“Coraza” : Fortaleza y libertad en movimiento

Las luces se apagan y en unos instantes el público queda en silencio, expectantes por lo que al escenario se montará. Sale un hombre vestido de negro, con casco, y guantes, protegido seguido por una mujer con movimientos pausados y tétricos cubierta con un velo blanco, solo hay ruidos en lugar de música y ante esta escena no se puede evitar pensar: ¿cómo rodeado de tantas personas puedes sentirte asustado?

Ana Paula Cortés Ruiz*/ A los 4 vientos

In-grá-vi-ta escénica es un colectivo de Tijuana compuesto por artistas dedicados a crear arte experimental usando la danza contemporánea y la música, al igual que la actuación. Fueron dos miembros de este colectivo artístico, Pedro Vargas Madrigal y Pita Zapop quienes el pasado jueves 5 de octubre presentaron Coraza como parte del Festival de Octubre, danza contemporánea que nos dejó con la mente despierta y los sentimientos expuestos.

Con Pedro en la guitarra y Pita a la mitad del escenario con la danza, nos cuentan la historia de una mujer que en vestido blanco trata de romper las cadenas de dolor que le afecta la columna, de un mundo que la asfixia, de una música que la controla y un ajuar que la aprisiona movimiento a movimiento, hasta que se libera, desaparece y, por fin se independiza.  

El músico por fin deja descansar la guitarra, y guardando el vestido que la mujer dejó como único recuerdo de su existencia, deja ir a la bailarina para que por fin viaje a un mundo donde espera que el dolor ya no exista.

 

Por toda la influencia feminista en los medios y un machismo que rodea a la sociedad mexicana, uno se va por la idea de que Pita es un títere, quien vestida de novia es manipulada por la guitarra de su titiritero: su captor. Queriéndose arrancar desde el inicio las cuerdas que la controlan, lo logra al fin y su actitud de dolor cambia por una de desafío hacia ese vestido que yace en el suelo.

Pero la historia va mucho más allá de los defectos de esta sociedad, representado el dolor y como uno tiene que formar una coraza para seguir con su camino, tanto la mujer que sufre como el amante que la despide. Coraza es de fortaleza, de desarrollar una piel de diamante que sea indestructible y hermosa.

Después de la presentación, donde Pedro Vargas hizo sentir al público especial por haber asistido al estreno mundial del inédito “volumen uno” de una serie de obras en las que están trabajando; se tomó el tiempo de contar a cuatro vientos que la historia está inspirada en Pita Zapop que tras una lesión creyó que jamás podría volver a caminar, ni se diga bailar pero a pesar de los diagnósticos ahí estaba, erguida, atractiva, y talentosa, mostrándole al mundo la belleza y resistencia de su Coraza.

La vida es un recorrido duro donde a todos les toca experimentar ese momento de rendición, donde juras que “ya no puedes más”, pero el humano es un ente increíble, que va más allá de las exceptivas y se transforma en algo que nunca creyó podría lograr, creando un caparazón nuevo y blindado que al mismo tiempo siente amor, empatía, y pasión que se despierta con espectáculos como los de In-grá-vi-ta. Los expertos con sus diagnósticos podrán tener bases pero hay veces que el corazón y la coraza van más allá de lo medible.

 

* Ana Paula Cortés Ruiz es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual practicante en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.