Fallece Morelia Lizbeth. ¿Se castigará a los corresponsables?

Tal y como lo pronosticaron los médicos que la atendieron desde su ingreso al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el pasado sábado 19 de agosto, Morelia Lizbeth Rosales Pérez falleció al mediodía de hoy por las lesiones que recibió al caer sobre ella una parte de la barda del edificio principal de la vinícola Bodegas Santo Tomás en Ensenada.

A los 4 Vientos / Todas las fotos: Diario El Vigía.

24 de agosto del 2017.- Familiares de la joven confirmaron a las 15 horas de hoy que Lizbeth, de 20 años, nunca recuperó el conocimiento desde que un fragmento de la barda le cayó encima al no soportar el peso de una malla de sombra que sin supervisión de la Dirección Municipal de Protección Civil y el Cuerpo de Bomberos local, Santo Tomás instaló horas antes de realizar la fiesta que la empresa identifica con el nombre de “Verbena”.

Hoy mismo por la tarde, luego del anuncio de la muerte de la joven, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) anunció que reclasificó la investigación ministerial que abrió tras el suceso -NUC 201-2017-11418- y pasó de lesiones por culpa al de homicidio por culpa.

De acuerdo con el Artículo 75 del Código Penal de Baja California, los delitos culposos serán sancionados con prisión de tres días a cinco años, multa hasta de trescientos días y suspensión hasta por cinco años o privación definitiva de derechos para ejercer profesión u oficio.

Cabe destacar que tras inspeccionar el retiro de los escombros y el traslado de la lesionada al hospital del Seguro Social, y de una verificación tardía a las instalaciones de la “Verbena”, Jaime Nieto, director local de Protección Civil, dio el visto bueno a Santo Tomás para que la fiesta siguiera y recibiera a miles de personas que compraron la bebida de la vinícola.

Miembros de la familia de Morelia reiteraron que tanto Santo Tomás como el gobierno que preside Marco Antonio Novelo Osuna y la empresa UPC Seguridad, para la cual trabajaba Lizbeth, son corresponsables del desenlace fatal ya que omitieron apoyo, compromiso profesional y solidaridad a ella y a la familia.

De haber ocurrido horas después, el desplome del segmento de la barda falsa en el edificio de Santo Tomás pudo ocasionar un número mayor de víctimas.

El domingo 20 de agosto Javier Rosales, padre de la víctima, reveló que su hija estaba muy grave y que los médicos que la atendía no le daban esperanzas de vida. “Sólo un milagro la salva, y nada más”, apuntó.

También que ningún representante de Bodegas Santo Tomás se había comunicado con ellos hasta la tarde del domingo 20 de agosto, y que directivos de UPC no volvieron con la familia luego de conocer, el sábado 19 por la tarde, que el número de afiliación de su hija no estaba registrado en el sistema del IMSS.

El abandono a la familia de Morelia Lizbeth incluyó al presidente municipal Marco Antonio Novelo. De acuerdo con Magdalena Frausto Morales, abuela de la hoy occisa, el edil le dijo telefónicamente tras varios intentos de hablar con él: ‘Te voy a mandar un apoyo con mi secretario’. El apoyo tampoco llegó.

Asimismo el Seguro Social se sumó a la censurable apatía que privó en el caso. Doctores del instituto, amigos de la familia, indicaron que los fines de semana la institución no tiene neurólogo y otros servicios médicos y de laboratorio especializados para atender casos graves como el de Lizbeth.

Una parte del segmento de la barda que colapsó y finalmente mató a Morelia Lizbeth. ¿El Ayuntamiento de Ensenada sancionó a la influeyente empresa?

Luego de la censura que una parte de la población porteña expresó en redes sociales por la actitud de la vinícola expresada por padre y abuela de Lizbeth, el martes 22 de agosto la directora de Recursos Humanos de Santo Tomás, Guadalupe Lecuanda, expresó en rueda de prensa: “se debe tener respeto por la familia en desgracia y por la salud” de la lesionada, y pidió “unidad de toda la comunidad ensenadense para unirnos en oración de un milagro para Morelia (Lizbeth).”

Y Jaime Delfín Villafuerte, director del Centro Cultural Santo Tomás, anunció: “una vez que pase lo que tenga que pasar” con Lizbeth, “tendremos oportunidad de platicar más a detalle qué es lo que se está haciendo y de qué manera estamos apoyando a esta situación”.

Desafortunadamente, el momento de conocer qué hizo y que hará la segunda empresa vinícola más importante del país en el caso, así como si fue sancionada por la colocación errónea de la malla, llegó al mediodía de hoy cuando Lizbeth finalmente perdió la vida.

Conoce información de contexto en los enlaces: