REDES DE PODER: Martínez Baca y Vergara

Veinte o treinta años antes de que en Europa se germinaran las primeras ideas de la criminología moderna, en México ya hacíamos milagros en esta ciencia. Los mexicanos, menospreciamos a veces nuestra propia capacidad, ingenio e inteligencia. Exactamente 30 años antes  de las fuertes discusiones sobre un  código penal para Italia, Baca y Vergara fundaron el primer laboratorio de criminología en el estado de Puebla.

Alfonso Torres Chávez* / A los 4 Vientos

El proyecto del laboratorio fue tan fuerte que César Lombroso, el padre de la criminología que aún vivía para entonces, envió una carta de felicitación por la fundación de un proyecto de investigación que fue envidiado en Europa.

Don José Almaraz formuló el proyecto de código penal de 1931, que rigió en materia de delitos en todo el país.

Julio Guerrero escribió La génesis del  crimen en México, en 1900, un libro fundamental para entender la evolución del fenómeno criminal en México.

Lombroso envió una carta bellísima a Francisco Martínez Baca y a Manuel Vergara felicitándolos por su proyecto.

Cuando José Almaraz formula el proyecto de código penal federal de 1929, recibe una carta del penalista italiano Enrico Ferri donde le dice: Su proyecto es exactamente el código que yo hubiera querido hacer en Italia.

Los mexicanos estamos influenciados de manera poderosa por los extranjeros, pero no debemos olvidar nunca que nosotros también tenemos una genialidad poderosa que nos ha permitido una evolución legislativa maravillosa.

Aunque poco se sabe de la criminología, hay que decir que en Ensenada tenemos algunas opciones educativas al respecto.

En universidades autónomas como de la de San Luis Potosí ya tienen desde hace algunos años programas de licenciatura en criminología.

Las leyes de Nicéforo

Las leyes de Nicéforo no se han cumplido: el criminólogo italiano sostenía que el crimen evolucionaría de lo muscular a lo cerebral, sin embargo, se suponía que de acuerdo con ellas la violencia del crimen descendería, sin embargo se cumple el axioma de que los árboles no nos dejan ver el bosque, por eso es  necesario entender ciencias como esta.

 

Cuando Suiza discutió su código penal único estábamos en el siglo XIX, aunque en México hoy después de la reforma de 2011 ya estamos –apenas- discutiendo si es pertinente cuando además, la reforma ya nos alcanzó.

Hay que salir del derecho penal del enemigo que requeriría de más explicaciones, para entrar al derecho victimal.

 alfonso-torres-chavez* Alfonso Torres Chávez. Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com