“El jeremías”: Un pequeño genio en Caracol

“Desde que tengo memoria he tenido más preguntas que respuestas.”

Jeremías Gómez Sánchez en “El jeremías”

Ana Paula Cortés*/ A los 4 vientos

Ir al cine con un niño es una experiencia fuera de serie, donde todos los colores son más brillantes, los chistes son más graciosos y, por esa hora y media, la vida se vuelve sencilla. Estar con un niño hace que dejes la auto-crítica a un lado y veas lo maravillosamente simple que puede ser la odiosea de ser feliz.

“Somos un centro cultural aparte de un museo de ciencias” nos dijo Mirna Borrego en una entrevista a 4 vientos, encargada de servicios educativos del Museo Caracol y la mujer detrás del cine club: “la idea es también ofrecer actividades de lectura, cine, dibujo y apoyar a las artes”.

El jeremías cuenta la historia de un hermosillense de 6 años llamado Jeremías, cuya familia está integrada por padres adolescentes, un tío con bigote prematuro, una abuela amante de las telenovelas y una bisabuela muda pero perfectamente lúcida para comer hotcakes y beber cerveza.

La vida de Jeremías podría ser como la de cualquier otro buki si no fuera porque tiene un IQ de 160, el mismo número que se le atribuye a la inteligencia de Einstein. Entonces, con prueba al fin de que el pequeño era distinto, comienza una búsqueda llevada a niveles inesperados por una pregunta que todos nos hacemos de niños: ¿Qué quieres ser cuando seas grande?

Los papás al lado de sus hijos no dejaron de reírse durante la película con las caras inocentes y ojos inteligentes de Martín Castro, el pequeño que dio vida al carismático genio de Sonora. Y su familia, con un corazón de oro comandado por una mente ignorante, no hacía más que agregar diversión a la velada.

Si para los niños presentes la historia era sobre un peculiar personaje tratando de descubrir que quiere ser de grande, para los adultos fue un reflejo de las costumbres de la familia mexicana y más allá de nuestro país, como hay veces que los padres ignoran las necesidades de los niños, ocasiones donde, aunque nuestro hijo no sea un sabelotodo, no podemos entender que es lo que quiere y necesita.

Martín Castro co su premio Ariel en la categoría de Mejor revelación masculina en el 2016

Fue hermoso ver la dualidad de la película elegida por el Museo y la razón de ser del cineclub. Como nos platicó Mirna, el objetivo número uno de este espacio es darles a las familias la oportunidad de ver película sin necesidad de gastar toda la quincena en cine, botana y estacionamiento. Por lo mismo, el cineclub toma lugar dos horas después de que el museo cierra, cuando los adultos ya salieron del trabajo y pueden pasar un bonito tiempo familiar.

“Es una película muy ligera y noble a pesar de tener como dos o tres palabras picaronas”, nos comentó Mirna Borrego sobre El jeremías dirigida por Anwar Safa y nominada por la Academia mexicana de arte y ciencia cinematografía a nueve premios Ariel . Una película que abre puertas a las carcajadas, a las reconciliaciones, al amor en familia y al debate, pero más que nada, a entender que todo llega a su momento porque “el que madruga encuentra todo cerrado”.

 

* Ana Paula Cortés Ruiz es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual practicante en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.