Encuentran “aviadores” y nepotismo en Seguridad Pública de Ensenada

Personal de la Sindicatura y Oficialía Mayor del XXII Ayuntamiento de Ensenada, confirmó y sancionó en los últimos siete días la presencia de nepotismo y traficantes de influencias en la nómina laboral de la Secretaría de Seguridad Pública de Ensenada.

Javier Cruz Aguirre / A los 4 Vientos

13 de septiembre del 2017.- Algunos de los casos descubiertos por los auditores municipales concluyeron con el despido de quienes cobraban un sueldo y hacían uso ilegal de vehículos de la institución de Seguridad Pública. Esto sin trabajar en la dependencia que dirige Emilio Camarena Castillo.

En otro caso, los inspectores de la Sindicatura encontraron que el hijo de un alto funcionario de Seguridad Pública está asignado laboralmente al Centro de Operaciones Policiales (COP) de la ciudad de Ensenada, pero no está en la nómina de la secretaría municipal por lo que cobra directamente su catorcena en las oficinas centrales de la Oficialía Mayor del ayuntamiento.

La Sindicatura de Ensenada mantiene en reserva la información relativa a los resultados de los operativos de verificación de la nómina de Seguridad Pública que a partir del pasado jueves 7 de septiembre realizó en la dependencia municipal, en donde según informaron confidencialmente A los 4 Vientos personal de la institución, los auditores encontraron a otras personas que cobran sueldo pero no trabajan en la corporación (“aviadores”).

Precisamente el jueves 7 de septiembre, Sindicatura y Oficialía Mayor descubrieron a una mujer de apellido Chávez, esposa de un funcionario administrativo de la Secretaría de Seguridad Pública de Ensenada que ocupó el mismo cargo en la administración municipal que presidió el profesor Gilberto Hirata Chico, que cobraba un sueldo catorcenal en la institución sin trabajar en ella.

A ella también se le recogió un vehículo Dodge Avenger de color rojo que pertenece al parque vehicular de Seguridad Pública, y que la mujer utilizaba como vehículo personal fuera del servicio público de la institución policial.

Los policías “de verdad” en escena de crimen (Foto: Unimexicali).

“Esta mujer ya fue dada de baja de la nómina y le recogieron el carro que usaba ilegalmente, pero desconocemos si la Sindicatura le fincó una responsabilidad penal y administrativa a ella y a su esposo”, indicaron los informantes.

Y este día el personal de la Sindicatura encontró en las oficinas del Centro de Operaciones Policiales al hijo de un alto funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

“Al buscar su nombre en la nómina de la secretaría no fue posible ubicarlo, por lo que la investigación continuó y al mediodía se supo que el joven cobraba su catorcena directamente en la oficina central de Oficialía Mayor. Creemos que esto pasaba así para ocultar el acto de nepotismo”, manifestaron los policías consultados.

La presencia de los llamados “aviadores” en la administración municipal no es nueva.

El pasado 4 de septiembre, Novelo Osuna informó a los integrantes del grupo civil “Los Madrugadores” que en agosto su gobierno dio de baja a ocho “aviadores”, así como a la directora de una dependencia municipal “que permitió que esas personas cobraran sin trabajar” en el ayuntamiento.

Foto: Síntesis TV

Pero omitió dar los nombres de los responsables de esos actos ilícitos, sancionados por la Ley estatal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, llegando incluso a ocultar esa información a la Sindicatura que dirige la petista Karina Castrejón Bañuelos, que no fue notificada del acto ilegal para que pudiera actuar jurídica y administrativamente al respecto.

A los 4 Vientos encontró que la única directora del gobierno local que fue destituida y reubicada en otro puesto público por Marco Antonio Novelo es Mayra Virginia Medina Castro, quien hasta el 10 de marzo ocupó la titularidad de la Dirección de Infraestructura y Servicios Públicos Municipales en donde cobraba mensualmente poco más de 45 mil pesos.

Precisamente en marzo, el día 19, Novelo reveló que al iniciar su gestión como presidente municipal conoció la presencia de entre 150 y 200 “aviadores” en la nómina que heredó del maestro Hirata Chico, y afirmó que ya los había dado de baja.

Detalló que los criminales cobraban en la Tesorería montos que fluctuaban entre 15 mil a 50 mil pesos mensuales, y que para cobrar algunos de ellos se trasladaban catorcenalmente a Ensenada desde sus hogares en California, Estados Unidos

También que estaban dados de alta como empleados de confianza y que para cobrar expedían recibos por honorarios asimilados.