1er festival universitario de música de cámara: El momento de los egresados de brillar

La música es como un idioma de una nación extranjera llena de genios, de personas que en lugar de sufrir sus problemas como humanos comunes, con silencios eternos o gritos de ayuda, convierten su pena en un goce para otros.

Ana Paula Cortés*/ A los 4 vientos

Tal como el italiano, alemán y el latín, la música tienes que practicarla para entenderla, y en algún punto si tienes dedicación, podrás hablarlo con fluidez. Es por esto que la Facultad de Artes de la UABC organizó el primer festival de música de cámara, para que no solo los nacidos en este país inventado disfruten y entiendan este idioma, sino que se vuelva una alegría universal.

La música de cámara nació en el periodo barroco, donde los músicos tocaban en la intimidad de una sala con poca audiencia si es que alguna era invitada. Fue un alivio del negocio que la música estaba creando, donde los compositores soltaban sus ataduras y creaban sus piezas más ingeniosas e innovadoras.

Fue a seguidores de esta costumbre liberadora a los cuales la Facultad de Artes decidió rendirle honor. Compositores como Gioachino Rossinni, Manuel M. Ponce, Silvestre Revueltas, Giacomo Pussini y Dmitri Shostakóvich fueron algunos cuyas piezas aparecieron en el repertorio, interpretados no solo con respeto, sino con pasión y euforia por músicos estatales.

La feria abrió el miércoles 18 de octubre con músicos que actualmente estudian en la Facultad de Artes mientras que el jueves 19 de octubre fue momento de que los guerreros sobrevivientes de cuatro años de carrera salieran a mostrar de que estaban hechos: los egresados.

Humberto Manríquez y Esteban Lagarde tocaron el piano a dos manos maravillosamente, Ángel Ortega mostró su habilidad con el clarinete, Edwin Montes y Christian Cruz ofrecieron al público una interpretación de guitarra deliciosa, Hemily Santa Ana puso piel de gallina en los presentes con su manejo del violín, Ameyali Escobar y Armida Olachea deleitaron a todos con sus voces, y hasta eventos extra hubo con tres chicos en la marimba que hicieron a todos agradecer por los números musicales de último momento.

El broche de oro estuvo a cargo de un cuarteto compuesto por Esmeralda Gómez -violín-, Hermes Padilla -violín II-, Liliana Martínez Garzón -violonchelo- y Laura Ayón -viola- que contra un vuelo atrasado y carretera transitada llegó al teatro justo a tiempo para interpretar la pieza final.

Los intérpretes son talentosos y mostraron lo que músicos dedicados logran cuando aprovechan el tiempo y los expertos que la Facultad de Artes de la UABC tiene como maestros. Mas no se puede ignorar la energía que el público, reducido como lo dicta la costumbre, les traspasa a los que están montados en el escenario, creando una memoria eterna no solo en el público, sino en los músicos ya sean estudiantes, profesores o egresados.

 

* Ana Paula Cortés Ruiz es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual practicante en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.