Inicia en Colombia el Festival de Música del Pacífico «Petronio Álvarez», el más importante de música popular

Ayer comenzó una de los fiestas más importante de música popular en Colombia, el Festival de Música del Pacífico “Petronio Álvarez», que toma su nombre del gran compositor nacido en Buenaventura, valle de Cauca, quien compuso un «currulao» o «bambuco viejo» , llamado «Mi buenaventura», tema que le dio la vuelta al mundo y fue traducido a muchos idiomas. Autor de merengues, huapangos, sones, abozaos e incluso tangos y milongas.

Ricardo Hech Rivas*/ A los 4 Vientos

18 de agosto del 2017.- Hablar de Patricio Romano Petronio Álvarez Quintero es como hablar de la música de Agustín Lara en México o la de Gardel para Argentina, para darnos una idea de la importancia de este autor afrodescendiente.

Aquí un fragmento de su canción «Mi Buenaventura”:

Bello puerto de mar

mi Buenaventura,

donde se aspira siempre la brisa pura (bis)…

Las olas centelleantes ¡Sí!

vuelven y te besan

Las olas centelleantes ¡Sí!

vuelven y se alejan

Y con un suave rumor

vuelven y se alejan

La fiesta de la reivindicación de la cultura afro del valle del Pacífico, reúne a los mejores grupos de la región que con maracas, marimbas, tambores, trompetas, pianos y saxofones crean una música denominada genéricamente «bambucos», «pasillos» y «rumbas criollas».

Sabor, alegría y herencia ancestral, así se define el grupo musival colombiano «Explosión Negra». Foto: internet/ El Tiempo

Sin embargo, ayer se presentó un grupo de Medellín llamado «Explosión negra», que mezcla ritmos colombianos de raíz africana como el currulao, la chirimía, la cumbia y el bullerengue con hip-hop, generando una contemporánea y poderosa propuesta musical afro-colombiana. Compartieron el escenario: Eva Pastora Riascos y las Perlas del Pacífico, Julia Estrada y Ruiseñores del Pacífico, Inés Granja y su grupo, y la libertaria Zully Murillo y su grupo.

La cultura afrodescendiente del valle del Pacífico colombiano es impactante. Uno puede probar su poder comiendo un sancocho de pescado (paceño, es decir con curcuma y leche de coco) y comer un arroz con patacón (platano macho aplastado y frito), arroz y un guisado de pingua (con u intermedia, aclaro, y es como una almeja de manglar) y entender que la presencia del mar en su cocina es central. Un mar que los trajo hace siglos a esta tierra que ya es suya, a pesar de que el racismo sea un tema sustancial en la sociedad colombiana.

La reivindicación de lo afro en los colores y en la artesanía dan la sensación de estar en el continente donde la ignominia y la crueldad de la expansión capitalista masificó la esclavitud.

Uno escucha la música paceña y, como mexicano, piensa en dos lugares: en Veracruz y en África. Así de hermosa la arquitectura sonora.

Es paradójico que en una región con tanta presencia afro como lo es ésta región, uno vea en la Universidad Javeriana (algo así como la Iberoamericana pero más conservadora) sólo gente blanca y mestiza.

La presencia de afrodescendientes en las aulas la hay únicamente cuando uno ve las labores de los trabajadores de intendencia. La Universidad Javeriana era una de las sedes de un «conversatorio» titulado «El mundo y la espiritualidad desde la mirada de la partería tradicional afro». Cuando llegamos a este lujoso recinto universitario, nadie sabía nada sobre la conferencia e incluso nos hicieron esperar dos horas para entrar al auditorio donde se realizaría el evento. Eso me dijo casi todo respecto de la relación entre la población afrodescendiente en Colombia y el poder económico y político.

«Cumbia negra

cumbia de cumbia de Buenaventura

sobre las arenas, cumbia en negro y canela…»

(Tema de Hernán Rodríguez Garcés o Nano Rodrigo, tema interpretado por la Sonora Matancera)

Imagen de portada: «En el petronito, semilleros de ocho comunas de Cali mostraron el resultado de su proceso cultural». Foto especial del periódico El País, publicada en http://www.elpais.com.co/entretenimiento/cultura/las-claves-para-no-perderse-lo-mejor-del-festival-petronio-alvarez.html

*Ricardo Hech Rivas Olivas. Estudió Historia en la UNAM y Teatro en el Centro Universitario de Teatro (CUT-UNAM). Es actor, escritor y se dedica a conseguir para sus clientes libros interesantes de todas las ramas de las ciencias y las artes, en ediciones originales, extrañas y hermosas. Radica en la CDMX