La otra cara del terror (Primera de dos partes)

En estos últimos días ha salido a la luz pública la podredumbre y la forma de cómo en las cárceles de la ciudad de México y del país, las autoridades y las mafias que controla el crimen organizado, torturan, vejan y explotan a los pobladores de esos centros penitenciarios.

Jesús Sosa Castro* /A los 4 Vientos

Todo esto no es casual ni es una cosa que no se haya conocido a lo largo de los años. Lo que pasa es que las políticas carcelarias de estos “funcionarios” hacen de la explotación humana una forma de vida.

Las autoridades y los delincuentes que son la misma cosa, son los responsables de lo que pasa en el interior de los penales.

Por muchos años se hizo creer que las cárceles eran una especie de escuelas donde los presos iban a reformarse, a cultivar un concepto de la vida y de las relaciones sociales en las que para bien, todos los presos saldrían con una medalla del buen comportamiento

Las historias vividas y contadas por miles de presos y familiares son un monumento a la impunidad y a la indiferencia social.

Estar en la cárcel por cualquier delito es una tortuosa manera de degradar espiritualmente a los presos y la vil demostración de cómo el poder abusa de esa franja social tan alejada y carente de expectativas económicas, sociales y culturales. Estas necesidades insatisfechas son las que llevan a los presos a caer en el infierno que administra el crimen organizado. Todos saben o suponen lo que significan estas detenciones. Pero lo que hay que denunciar todos los días es cómo se comportan las autoridades y los criminales, en esos espacios tan llenos de vileza y deshumanización debido a que el trato que se recibe no lo merecen ni siquiera los animales

Foto: internet Actualidad/El País

Hay, sin embargo, otro tipo de terror que mucho se oculta.

Como se recordará, poco después del 2 de octubre de 1968 y del 10 de junio del 71, el 27 de septiembre de este mismo año, se produjo el secuestro del Director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Julio Herschfel Almada. Según se supo, fue el Frente Urbano Zapatista, FUZ, liderado por Paquita Calvo, quien lo secuestró. Con ese motivo el gobierno de Luis Echeverría Álvarez desató una cacería humana contra quienes nada tenían que ver en el asunto. Uno de esos detenidos fui yo. Contaré algo brevemente. Un día de noviembre de 1971 avanzaba en mi auto por la calle de Misterios casi esquina con Río Blanco en la GAM cuando fui interceptado por seis policías al mando de José Salomón Tanús, alias el “árabe”

El extitular de la Dirección Federal de Seguridad, Miguel Nazar Haro. Fue acusado de crímenes contra la humanidad y delitos de secuestro. Foto: Proceso

Desde la hora en que fui detenido hasta las 9 de la noche me tuvieron en la parte sur del aeropuerto de la ciudad de México, en uno de los galerones donde le daban servicio de mantenimiento a los aviones. De allí me llevaron a los sótanos de la Dirección de Investigaciones para la Prevención de la Delincuencia, DIPD, al mando de Miguel Nazar Haro. Con motivo del incremento de los grupos guerrilleros en el país, Tanús y Nazar fueron acusados de desaparecer a 13 de 27 guerrilleros detenidos entre 1971 y 1975, según denuncia que obra en los archivos de La Jornada. Cerca de las 23:30 horas, cuando me llevaron a Tlascoaque, llegó Salomón Tanús y sus gorilas y con exceso de violencia me sacaron de la crujía. Fue el día de la primera tortura.

Me amarraron las manos, los pies y me pusieron una bolsa de plástico cubriéndome la cara. Me echaron al piso de un auto y al cabo de una hora de camino llegamos a un lugar que después descubrí que se trataba de la caballeriza de la policía montada del entonces Distrito Federal. Me sacaron del auto, me desataron las amarras de los pies y me aventaron, vendado de los ojos, hacia una pared de pastura para los caballos. Me exigían que dijera dónde tenía secuestrado a Herschelf Almada. Al no dar respuesta porque nada sabía, ordenó el jefe que se me fusilara de inmediato. Oí la orden dada a los policías, apreté el cuerpo y me despedí mentalmente de mi familia. Todo llegó hasta el preparen, apunten y…luego vino un largo silencio. Pasado este momento comprendí que no me iban a matar, solo empezaban las sesiones de tortura.

Minutos después, vendado de los ojos y con lazos en los codos, me metieron por un pasillo hasta un lugar donde había una pileta de agua fría con estiércol de caballo. Cinco personas me agarraron de pies, manos y cabeza y de espalda me zambulleron en esa agua helada y con excremento de caballo. Lo que produce el ahogamiento mediante este sistema es inenarrable. Perdí el conocimiento. Para reanimarme, porque me estaba muriendo, me echaban agua fría en el cuerpo. Después de unos minutos, volvimos a Tlascoaque. En el camino me dieron tequila y dulces. Se trataba, supongo, de que pudiera recuperar un poco de calor en mi cuerpo que en ese momento era un hilacho sin vida. Como un bulto me aventaron con los demás presos comunes.

Un joven “zorrero” extorsionado por los policías de la DIPD, apodado “El Carrizo” recogió las hojas rotas del periódico “Alarma” y los esparció en una parte del piso de cemento para que yo pudiera descansar unas horas…

Imagen de portada: Los ojos vendados. Foto: SincroGuíaTV

 JESUS CASTRO SOSA*Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP y colaborador de A los 4 Vientos.