Ratas en los escombros

¿Qué hace ahí? ¿A qué fue? ¿Quién le habló? ¿Quién lo necesita?

José Luis Treviño Flores* /A los 4 Vientos

Es muy desafortunado y vergonzoso observar al secretario de educación Aurelio Nuño, metido en las inmediaciones del colegio Rébsamen, pretendiendo figurar a partir del engaño mediático de la inexistente Frida Sofía.

Como funcionario de primer nivel y protegido de Peña Nieto, efue avisado con tiempo para salir del puesto de mando oficial y no seguir la farsa. De cualquier modo ya era tarde, ya había dejado testimonio de protagonismo y aprovechamiento del dolor, pero estuvo así de cerca para entablar discurso. –“Salte Aurelio, se descubrió el teatrito”

Se queda la representación castrense a pagar los platos rotos, total, el ejército para eso está.

Aurelio Nuño, secretario de Educación con un mando militar en la zona del colegio Enrique Rébsamen colpsado, cuando se decía que bajo los escombros estaba la niña “Sofía María” esperando entre la vida y la muerte ser rescatada. Foto: internet

No conforme con ello, Televisa agarra de piñata a las fuerzas Armadas como únicas responsables de haber ‘confundido’ a sus pobres ‘periodistas’ tan ‘profesionales’ ellos, que siguieron pasó a paso confiados en el mando militar. Si nos detenemos un poco aquí, la situación no es tan simple como pretenden tanto las fuentes oficiales y mediáticas al servicio de éste nuestro fallido Estado democrático. Aurelio Nuño jugó un papel importantísimo en el montaje de la falsa historia, éstos andamiajes no suceden sin permiso de arriba, muy arriba. Aurelio fue a validar la telenovela, Aurelio no estaba ahí casualmente, ni por accidente, Pedro Torres muchísimo menos, fue un armado rápido para aprovecharse de la grave situación y consolidar imagen política y mediática, así como intentar limpiar una reputación por demás enlodada con acciones prepotentes y plagadas de ineficacia, ineptitud y fuera del rango constitucional.

-¡Es una oportunidad de oro Aurelio, ya Pedro tiene el plan armado, con ésta movida te posicionas como favorito al 2018. “El secretario de educación arriesgando su vida por una niña, es apoteósico”. Pero no, algo pasó, pasó que para haber culminado el melodrama, hizo falta un público que ya no existe, un público que ha superado los panfletos, los sainetes, éste público vive en un género mayor, la tragedia.

Ahora, el secretario refundido en una cloaca a esperar que baje la marea mientras le preparan otro escenario donde no haya ratonera.

Asistir a un campo de desesperación, dolor y amargura como si fuese una locación cinematográfica no tiene un solo asomo de escrúpulos, es más que el colmo de la burla y la sorna a costa de niños muertos y padres destrozados. Esos son nuestros funcionarios, así siempre han sido y mientras sigan gobernando continuarán peor, porque no son parte de nosotros, ellos representan lo más podrido de una generación de políticos infames.

Si no permitimos esto, no permitiremos nada más. Que sea la última vez que pisotean nuestra dignidad.

Zona afectada por el sismo en el Colegio Enrique Rébsamen. Foto: Marco Ugarte/AP

Como no tienen principios ni moral, continuarán apareciendo con mas “estrategas” tratando inútilmente de parchar una estupidez sobre otra. Que no pretendan hacernos pensar que con regresar a fondos privados para las campañas, todo está curado, nada más lejos de la realidad, si con fondos públicos se llenan los bolsillos con apoyos del crimen organizado y de empresarios oportunistas con la sola intención de continuar al margen de las obligaciones fiscales y la impunidad, ya encontrarán otra manera de robarse los recursos públicos. Ellos deben irse, priístas, panistas y perredistas , junto con sus apéndices minoritarios.

“La ambición de poder es una mala hierba que sólo crece en el solar abandonado de una mente vacía.”

Ayn Rand (1905-1982) Filósofa y escritora ruso-estadounidense.

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.