De cabildos y transporte público

Por años hemos tenido y seguimos teniendo un transporte público ineficiente y caro. Las rutas de la mayoría de las concesiones nos lo demuestran, necesitando en promedio pagar cuatro pasajes para ir y regresar a nuestro destino, y eso sólo considerando que se va únicamente a trabajar o a estudiar, porque si se hacen ambas cosas súmale otro y olvídate de regresar a casa a comer.

Kenia Montiel* / A los 4 Vientos / Foto: Óscar Mejía

Por años, décadas, los transportistas han violado la Ley General de Transporte Público de B.C., que garantiza el descuento del 50% a estudiantes y a personas con discapacidad. Las concesionarias han lucrado con un derecho que por Ley a los estudiantes les corresponde, sin tener éstas mayores atribuciones que brindar un servicio eficiente y respetar los acuerdos de cabildo, reglamentos y leyes vigentes. 

Ademas de esto, concesiones y ayuntamiento han sido cómplices, otorgando la «gratuidad» a personas con discapacidad para evadir su obligación de acondicionar MÍNIMO el 15% de todas las unidades para que las personas con discapacidad cuenten con la accesibilidad, seguridad y comodidad adecuada al usar el transporte público. Por si fuera poco la gratuidad ni siquiera es real, pues los choferes evitan subir personas con discapacidad, ya que esperar a que las personas suban a las unidades (no acondicionadas) les hace llegar tarde a checar su llegada. 

Personas con discapacidad piden respeto a reglamento de transporte en Cabildo de Ensenada. Foto: Unimexicali.

Faltan tantas cosas para cambiar esta realidad, sobretodo ganas: los costos políticos de hacer cumplir los reglamentos son muy altos, puesto que la mayoría de los ediles responde a las minorías, aquellas que hacen un plantón 3 días y reciben respuesta a sus peticiones, mientras que otros, representando a las mayorías, duran meses con audiencias a duras penas, de las que no se obtienen soluciones, sólo promesas vacías. 

Más de 8 meses tardó en aprobarse la iniciativa para reglamentar lo que por Ley estaba más que entendido: descuento a todos los estudiantes sin necesidad de adquirir tarjetas en las concesionarias. Sin embargo, aquellos que juran representarte exigen requisitos para acreditar que eres un estudiante y hacer válido el descuento, ahora corresponderá a las Instituciones Educativas expedir credenciales que cumplan con los requisitos que el Reglamento pide.

Sin duda no es lo ideal, pero es un gran paso para empezar a hacer valer los derechos que las Leyes nos brindan. Será cuestión de esperar a que exista un Cabildo con verdadero compromiso, no de aquellos que responden a minorías, ni de aquellos que buscan mantener su absurdo voto duro, o de los que sólo buscan quedar bien mientras que se candidatean por otro puesto pero se juran ser la esperanza. 

Habrá que esperar a que los buenos sean más de la mitad, porque con 2… 3, no nos alcanza para ser escuchados.

 

*Egresada de UABC como Licenciada en Contabilidad con amplia experiencia en esta disciplina, hoy ejerce de manera independiente su profesión. Como servidora pública es asesora de regidor también independiente y coordinadora de la red estatal de Sin Voto No Hay Dinero en Baja California, así como colaboradora en distintas causas sociales. Gusta de la política, la música los gatos y que la gente sueñe y sepa que las cosas se pueden cambiar con organización ciudadana. 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: