¡‘Expulsación’! Vade Retro, exorcismos políticos (¡explíqueme alguien por favor!)

La cancillería mexicana, acaba de expulsar al embajador de Corea del Norte Kim Hyong Gil y le da un plazo de 72 horas para abandonar el territorio nacional. La medida -argumentó la cancillería- fue para fijar postura y rechazo ante las recientes pruebas nucleares de dicho país, ya que atentan contra la paz y la seguridad mundial.

José Luis Treviño Flores* / A los 4 Vientos

Mi pregunta es, ¿cuándo demonios el presidente Enrique Peña Nieto va a solicitar la misma medida contra el gobierno de Estados Unidos ante las constantes amenazas, humillaciones, intervenciones y desprecios a México, amén de que también el presidente Trump no deja de proferir retos nucleares a Corea, que también ponen en riesgo la paz del planeta?

¿Acaso Peña Nieto piensa que por estar Corea del Norte a poco mas de 11,000 kilómetros no habrá repercusiones, o cree que por fijar postura y alineación con el bloque occidental contra los «demonios orientales», le va a valer una palmada de Donald Trump? ¡Que va! Nada más lejos de la realidad; es como meter un tierno gatito en medio de una pelea de pitbulls.

El problema es que a cada orden de Donald Trump, el gobierno de México accede sin chistar, aunque en ello le vaya la seguridad nacional.

México no está en condiciones, ni políticas, ni económicas, mucho menos sociales de fijar posturas de gran calado.

Bastante tenemos ya con la inseguridad interna, plagada de una impunidad que alcanza los niveles más altos en toda la historia, como para que ahora el presidente nos ponga en grave riesgo, retando a un líder igual de maniaco que Trump.

Así actúa Peña Nieto, subordinado siempre a Trump. Primero se lanzó contra Venezuela por órdenes de Washington y ahora contra Corea; al rato se va a atrever a hacer declaraciones contra el estado islámico. Y no digo que los mexicanos estemos de acuerdo con el terrorismo, pero el poder ejecutivo no debe andar con posturas de macho alfa retando a poderes que van más allá de nuestra capacidad como país en vías de desarrollo. Lo que menos necesitamos es andar pavoneando actitudes moraloides, mientras que nuestro pueblo son más de 52 millones los que viven en tal grado de pobreza que no alcanzan a cubrir ni una comida decente al día. Como decía mi suegra Natalia que en paz descanse y con perdón de mis lectores: “Hay quienes piensan que se pueden pedorrear mas alto que el fundillo” y nuestros políticos son expertos en eso y en hablar porque tienen boca.

El pasado 28 de julio, el canciller Luis Videgaray anunció la decisión del gobierno mexicano de sumarse a las sanciones económicas decretadas por el presidente estadounidense Donald Trump en contra del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela que encabeza Nicolás Maduro. Foto:  Alex Wong/Getty Images

Hemos escuchado hasta el cansancio la retórica absurda del gabinete peñista, que ya no alcanzan las memes del imaginario popular; cada ridícula expresión y postura ante el dolor de los 43 normalistas desaparecidos; cada declaración insensible ante el asesinato de periodistas y luchadores sociales que sabemos no resolverán porque en ello les va la vergonzosa implicación con el crimen organizado y el saqueo sistemático a nuestra nación y sus recursos.

Con qué cara, entonces, fija el presidente Peña una postura en política exterior, si en la propia no se ha fijado siquiera para entender la miseria de su pueblo.

 

En medio de protestas de maestros de la CNTE contra Peña Nieto durante su primera gira a la capital de Oaxaca en este sexenio, fue recibido con cohetones;  uno de los petardos impactó una aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana rompiendo la mica, tras lo cual se llenó de humo el interior de la cabina. Foto: Internet

 Es grave, muy grave, que lo hayan recibido en Oaxaca con cohetones dirigidos a una aeronave presidencial. Accidente o no, intencional o no, ya no se puede pensar en culpar a un pueblo cansado, harto, violentado, perseguido. Se trata de remediar y conciliar con políticas públicas de un alto humanismo, cosa que no se ha hecho… La violencia es condenable, sí, pero también lo es la indiferencia, la exclusión, el considerar a un pueblo como de tercera categoría que no participa en las decisiones que determinarían su futuro con reformas estructurales apátridas que condenan a las próximas generaciones a un vasallaje medieval.

Entonces y por mucho, si habremos de gritar éste 16 de septiembre, será ¡Basta, ya fue suficiente!¡Viva México! Pero el nuestro, nuestra suave patria, aquella que López Velarde añoraría sin la clase política corrupta que jura nos gobierna.

“Navegaré por las olas civiles

con remos que no pesan, porque van

como los brazos del correo chuan

que remaba la Mancha con fusiles.”

“El Niño Dios te escrituró un establo

y los veneros del petróleo el diablo.”

“Patria: tu mutilado territorio

se viste de percal y de abalorio”

(Fragmentos del poema  Suave Patria, de Ramón López Velarde)

Imagen de portada: momento en que el presidente Enrique Peña Nieto recibe al embajador de Corea del Norte Kim Hyong Gil, a quien ahora ha declarado «persona non grata» y le ha fijado un plazo de 72 horas para que abandone el país. Foto: presidencia de la República.

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.