloria, porque el tiempo cura con el olvido y aunque casi no se cuenta, cuenta mucho.

“Uno de lo castigos por rehusarte a participar en política es que terminarás gobernado por hombres inferiores a ti”  Platón.

Foto de portada: presidente Enrique Peña Nieto/ Internet-Crónica de Xalapa

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias