REDES DE PODER: El camino más largo

La semana pasada comentamos el documental Joder a México producido por Canal 6 de julio. Hoy nos encontramos con la sorpresa -que no lo es tanto-, de que el presidente y su esposa tienen problemas maritales.

Alfonso Torres Chávez* /A los 4 Vientos

El clima político del país está al cuarto para las doce.  Hoy, vemos con azoro que todos voltean a todas partes, pero a ningún lado.

Kant en su Crítica de la razón pura (1781 y segunda edición en 1787) nos habla del principio de causalidad. La obra conjunta racionalismo y empirismo, dos de las corrientes más poderosas de la época.

¿Dónde o cómo se sitúa Kant para analizar una crisis como la que sufre el país? La crítica en Kant puede llevar a sostener ciertos axiomas filosóficos que son aplicables a situaciones como la que hoy estamos viviendo, como el asesinato de estudiantes y la desaparición de los 43 normalistas de la Escuela Noral Rural «Isidro Burgos» en Ayotzinapa, Guerrero.

Clamor nacional de justicia por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, acción considerada por activistas de derechos humanos como «un crimen de estado».Foto: internet/ La Gazzetta

La crisis  de valores y económica que sufre el país se convierte en una sola simbiosis que todo lo devora.

Nuestros políticos ya perdieron aquel halo de supuesta bondad. Bien lo afirmó Nicolás Maquiavelo en El príncipe en 1532, no existe ningún sentimiento de bondad en las personas, cuando buscamos en el fondo más recóndito de nuestras propias pasiones: el poder.

Finalmente todos los partidos del color que sea buscan lo mismo: llegar y conservar el poder. Pero  ya perdieron el sentido de la palabra en sí misma.

La cratología, es la ciencia que estudia el poder en todas sus formas y deformas. En un país donde desaparecen 43 jóvenes sin que nadie nos dé una explicación coherente, todo es posible.

El deseo más escondido de todos los hombres es llegar a su cénit.

La postura contraria es la de Jean Jaques Rousseau, quien afirma que el hombre es bueno por naturaleza, y que es la sociedad quien lo convierte en un ser de maldad.

Si entendemos este concepto habremos de percatarnos que efectivamente el ser humano puede no ser malo.

Son las circunstancias según Rousseau quienes convierten al hombre en un ser de maldad.

El país está a la deriva, y lo peor de todo es que no se ve buen puerto.

No queda otra cosa que hacer que esperar.

 alfonso-torres-chavez* Alfonso Torres Chávez. Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com