Cineclub en Ensenada: El ABC para trascender

Eurobar, la ex cárcel, y CEARTE comenzaron con las propuestas, pero al igual que una gripe de invierno, se ha desperdigado por la cenicienta del pacifico: Museo Caracol, el ex casino Riviera, la Facultad de Artes de la UABC, Academia Ópalo y otros espacios que se mantienen en un círculo íntimo. Sí, ha llegado para quedarse, es hora de que se sepa de qué estamos hablando y cómo es la mejor forma de darle vida. El tema de hoy: Los cineclubs.

Ana Paula Cortés*/ A los 4 vientos

Toda facultad tiene sus personajes, seres humanos que otorgan una esencia específica a ésta que las separa del resto. En la Facultad de Ciencias Administrativas y Sociales de la UABC, navegando por las generaciones de Ciencias de la comunicación, Karla Nadia Morales Moreno ha tatuado memorias con su intrépida expresión verbal, un punto de vista muy condimentado y una pasión por el cine con alcance epidémico.

Con una licenciatura en ciencias de la comunicación, una maestría en formación docente con tesis en Análisis cinematográfico, un futuro doctorado en pedagogía crítica y educación popular y una experiencia propia con cineclubs, Karla Nadia nos comparte consejos para los primerizos en estos colectivos que, si bien están creando un bien cultural, corren el riesgo de fallar en la misión primordial de estas asociaciones: ver cine y reflexionar sobre la propuesta.

 

1. Elije tu público:

Al tener elegido un público, la tarea de tema y elección de películas se facilita porque se delimitan las elecciones, y así no corres el riesgo de que alguien salga molesto por una propuesta inadecuada.

Si es para jóvenes una película que contenga una narrativa visual experimental, cine cámara; si es para gente mayor una película de guion con contenido, historias agradables; si es infantil, adecuas un ciclo que pueda involucrar a los papás y ser bien cuidadoso en cuanto a contenido.

Cineclub Caracol de Octubre
2. Tener condiciones adecuadas para la lectura de la película:

El espacio donde organices el cineclub debe de asemejarse a las salas de cine sin la molestia de gente tomándose fotos, hablando entre escenas y contestando llamas. Se debe de tratar de un espacio donde haya buen sonido, un buen medio visual para verla, para que así puedas sumergirte en la propuesta del director, digerirla y analizarla.  

Yo estoy un poquito en contra de los cineclubs en cafeterías porque finalmente no puedes ver la película, estas escuchando como hacen el frapuccino entonces eso no me parece que sea lo correcto

 

3. Agenda y sinopsis:  

Con las redes sociales esto ya es muy fácil. Debes de tener una agenda de las películas que vas a exponer, y en el evento organizado poner la sinopsis, una crítica y recomendación que podrían hacer toda la diferencia ya que así el público meta sabrá qué es lo interesante del film, qué mensaje es el que aprenderá al verla. El punto es mostrar en ese espacio escrito “Algo que atraiga al público”.

Otro consejo útil es elegir las películas según el lugar donde lo organizas: un museo de ciencias: películas de ciencia, museo de historias: películas basadas en hechos reales, una academia de arte: películas de artistas famosos, propuestas vanguardista. Escarbar en lo que la industria del cine tiene para ti es muy apreciado en la organización de un cineclub. 

4. Lleva un experto en el tema de la película: 

Los cineclubs involucran ver una película y reflexionar sobre ella, por lo tanto, si presentas una película que habla de filosofía lleva a un filósofo; si habla de la muerte, a un tanatólogo; y si habla de ciencia pues que mejor lugar que Ensenada para invitar a un científico de primera calidad.

Las personas al ver películas se interesa por el tema, le da hambre de conocer más y si tú como organizador de cineclub te adelantas a ese hambre es como darle un pastelito al público: le sacias su antojito.  

5. ¿Y cómo evitar poner las mismas películas, el mismo día, en el mismo horario que otros cineclubs?

Hablar con los organizadores de cada cineclub y, a lo mejor, hacer una red de cineclubs en el cual poderse organizar. Que todos los días hubiera una propuesta.

Ciclo de cine independiente en Ex casino Riviera

La comunicación es la base de todo, aún más cuando el punto de los cineclubs no es mostrar un cine elitista, sino hacer que tu público salga de la rutina, de las películas comerciales de las industrias locales de entretenimiento, aprender de cosas nuevas con personas igual de apasionadas que uno y “ver al cine como un medio para la reflexión”.

Karla Nadia Morales podría llenar un libro con todos los consejos y experiencias que tiene con respecto al séptimo arte pero por ahora nos dejó con este ABC que, si se toma a consideración, puede transformar los cineclubs de la ciudad en la opción favorita por arriba de elecciones costosas y con historias repetitivas.

El cine transporta sin necesidad de un pasaporte, nos transforma sin necesidad de un psicólogo, nos educa en la comodidad de nuestras casas incluso, y nos hace sentir conectados con desconocidos o personas en la pantalla que fallecieron hace décadas. Los cineclubs son portadores de este universo, es hora de que los ensenadenses nos sumerjamos en él.

 

* Ana Paula Cortés Ruiz es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual practicante en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.