La Cochera: sabor hogareño, diseño retro y comodidad para «caguamear»

Un lugar donde toda comida servida es preparada con productos locales y elaborada con un estilo hogareño: “Todo alimento que servimos es hecho por la mano humana, tanto salsas como proteínas, e intentamos comprar lo menos posible productos procesados, casi todo lo procesamos nosotros. El pan de los sándwiches lo hacemos nosotros y lo fermentamos con cerveza de trigo, harina y avena”.

Iván Gutiérrez / A los 4 Vientos

“Un lugar relajado y sin pretensiones, enfocado a dar una comida de calidad, rica, sencilla y saludable”, con esas palabras describe Ian García a la lonchería donde esta tarde disfrutamos una agua fresca de Jamaica con sabor casero. Artista de la cocina desde 2006 y en su momento estudiante de la carrera de gastronomía en UABC, Ian es el talento detrás de la comida que se prepara en Cochera, quien comparte con 4vientos más sobre este interesante proyecto.

Ubicado en Blancarte 184 entre las calles 1ra y 2da, Cochera es un establecimiento que debe su nombre a lo que antes fuera, literalmente, una cochera, y que hoy maneja entre sus platillos principales al cochi:

En buena parte por eso se le llama cochera, porque es nuestra proteína principal, variamos pero tenemos un respeto por el puerco por su tiempo de crianza, su fácil reproducción, por lo bueno de su carne, lo sabroso, entonces es importante para nosotros el cochi en el negocio, por eso es parte de nuestro logo”, comenta el joven cocinero.

 


UN MENÚ CASERO CON LIBERTAD PARA JUGAR

Con un menú que se puede disfrutar solo, con los amigos o con la familia, Cochera tiene a disposición tres comidas base: sándwiches, pastas y ensalada. “Es algo sencillo y rápido que puedes comer ya sea por la mañana o por la tarde”, explica el joven cocinero.

Uno de los aspectos más interesantes de Cochera es la posibilidad de que el cliente juegue con su menú, al darle la libertad de combinar cada una de las comidas base con tres guisados principales: atún ahumado, hongos al ajillo y cerdo confitado.

Si bien el cocinero rehúye de la palabra “artesanal” por su abuso en el mercado, cada comida servida en Cochera es preparada con productos locales y elaborada con un estilo hogareño: “Todo alimento que servimos es echo por la mano humana, tanto salsas como proteínas, e intentamos comprar lo menos posible productos procesados, casi todo lo procesamos nosotros. El pan de los sándwiches lo hacemos nosotros y lo fermentamos con cerveza de trigo, harina y avena”.

El sándwich especial de la Cochera, con carne de cerdo confitado durante 16 horas en cerveza stout y pan fermentado con cerveza de trigo, harina y avena.

Cochera también maneja un menú variante de comida corrida entre semana, mismo que incluye sopa o ensalada, un platillo fuerte, agua de frutas y postre. Entre los fuertes de este menú se encuentran la crema de zanahoria, los tacos de canasta, fetuccini al pesto con hongos, sopes, caldo de lentejas, platillos con pescado, lechón, enchiladas, flautas de papa con chorizo y de postres fruta con crema dulce, así como ceviche los fines de semana: “Lo interesante del ceviche es que se prepara en el momento, no es el que tienes guardado, se prepara fresco y el sabor es muy diferente”.

Al preguntarle al cocinero por su platillo favorito, García comenta que el sándwich de puerco es la comida que más recomienda: “Es un platillo muy interesante por la preparación del cerdo, que se confita durante 16 horas con cerveza stout y el pan también tiene un proceso de fermentación que lo hace exquisito. Al final terminas con un sándwich con deliciosa carne, pepino, aguacate, hojas de cilantro, queso de la región y un toque de salsa mexicana con lenteja —un elemento que le intriga a la gente porque no se imagina un sándwich con lenteja—, y la guarnición es una ensalada de papa horneada con un aderezo jocoque y jugo de limón”.

El cocinero finaliza nuestra plática con mucho ánimo: “Cochera es un proyecto joven que nació el 15 de junio. En 4 meses ya tenemos mucha gente que nos recomienda, mucha gente que regresa, muchas personas que les gusta el lugar y lo aprecia. Puedes venir y comer en 15 minutos o venir y quedarte 3 horas. Aquí todo está hecho con mucho cariño, la idea es que vengas, disfrutes y conozcas, estamos para servirles”.

 

MÚSICA ECLÉCTICA Y DISEÑO AGRADABLE, «COMO PARA UNA CAGUAMA»

Al fondo el saxofón inquieto de John Coltrane vuelca jazz sobre el ritmo de la vida. A mi derecha una pequeña barra adornada con plantas es atendida por una joven que desborda amabilidad; detrás de ella se aprecia un curul disperso en 3 marcos fotográficos.

En las paredes uno encuentra la textura de la tierra, mientras que las mesas metálicas cerveceras recuerdan a las fiestas de la infancia e invitan a la degustación de una caguama. En este espacio gastronómico llamado “La Cochera”, uno se acomoda, se relaja y degusta como en casa.

Suena ahora el grito icónico de Robert Plant mientras se desvanece con tranquilidad un sábado por la tarde en la ciudad. Frente a mí un hombre igual de icónico para Ensenada en el área fotográfica bebe un agua de mandarina con piña recién preparada.

Enrique Botello, médico veterinario y fotógrafo profesional desde hace 30 años, nos platica un 

recuerdo sobre su relación con la cocina: “Mi mamá siempre tuvo servicios de comida, restaurantes, y en algún momento yo estuve ahí metido en la cocina, moviéndola a la plancha”.

Responsable de la lista de reproducción en Cochera, que va de Buena Vista Social Club a The Police, Chet Baker o Joaquín Sabina, el otro responsable de este espacio gastronómico nos comparte que dicha selección musical proviene de su pasión por coleccionar discos: “Durante muchos años he coleccionado música, tengo una humilde colección de CDs y todos los vacié en un iPod, son como 15,000 canciones, dando como resultado una playlist muy ecléctica. Siempre bromeo con Ian diciéndole que si yo viniera a este lugar aquí sería por la música”.

Artista visual cuyo ojo concentra décadas de experiencia fotográfica, Botello nos platica sobre la imagen que Cochera busca transmitir: “En primer lugar tenemos la pretensión de que sea un espacio agradable, que visualmente haga sentir cómoda a la gente, por ejemplo, con detalles como las paredes de adobe que asemejan ser de tierra.

“Cuando solicité el diseño del espacio me interesaba que fuera acogedor, no es un lugar elegante pero sí un sitio muy cómodo. La tierra es como el regreso al origen, y de eso se trata, de explorar, de perderle el miedo a tocar”.

Encima de nosotros cuelgan redes de pesca que nos recuerdan la vocación marina de la ciudad, parte de un diseño donde colaboraron varias mentes. Bajo nuestros brazos una mesa metálica de Carta Blanca nos invita a bebernos una caguama: “Este tipo de mesas y varios detalles de la decoración tienen la intención de darle un carácter retro al lugar”, comenta el fotoperiodista.

Un aspecto que llama la atención en Cochera es su vocación de ser “Caguama Friendly”, etiqueta que Enrique Botello comparte como la posibilidad de llevar tu propia bebida alcohólica al establecimiento:

“No tenemos permiso de alcoholes, pero tampoco estamos peleados con que la gente traiga sus bebidas y las consuma aquí mientras disfruta nuestra comida. La onda con lo de ‘caguama friendly’ es que tú te puedes traer tu cheve, te puedes traer tu vino y degustarlo como en casa. Y ello aplica mucho cuando tenemos eventos nocturnos en la Galería 184, que son de 2 a 3 veces por mes según la temporada, en ese tipo de ocasiones ponemos un menú especial en Cochera”.

 

 

GALERÍA 184 Y COCHERA: PROYECTOS HERMANOS

Si uno gusta de recorrer los diferentes espacios culturales de la ciudad, seguramente ya habrá visitado en alguna ocasión la Galería 184, hogar de pláticas de poesía, proyección de documentales, exposiciones de foto y arte e inclusive una subasta artística.

Concebidos como proyectos hermanados, Ian nos comparte más acerca de la relación entre ambas iniciativas: “Nos apoyamos, somos como empresas hermanas, si hay una expo en la galería, cochera se queda abierto con un menú especial y aprovechamos para dar a conocer el lugar y apoyar la propuesta cultural de la galería y la propuesta gastronómica de Cochera.”

 

Como coordinador de Galería 184 y su propio estudio de fotografía de nombre «Todos Santos», Botello comenta que Cochera viene a ser una extensión de estos espacios, tanto por cuestión económica como cultural:

“En los últimos tiempos la crisis nos ha pegado a todos, y una de las apuestas que yo tengo es no irme de aquí, me gusta mucho este espacio, es muy céntrico y concurrido por mucha gente, y bueno una manera de sustentar el proyecto de Galería 184 era extenderme creando otro negocio.

“En Ensenada siempre está presente la parte cultural, la relación entre arte-cocina, entonces son proyectos que se complementan muy bien. En Galería realizamos una exposición, mientras en Cochera servimos productos muy sabrosos, elaborados con un estilo hogareño y sano”.

El horario de atención en Cochera es de 13:00 a 20:00 horas. Abierto de lunes a sábado.

Para más información consulta las redes de Cochera:

https://www.facebook.com/cochera184/

https://www.instagram.com/cocheraloncheria/