Kumamoto, con acciones sencillas y no lucidoras

Pedro Kumamoto es un joven de 25 años, licenciado en gestión cultural, y desde hace casi 2 años es diputado local en el Congreso de Jalisco, al que llegó bajo la figura de “candidato independiente”, es decir, que no fue postulado por un partido político, el primero de su estado. Este joven moreno y delgado, de 27 años, ganó la diputación estatal  con una campaña prácticamente sin dinero  y haciendo una serie de promesas muy elementales y nada lucidoras. Fue un compromiso que hasta la fecha, lo sigue haciendo.

Álvaro de Lachica y Bonilla* / A los 4 Vientos

Dentro de las acciones que ha tomado desde el inicio de su gestión, la de más relevancia es su iniciativa: SIN VOTO NO HAY DINERO, en la cual él propuso ante el Congreso de Jalisco y fue aprobada el primer día de junio pasado con una mayoría legislativa (31 votos en favor, cinco en contra y dos abstenciones) y que en enero pasado había sido presentada por el diputado sin partido.

En ella, Pedro propone cambiar la fórmula mediante la cual se le otorgan recursos a los partidos políticos y así reducir millones de pesos del erario público estatal para ese concepto. Según la propuesta, cada partido recibe 44.5 pesos por cada persona registrada en el padrón electoral, sin importar si acudieron o no a votar o si anularon el voto, por lo que proponen modificar la ecuación para que los recursos se entreguen sólo a cambio de los votos válidos emitidos, lo que significa que se multiplicarían los 44.5 pesos por cada persona que haya votado, sin contar los que no votaron ni los que anularon el voto.

Este pasado lunes 28 de agosto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación aprobó  la constitucionalidad de la ley avalada ya por el Congreso de Jalisco. Ya que los Institutos políticos como el Partido Verde, Nueva Alianza y Morena habían impugnado  dicha ley; los recursos fueron desechados ese mismo día.

Hace unos días, nos enteramos de la asignación de 6,788 millones de pesos que se destinaran al nuevo proceso electoral y gran parte de esta millonada a los partidos políticos para sus gastos tanto ordinarios como de campaña, Don Pedro Kumamoto, asegura que esta decisión demuestra que la fórmula que se maneja a la hora de asignar los recursos es que “entre menos legitimidad tengas, mayor es la cantidad de recursos que necesitas”. Pese al desprestigio de la clase política, la asignación de los recursos va en aumento, por ello asevera que “es necesario que los partidos reivindiquen su cercanía con la población a través del voto válido emitido, no a través del padrón electoral, como hasta la fecha se hace”.

En política se puede tener éxito sin dejar de ser honestos, el diputado independiente afirma que más allá de hacer un replanteamiento del modelo de democracia que tenemos, lo que se debe hacer es modificar las asignaciones que ingresan en los partidos políticos, “en general replantear el modelo del régimen que tenemos”.

Con acciones tan simplistas como esta, los mexicanos hemos ido descubriendo poco a poco a este diputado local independiente de Jalisco que, de acuerdo con la mayor parte de los analistas, ha demostrado con propuestas como ésta,  que es posible una forma distinta de hacer política.

Pedro, desde el inició de su gestión, ha logrado poner su agenda de trabajo anticorrupción y pro austeridad bajo consideración de las fuerzas partidistas, no sólo en Jalisco sino a nivel federal; pero, sobre todo, se ha posicionado en la mente de la ciudadanía. No ha habido otro secreto que la capacidad que el jalisciense ha demostrado para movilizar a los ciudadanos y a sus organizaciones, en pos de objetivos muy concretos.

Sin embargo, no creo que su iniciativa prospere a nivel federal, pero ya existen propuestas similares en congresos estatales, como el de Puebla. Pero aun con el rechazo, Kumamoto, desde su independencia partidista, habrá aportado una evidencia contundente a su queja de abandonar de manera urgente a la partidocracia que sólo vela por sus propios intereses. En caso de que su iniciativa fuera ventilada en el Congreso Federal, veríamos qué partidos votarían en contra de la propuesta,  con tal de preservar sus prerrogativas y que el discurso de austeridad solo se aplica en la ciudadanía.

También es cierto es que el camino está lleno de tentaciones y que nada garantiza que Pedro  no vaya a caer presa de la ambición y la soberbia; pero, por lo pronto, se ha convertido en un referente, sobre todo para los jóvenes, que buscan replicar el modelo Kumamoto que se basa en el conocimiento y el dificultoso trabajo comprometido. Quienes lo hacen, están convencidos de que se puede, en verdad, hacer algo por el bien de nuestro país. Ojalá y lo logren.

ALVARO DE LACHICA* Álvaro de Lachica y Bonilla. Representante en Ensenada de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C.

andale94@gmail.com