QUEREMOS LLORAR… (+Video de Peña Nieto con Julión)

De acuerdo con el Departamento del Tesoro, Márquez, su escuela de fútbol y su fundación, junto con otras 21 personas físicas y 41 personas morales, apoyaron o estaban bajo el control de un narco-traficante, encargado del lavado de dinero llamado Flores Hernández. Una de las otras 21 personas es el cantante Julio César Álvarez Montelongo, mejor conocido como Julión Álvarez, un muy popular intérprete de música norteña-banda, que en marzo de 2015 fue reconocido como “un gran ejemplo para la juventud mexicana” por el presidente Enrique Peña Nieto.

Álvaro de Lachica y Bonilla* / A los 4 Vientos

Curiosamente, ni el cuatro veces mundialista ni el cantante de corridos han sido denunciado por autoridad alguna en nuestro país, ¿cómo es que los servicios de inteligencia de México no sabían que el cantante y el futbolista eran sospechosos, cuando su contraparte americana tiene  años investigándolos? La pregunta viene al caso porque pareciera que nadie le avisó a Enrique Peña Nieto que irse a pasear en una lancha con el intérprete de canciones como “La Buchona” y “A Gastar un Parque” era “bad idea”. Ya no se diga tomarse fotos, video y subirlos a Twitter.  Una de dos: o de este lado de la frontera nada sabían del tamaño de los peces gordos, o nadie tuvo la precaución de fijarse en la lista de los supuestos asociados del capo detenido días antes.

Suena increíble y hasta descabellado que un hombre que ha tenido contratos millonarios, en euros, como Rafael Márquez, quiera ligarse a delincuentes; al contrario, su vida pública es un ejemplo para la niñez, enseña como el esfuerzo, dedicación y el trabajo diario dan resultados al grado de que por dominar una posición en el campo y una pelota de fútbol sea considerado un ídolo de millones de mexicanos; además, no se le conocen escándalos, su imagen es intachable.

Del mentado Julión solo sé que canta feo y se hizo famoso en un programa de televisa, lo poco que he leído o escuchado de su persona es un escándalo que provocó por decir que a él le gustan hacendosas, con otras palabras, pero por ahí va.

El Departamento del Tesoro dice que el futbolista del Atlas, junto con el cantante grupero, son testaferros del crimen organizado. Le lavaban dinero a la organización del capo Flores Hernández.

“Ambos hombres tienen relaciones desde hace tiempo con Flores Hernández, han servido como testaferros para él y su organización de narcotráfico y han tenido activos a su nombre”, dice un comunicado de la agencia estadunidense. A los dos les fue cancelada la visa, les congelaron las inversiones y les quitaron sus bienes en Estados Unidos. Ninguna empresa estadunidense puede hacer negocios con ellos.

Si estas acusaciones resultaran verdaderas sobre estas dos figuras públicas, no  podríamos sentir más que vergüenza, ya que los únicos héroes que nos quedan en este país son los deportistas y alguno que otro cantante famoso. Sí ellos resultan que son unos desdichados, ¿qué será de los niños y jóvenes que los admiran tanto?

Una vez más,  nuestras aspiraciones como sociedad se enredan. Nuestros sueños se rompen. Esto podría ser más doloroso que ver a cualquier político robar nuestro dinero. Al político lo despreciamos y rebajamos por rata, pero ésto…. ésto,  nos llena de vergüenza a los futbolistas y a los no futbolistas. Y además afecta en lo que creemos de nosotros, de nuestra capacidad de transformarnos y de nuestra naturaleza como mexicanos.

Rafa Márquez, el famoso futbolista mexicano. Foto: internet

En los tiempos sombríos que estamos viviendo, aparecen nuestros héroes en la lista de los “bad hombres”. Mientras los socavones, los duartes, los espionajes a activistas, y los OHL’s,  dejan atrás en la memoria a una ofendida Angélica Rivera,  dando explicaciones sobre la “casa blanca”, la realidad nos da otra bofetada: la corrupción no es únicamente responsabilidad de los gobernantes, la avaricia no es únicamente de aquellos sociópatas criminales que le entraron al negocio de matar, la ceguera de la ambición no la tienen únicamente los que nada tienen…

Ahora sí,  los gringos le cantarán a Julión un fragmento de su propia canción, “Terrenal”: …mientras viva yo, no quito el dedo del renglón… para tu buena suerte …. y ¡échele, compadre!

Imagen de portada: el catante Julión Álvarez y el futbolista Rafael Márquez, investigados y acusados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos de vínculos en “lavado de dinero” con el cártel del narcotráfico Raúl Flores Hernández. Foto: especial publicada en internet por SinEmbargo

* Álvaro de Lachica y Bonilla. Representante en Ensenada de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C. Correo electrónico: andale94@gmail.com