REDES DE PODER: Los dioses del Olimpo (2da de 3 partes.+Video)

El 24 de noviembre de 1963, Lee Harvey Oswald fue asesinado mientras salía a comparecer de las oficinas de la policía en Dallas. Cuando Oswald estuvo detenido, Gay Banister un tipo de poca monta con una fortuna oscura le pagó un abogado. En esa misma época se estaba desarrollando la Operación Mangosta cuyo objetivo era entrenar cubanos en Estados Unidos, a través de la CIA para organizar una nueva invasión a Cuba. Los antecedentes históricos de la Operación Mangosta están relacionados con los acontecimientos de Bahía Cochinos en Cuba, en 1961.

Alfonso Torres Chávez* /A los 4 Vientos

Clay Bertand, quien murió de cáncer de pulmón en 1979, dio fondos para contratarle a Oswald un abogado. En la investigación de Jarrison fue acusado de conspirar para asesinar al presidente  Kennedy, aunque sostuvo su inocencia hasta su muerte.

Lee Harvey Oswald no fue detenido por asesinar a Kennedy, sino por matar al policía J.D. Tippitt, casi una hora después del magnicidio. Dos días después, cuando era transferido a la prisión del condado, el operador de un club nocturno, Jack Ruby, lo mató de un disparo.. Foto: internet/de10.com.mx

En prisión salió a relucir el nombre de un preso anónimo, quien después se sabría era Willie Okief, y quien dio información de una posible asociación para conspirar contra el presidente Kennedy entre David Ferrie, Clay Bertad y Willie Okief.  Oswald solicito una visa para entrar a Rusia y después otra para regresar a Estados Unidos. En el consulado de Estados Unidos nadie investigó nada y le dieron la visa sin indagación alguna a pesar de que estuvo involucrado en operaciones de inteligencia en la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), cuando la relación entre ambas potencias era tensa debido a la crisis de los misiles.

El National Enquiere reveló que la persona que asestó el disparo a la cabeza del presidente Kennedy era Herminio Díaz, un sujeto que tenía lazos con la mafia y con la CIA. Díaz había trabajado con Santos Trafficante, un mafioso italiano vinculado en Estados Unidos con organismos de inteligencia y la mafia italo-estadounidense. Díaz llego a Estados Unidos a mediados de 1963, de acuerdo con documentos revelados  por la CIA.

Herminio Díaz. Foto: The National Enquirer.

Díaz además era un asesino profesional, con récord de asesinatos políticos de acuerdo con Anthony Summers investigador experto en el caso del asesinato del presidente Kennedy y que escribió uno de los muchos textos que existen sobre el tema.

Si aceptamos la teoría de la conspiración habría que enlazar todos los elementos de lo que sí sabemos: Nadie puede asesinar al presidente de los Estados Unidos sin que los organismos de inteligencia ignoren quién o quiénes pueden ser los asesinos. Si seguimos esta línea es muy posible que encontremos respuesta a miles de preguntas:  ¿Es  posible que un fotógrafo fracasado asesinara al presidente? Sí, aceptemos que un loco asesinó al presidente. Unos meses antes del asesinato se escuchó una conversación: ¨Ese cabrón merece morir¨ mencionó uno.¨Sí, es seguro si le ponemos veneno en la comida, en 24 horas morirá el maldito¨.  Todos son culpables, o al menos eso parece.

La conspiración se construye de a poco, y ayuda cuando el ambiente de todo el estado está en contra el César. No podemos tapar el sol con un dedo.  La conspiración es clara.

54 años después seguimos sin tener información clara. Lo que sabemos da luces, pero no las suficientes.

Si aceptamos la teoría clásica entonces todos son culpables: sumado a los enemigos del presidente por los nexos de su padre con la mafia, más todos los enconos reunidos, resulta que  los conspiradores planearon el crimen perfecto.

La tela del misterio nos dice que evidentemente existe una conexión entre todos estos elementos.

Si ya se develó el nombre de quien disparó el tiro mortal, tal vez no falte mucho para saber todo aquello que aún nos depara el futuro.

Ferrie tenía información privilegiada. Durante mucho tiempo trabajó para la CIA. Solía volar aviones espía junto con Eladio del Valle, cabeza de la Operación Mangosta.

Si hacemos un análisis de toda la información disponible, todo conectaría para concretar una conspiración. La llama de la verdad, siempre sale a la luz. La información pública que se pondrá a disposición del pueblo norteamericano en el año 2029 abrirá la luz a miles de documentos que guardan un secreto poderosamente ocultado.

Para no pecar callando la única opción que tenemos es que la verdad salga a la luz.

La década de los años 60, fue luminosa. Jhon F. Kennedy fue el primer presidente católico de los Estados Unidos, y el más joven en alcanzar el puesto: tenía 43 años de edad y una joven y bella esposa, que fue además referente mundial de las mujeres en moda.

Jackie y J.F. Kennedy. La familia. Foto: internet

Los elementos estaban dados para una conspiración perfecta: El jefe de operaciones militares en el pentágono fue enviado a la base militar de Estados Unidos en el Polo Sur, una semana antes del asesinato del presidente.

El asesinato de Kennedy es uno de los grandes misterios en el siglo XX. Quizá pronto dejará de serlo porque pecar por silencio cuando deberíamos protestar, convierte a los hombres en cobardes.

Imagen de portada: Un instantes después de que un disparo impacta en la cabeza del presidente,  Jackie primero abraza a su marido, sostiene su cabeza destrozada y luego trata de escapar del auto. Foto: internet

 alfonso-torres-chavez* Alfonso Torres Chávez. Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com