Mexicanos al grito de réplica

“Inicua es la ley que a todos igual no es.

Fernando De Rojas

Antes de comenzar propiamente el presente documento, debo precisar el decreto promulgado y publicado en el Diario Oficial de la Federación, donde se deroga el artículo 27 sobre delitos de imprenta y se promulga el decreto que versa en extracto de la ley:  (…) “por el que se expide la Ley Reglamentaria del artículo 6o., párrafo primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia del Derecho de Réplica y reforma y adiciona el artículo 53 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

José Luis Treviño Flores* /A los 4 Vientos

Toda la jerga legal implícita en la modificación y promulgación de la Ley de Derecho de Réplica, si bien es de vital importancia en el terreno jurídico y de jurisprudencia para los efectos civiles y/o penales que puedan derivarse de la interpretación directa de dicha ley, involucra una serie de artículos y párrafos que para el ámbito de la libertad de expresión queda seriamente comprometida sin (y quiero dejar claro esto) atender siquiera el ejercicio periodístico responsable y ético, que mediante fuentes confiables y con derecho de secrecía o abiertamente evidentes a la opinión pública, realiza demandas y denuncias de  carácter principalmente del ejercicio de los poderes públicos representados por personas cuyas conductas pudiesen poner en riesgo la vida de la ciudadanía mediante acciones y actividades ilícitas comprobables ,pero con implicaciones intrínsecas difíciles de aterrizar en el terreno legal  por las cadenas de corrupción y los andamiajes fortalecidos a través de las instancias institucionales manejadas por los mismos funcionarios de conductas impropias y corruptas.

Ahora bien, ¿cómo el derecho de réplica beneficia principalmente a la clase política vigente? Sólo voy a mencionar algunos artículos y párrafos que de manera explícita y clara protege cualquier conducta, por muy aberrante que ésta sea a la opinión pública y aún ésta, deje secuelas de afectación social.

Artículo 2. Para efectos de esta Ley, se entenderá por:

  1. Agencia de noticias: Empresa o institución que obtiene información, materiales editoriales o fotográficos, para venderlos o ponerlos a disposición a los medios de comunicación, mediante acuerdo o contrato.
  2. Derecho de réplica: El derecho de toda persona a que sean publicadas o difundidas las aclaraciones que resulten pertinentes, respecto de datos o informaciones transmitidas o publicadas por los sujetos obligados, relacionados con hechos que le aludan, que sean inexactos o falsos, cuya divulgación le cause un agravio ya sea político, económico, en su honor, vida privada y/o imagen.

Es decir: mientras se comprueba y con la dilación burocrática de los poderes judiciales también al servicio de la clase política, que un personaje político, digámoslo hipotéticamente, que un medio noticioso serio, pública que el funcionario ‘Juan de las Pitas’ incurrió en conducta ilegal por “vender terrenos a precios elevados donde sólo cuestan $100 pesos y que además utilizó coerción” El funcionario, armado con su representación legal muy bien pagada, hundirá a los periodistas en un marasmo de papeleo por sentirse agraviado por expresiones inexactas (La palabra ‘inexacto’ en el decreto es un ‘agujero negro cósmico’ que traslada el ejercicio legal a otra dimensión.) y replicará hasta más no poder ‘su derecho’ a exigir se le compruebe que sus actos son ilegales (aunque lo sean), una coma, un enunciado, un verbo que sus abogados interpreten como injurioso y fuera de lugar, será suficiente para exigir se lave su ‘buen nombre’

¿Porqué estoy direccionando la ley exclusivamente a la clase política si la ley es aplicable a todo ciudadano sin distingo?

Sencillo: a la clase política no le interesa el ciudadano común,  y en el terreno legal el ciudadano común requiere recursos económicos para demandar un agravio, amén de que sí el agravio lo comete un funcionario, difícilmente, con las prácticas corruptas actuales el ciudadano común y máxime si éste es periodista o columnista de un medio informativo, podrá ganar.

Para explicitar un poco mejor éste punto, en la entrevista a Vladimir Volkoof acerca de lo políticamente correcto dice:

¿En qué consiste lo «políticamente correcto»?

—Lo políticamente correcto consiste en la observación de la sociedad y la historia en términos maniqueos. Lo políticamente correcto representa el bien y lo políticamente incorrecto representa el mal. El summum del bien consiste en buscar en las opciones y la tolerancia en los demás, a menos que las opciones del otro sean políticamente incorrectas; el summum del mal se encuentra en los datos que precederían a la opción, ya sean éstos de carácter étnico, histórico, social, moral e incluso sexual, e incluso en los avatares humanos. Lo políticamente correcto no atiende a igualdad de oportunidades alguna en el punto de partida, sino al igualitarismo en los resultados en el punto de llegada.

¿Cuáles son los estragos producidos por lo «políticamente correcto»?

—Consisten fundamentalmente en confundir el bien y el mal, bajo el pretexto de que todo es materia opinable.

Solamente en éstos párrafos del artículo 2, existen un sinfín de posibilidades judiciales para que cualquier funcionario en ejercicio o no, apele a ‘su derecho de réplica’ sin la observancia estricta por las facultades de ley misma, de desaprobar cualquier investigación periodística o ciudadana seria y fundamentada, ya que por el simple hecho de alegar datos ‘inexactos’ podrá librarse de prácticas corruptas plagadas también de actividades ‘inexactas’.

En el artículo 3 (que a mi parecer es de los más tendenciosos y peligrosos en materia de derechos políticos) ubica a los candidatos de partido en una posición ventajosa y de casi fuero institucional mucho antes de ser votados, amordazando el ejercicio de libertad de prensa desde la premisa y/o visión que el candidato considere también gravosa e inexacta.

Art. 3.- Toda persona podrá ejercer el derecho de réplica respecto de la información inexacta o falsa que emita cualquier sujeto obligado previsto en esta Ley y que le cause un agravio.

Los partidos políticos, los precandidatos y los candidatos a puestos de elección popular, debidamente registrados ante las instancias electorales correspondientes, podrán ejercer el derecho de réplica respecto de la información inexacta o falsa que difundan los medios de comunicación en términos de lo dispuesto por esta Ley. Tratándose de los sujetos a que hace referencia este párrafo y en los periodos que la Constitución y la legislación electoral prevean para las precampañas y campañas electorales todos los días se considerarán hábiles  (…)

Imagen publicada en el blog jeaservicioslegales.wordpress.com

Debido a la manipulación ejercida por el poder Ejecutivo desde hace décadas a los órganos electorales y del poder judicial direccionados a favorecer a los candidatos oficialistas o aprobados por el mismo, con ésta ley, cada crítica, opinión o argumento que pudiese poner en entredicho ‘la reputación’ de un candidato oficial, inmediatamente se hará aplicable el derecho de réplica ( otra vez por datos inexactos) para frenar cualquier intento de evidenciar al personaje público, aún éste no sea todavía votado.

Son muchos los artículos promulgados en ésta ley que favorecen a la clase política imperante, que pretende hacerse eterna mediante el acomodo legislativo de derogar y promulgar a su conveniencia.

Pero si de agravios y acciones inexactas hablamos, el pueblo de México tiene mucho acumulado, desde cada promesa incumplida, cada agravio cometido por el gobierno al generar pobreza extrema, dañar la moral de todo un país mediante una farsa mediática como la de la niña Frida Sofía, la desaparición de los 43, la manipulación de la información del paradero de los cuerpos a los deudos del sismo, hablando de lo más reciente.

Amnistía Internacional: Ayotzinapa será la «mentira histórica» que marcará gestión de Peña Nieto. Foto: Diario de las Américas

Cada mentira comprobada a través de discursos debidamente registrados en los medios electrónicos por funcionarios de primero hasta tercer nivel. Entonces los ciudadanos todos, deberemos demandar a los gobiernos federal, estatales y municipales por cada agravio, daño moral, información inexacta y/o falsa que se ha difundido a lo largo y ancho del territorio en directo perjuicio del pueblo de México.

¡Exigimos nuestro derecho de réplica!

“El único Estado estable es aquel en que todos los ciudadanos son iguales ante la ley.” Aristóteles

Imagen de portada: original publicada en internet por El Universal http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/salvador-garcia-soto/nacion/2016/11/3/derecho-de-replica-avance-o

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.