REDES DE PODER: El sistema penitenciario mexicano que tenemos

La pena sin tratamiento no es justicia, es venganza.

Dr. Alfonso Quiroz Cuarón*

El Sistema penitenciario mexicano ya no da para más. La miscelánea penal nos daría una buena visión, pero tenemos un sistema que está a punto del colapso.

Alfonso Torres Chavez* /A los 4 vientos

Respecto al sistema penitenciario, existen puntos de vital importancia:

1.-Las Reglas de Mandela;

2.-Las Reglas de Bankog, aplicables en el tratamiento penitenciario para las mujeres.

La legislación en materia penitenciaria está compuesta de toda una serie de leyes.

Ley General para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia, es una de las mejores leyes del conjunto; la ley mandata que se ejecute el Programa para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (Pronaped), pero tenemos un problema: el programa sigue en la ley, pero lo privaron del presupuesto para que funcione. El Pronapred sigue en la ley, pero sin dinero.

Esto es el fin de la prevención.

La colonia Santa Cruz Meyehualco, en Iztapalapa, fue una de las beneficiadas por el Pronapred. Foto: internet/El Vigía

La Ley del Sistema Integral de Justicia para Adolescentes, que lo  primero que hizo fue violar la Convención de los Derechos del niño, por lo que esta ley ya se derogó, aunque los estados la tomaron como base.

Se aprobó la Ley General del Sistema de Justicia Penal para Adolescentes, misma que representa un retroceso grave.

Los menores regresaron al sistema de adultos y se les clasifica de una manera incorrecta violando todos sus derechos.

La Ley General de Víctimas, que fue publicada en 2013, se podía perfeccionar y aquí tenemos otro milagro para récord Güines: la ley tiene 186 artículos y en cinco meses le hicieron 256 reformas. O sea: una ley que en cinco meses tuvo más reformas que artículos. Habla de una comisión de víctimas que solo existe en el texto.

Aprueba el Senado de la República la La Ley General de Víctimas. Foto: internet/ Zona Tres

El Código Nacional en una vigencia de 29 días ya llevaba 42 reformas a su texto. Esto provoca una inestabilidad legislativa que es una constante en la legislación penal mexicana.

La idea de la prisión preventiva que contempla el Código Nacional de Procedimientos Penales, serviría para bajar población penitenciaria, pero estamos a la espera. Para ello se introducen los facilitadores en la Ley Nacional de mecanismos de solución de controversias, junto con toda la reforma penal. Las cárceles hay que olerlas,decía el maestro Alfonso Quiroz Cuarón.

Parte de la ley desparece la clasificación criminológica, que es de suma importancia para el buen funcionamiento del sistema penitenciario.

El Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) desaparece el sistema progresivo del sistema penitenciario, lo cual es  una locura verdadera.

Cada cinco años la ONU realiza un congreso sobre prevención del delito y criminalidad. Su producto final es una declaración.

La de 2015 es la Declaración de Doha, producto del Congreso celebrado en Doha Catar.

En cinco años más se celebrara el nuevo congreso en Tokio, Japón.

Esperemos resultados.

*Dr. Alfonso Quiroz Cuarón. Criminólogo y médico mexicano. Padre de la criminología mexicana.

Foto de portada: Internet/MVS noticias

 alfonso-torres-chavez* Alfonso Torres Chávez. Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com