A DOS DE TRES CAÍDAS: El Fardo de Baja California.

El Congreso del Estado, es la caja de resonancia por excelencia, de la vida política de la entidad. Esto, debido a que en sus sesiones los diputados emanados de distintos partidos políticos, pueden analizar, debatir y hacer públicos sus posicionamientos y votos razonados, en torno a las propuestas, acuerdos y dictámenes de las distintas comisiones del poder legislativo.

Arturo Ruiz*, El Súper Cívico / A los 4 Vientos.

Por tal razón, es entendible que en el recinto en donde trabajan los diputados como representantes populares, deben hacerlo en sesiones públicas, abiertas y transmitidas a través de las redes sociales.

También es entendible que por seguridad de los asistentes del público en general, de los empleados y de los legisladores, se debe registrar el nombre de los visitantes y asegurarse que en sus bolsos, maletines o mochilas no porten ningún tipo de armas.

Es más ni los guardias, ni legisladores, ni sus asistentes o guardias personales deben portar armas bajo ninguna circunstancia, en este espacio público en donde se debate en ocasiones acaloradamente, entre los mismos legisladores y últimamente en donde los grupos de personas que acuden también se manifiestan y exigen ser escuchados en sus reclamos y propuestas.

Ciudadanos de Baja California se manifiestan en contra de la privatización del agua y en contra de los contratos de Asociaciones Públicas (APPs) que endeudan al estado con más de 82 mil millones de pesos. Foto: internet/ Mexicali Resiste

Esto último es una señal obvia de que es tiempo de dar paso a una democracia participativa que deje atrás el esquema de la democracia representativa.

Un nuevo paradigma en la forma de tomar decisiones por el poder legislativo que elimine el poder discrecional e individual de cada legislador o grupo parlamentario, en cuanto al sentido de su voto en actos que impliquen la cancelación de derechos o libertades, afectación del territorio estatal, afectación económica de los gobernados o entrega de los bienes patrimoniales del estado.

Y que en dichos casos, los diputados estén obligados a realizar consultas y plebiscitos previos a la votación en el seno del poder legislativo.

Pero en la actualidad eso no se da y debido a eso, se generan enconos, alimentados por la fuerza del mayoriteo, la falta de diálogo, la opacidad y falta de transparencia en diversos dictámenes que implican afectaciones al interés general de los ciudadanos o que implican la pérdida o privatización de bienes de uso común.

Policías municipales de Mexicali y de la Policía Ministerial del Estado, a las 4:30 horas del 01 de octubre desalojaron del Congreso local a ciudadanos del Movimiento Mexicali Resiste que en cuatro ocasiones evitaron la aprobación, por parte de los legisladores, del endeudamiento de Baja California por 82 mil millones de pesos en pago a transnacionales que a través de Asociaciones Públicas Prividas (APP), promovidas por el gobernador Francisco Vega, construyen tres desalinizadoras que implican, aseguran, la privatización del agua y su exportación en gran parte a San Diego, California. Foto: Tania Gallaga.

Por tal razón, quizá, se está llegando al extremo de los insultos, gritos y amenazas por parte de algunas personas que agrupadas o individualmente le reclaman su forma de actuar a los diputados… Sí, esos que en términos constitucionales los representan y que forman un contrapeso a los actos del poder ejecutivo.

Mientras esto sucede y se agudizan las sesiones dentro del Congreso en el edificio de enfrente, el titular del poder ejecutivo, el gobernador del estado, está ausente, escondido, aparentemente ajeno y sordo a la voz de campesinos, de empresarios, de académicos y del pueblo en general que se oponen a sus pretensiones privatizadoras y de endeudamiento del estado a costa de pagos que tendrán que hacer los ciudadanos.

El Fardo bajacaliforniano lastra ahora a su partido y a sus diputados, su pesada carga de mandatario mercenario, de gobernador vendedor, de empresario metido a político, los conduce a un caminar incierto y sumamente anti popular. ¡Ese fardo afecta al PAN de Baja California!

Ese Fardo de más de 60 años de edad, pretende endeudar al estado al que administra, por más de 30 años, con una carga de más de 81 mil millones de pesos. ¿Por qué? ¿Para beneficio de quienes está haciendo esto? Para su futuro no creo. Ese fardo tendrá 90 años al término de la deuda.

Francisco (Kiko) Vega, «un fardo para el PAN, para los empresarios de Baja California, para los ciudadanos y para el desarrollo económico del estado».

 ¿Pensara que va a disfrutar de las ganancias que seguramente obtendrá al concretar dichos contratos plurianuales, en sus últimos años de vida, viviendo como un virrey en la opulencia aun a costa del desprecio y afectación de todo un pueblo? ¿Lo hará para heredar una riqueza millonaria a sus descendientes?

¡Una riqueza material obtenida a costa de endeudar a toda una entidad por más de tres décadas!

Si eso es lo que piensa, es repugnante, y el pueblo de Baja California está en su legítimo derecho de tratar de impedirlo.

Los empresarios dignos y honestos de nuestra entidad ¿ya se habrán dado cuenta que este gobernador se está convirtiendo en un pesado fardo que va a lastrar el crecimiento económico y el desarrollo social de nuestra entidad?

Esperemos que sí, esperemos igualmente que la mayoría de legisladores, sin distingo de partidos políticos, impida este terrible endeudamiento que solo enriquecerá a unos cuantos amigos o socios del Fardo de Baja California.

Y mientras, el Fardo gobernante de Baja California se pasea tranquilo, la pelea, la arena de gladiadores, leones y soldados, está en la sede del poder legislativo.

Ahí, un presidente titubeante, inexperto, sin la altura de miras para entenderse como el representante de la Soberanía del Poder Legislativo, ese presidente, no es capaz de hacer transparentes los dictámenes que le pretenden imponer para su votación.

Por su parte, algunos diputados y diputadas, intentan salir avante, unos cumpliéndole a su jefe gobernador, cargándolo sobre sus espaldas como un pesado fardo y otros, sacando raja política de esta situación con fines de futuras cosechas electorales.

Un Fardo gobernando, un Congreso sumiso y trastabillante y un Poder Judicial que no se asoma ni por curiosidad, son la muestra evidente, de que urge un cambio y el establecimiento de nuevos paradigmas en la forma de gobernar, de tomar decisiones y de imponer justicia.

Para sacar adelante los contratos plurianuales del gobernador ¿será necesario que corra sangre de los inconformes?

Para incrementar las fortunas de Kico y sus socios ¿son necesarias las detenciones de personas que se calificaran como presos políticos?

No lo sé, pero este gobierno encabezado por un Fardo huele mal, huele a corrupción y tiene un tufillo a fascismo… ¿O no?

Imagen de portada: Francisco Vega de Lamadrid, gobernador de Baja California. Foto: Roberto Armocida/ La Jornada BC

* Jorge Arturo Ruiz Contreras. Biólogo. Ex subprocurador de Derechos Humanos y Protección Ciudadana en Ensenada. Asesor político de grupos parlamentarios en el Poder Legislativo de Baja California