Cinco mega obras, más de 12 mmd en inversión: el proyecto unilateral de «Kiko» Vega para Ensenada

Publicada en la revista nacional Teorema Ambiental el pasado viernes 4 de agosto con el título “Ensenada también tendrá su aeropuerto; buscan que sea internacional”, la entrevista del reportero José Luis Martínez con el secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano de Baja California, Manuel Guevara Morales, por fin concreta cuál es el proyecto del gobernador Francisco Vega de Lamadrid -y sus socios empresariales- para Ensenada: crear una zona de desarrollo económico de alto nivel en donde el aeropuerto civil de Ojos Negros, la ampliación del puerto El Sauzal, el ferrocarril Tijuana-Tecate-El Sauzal, el libramiento norte de la ciudad de Ensenada y un nuevo parque industrial manufacturero (maquila) en el área El Sauzal-San Antonio de las Minas, permitan crear “una zona logística estratégica” que “detone la franja más importante de Baja California” –con una inversión global de más de 12 mil millones de dólares- antes de que termine el 2019. Por el valor informativo que reviste y la virtud de precisar una parte del mega proyecto que el empresario inmobiliario y mandatario decidió de manera unilateral y en privado con empresarios nacionales y extranjeros para los porteños, A los 4 Vientos presenta íntegra la reveladora charla del funcionario estatal con el periodista de Teorema Ambiental.

La ubicación del proyecto aeroportuario en el valle agrícola de Ojos Negros, que se localiza 40 kilómetros al este de la ciudad y puerto de Ensenada (Imagen: Revista Teorema Ambiental).

José Luis Martínez / Revista Teorema Ambiental

“El aeropuerto de Tijuana es uno de los más grandes e importantes del país, pero está a una hora u hora y media de Ensenada. Entonces la gente se tiene que trasladar hasta allá y cuando los aviones en Tijuana se tienen que desviar por la neblina, se regresan hasta Hermosillo.

“Además queremos que haya desarrollo en Valle de Guadalupe, en Valle de Ojos Negros y un aeropuerto en Ensenada podría significar un motor de desarrollo económico muy alto, que se necesita, porque en Valle de Guadalupe es una zona de vinos, de turismo y tenemos esta alternativa de vuelos turísticos frecuentes o de vuelos de carga.”

Estos son los argumentos que utiliza Manuel Guevara Morales, secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano de Baja California, para hablar sobre la construcción de la principal obra de infraestructura de la actual administración estatal.

“Es un proyecto que viene en el Plan Estratégico de Baja California”, agrega. “El aeropuerto de Ensenada tiene muchos años buscándose, han cambiado los sitios, se pensó en ampliar y mejorar el aeropuerto en El Ciprés, que funciona actualmente, pero es militar. Hasta este sexenio se logró incluirlo en un plan y a partir de eso, consultamos a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para que nos dijera técnicamente dónde sería un sitio adecuado.

“Entonces la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y los Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) nos dieron un dictamen en el que se estableció que el mejor sitio era Ojos Negros. A partir de eso, el gobierno adquirió 730 hectáreas en la zona. Estará por la carretera libre de Ensenada a San Felipe entre el kilómetro 30 o 40.”

En entrevista con Teorema Ambiental, el funcionario explicó que la obra tendrá una vida útil de 30 años y esperan que si durante sus primeros años de operación tienen un flujo considerable de pasajeros, buscarían que fuera reconocido como un aeropuerto internacional.

El valle agrícola de Ojos Negros, productor de ricos quesos artesanales y tierra promisoria para el futuro inmediato de la industria vitivinícola de Baja California frente al cambio climático, a un paso de ver trastocada su vocación natural por la imposición de un proyecto que se aplica de manera unilateral a los ensenadenses (Foto: Ponce.sdsu.edu)

“Dependerá mucho del éxito económico o del flujo de aviones que puedan llegar. En Ojos Negros tenemos espacios para una pista de hasta cuatro kilómetros, pero la idea es hacerla de tres kilómetros y que las empresas que concursen hagan su análisis escalable, puedan invertir en etapas. Pero lo importante es que llegue un primer avión en el sexenio actual”, asegura.

Además, Guevara Morales añade que en la actual terminal aérea, de operación eminentemente militar, solo pueden llegar algunos turistas de manera esporádica y en aviones pequeños debido a que la pista es reducida y no tiene espacio para crecer, pues se encuentra entre las montañas y el mar.

“En función al flujo, conforme empiecen a llegar charters y este número crezca, podemos solicitar la autorización para convertirlo en internacional. Esa es la idea de los primeros cinco años. En los primeros 10 años vamos a probar la eficiencia del aeropuerto y creo que se dará el brinco a internacional. Espero que el sur de Ensenada, Valle de Guadalupe, Valle de Santo Tomás, detonen económicamente porque es una zona con mucho futuro y creo que primero es el aeropuerto.”

– ¿En qué etapa se encuentra el proyecto?

Estamos en una etapa inicial de terminación de proyectos y trámites, que dura cuatro meses. La obra máximo se espera que en dos años tenga alguna fase inicial de operación.

Tenemos un anteproyecto, en las bases del concurso, las empresas concursantes lo revisaron para mejorarlo y entregaron su propuesta técnica y económica el 28 de julio. Con ello daremos un fallo y con el ganador firmaremos un convenio como empresa paraestatal mixta, con una participación privada de 49 por ciento para que siga teniendo control estatal y a partir de ahí entraríamos en un proceso de autorizaciones con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

– ¿Cuál será la inversión para el proyecto?

Hicimos un estudio de mercado y podría sobrepasar los mil 500 millones de pesos, pero generará recursos que multiplicarán esta suma hasta por cinco veces. Pero es una inversión necesaria. Actualmente todo viaja por carretera: lo electrónico, lo de tecnología, los vinos y la idea es que también sea un destino turístico, de carga y que en el futuro podamos convencer a los militares a que reubiquen El Ciprés a Ojos Negros.

Proyecto arquitectónico del aeropuerto civil en Ojos Negros (Internet)

– ¿Qué servicios se habilitarán para la operación del aeropuerto?

La carretera que comunica, tiene muchas curvas actualmente, pero la SCT ya terminó el proyecto y va una obra pronto para modernizarla, quitarle las curvas y darle mayor éxito al aeropuerto.

Los servicios de comunicación, agua, electricidad, son parte de un compromiso de gobierno, tanto estatal como federal. El que gane el concurso va a estar a cargo de todas las instalaciones al interior, pero nosotros ayudaríamos con lo que está afuera.

– ¿Qué otros proyectos de infraestructura contempla la actual administración estatal?

En la zona hay cinco proyectos muy importantes ligados entre sí: un puerto en Sauzal, un ferrocarril de Tijuana-Tecate hasta Sauzal-Ensenada, de 95 kilómetros; el aeropuerto de Ojos Negros, el Libramiento del By Pass desde el kilómetro 93, también a cargo de la SCT, y una zona industrial intermedia que ayude a mejorar la vocación industrial y del empleo en Ensenada.

Esos cinco proyectos van a crear una zona logística estratégica como no hay ninguna en el país, con un puerto, un aeropuerto y un ferrocarril totalmente nuevos.

Con el aeropuerto con mil 500 millones, el puerto dos mil millones y un ferrocarril de ocho mil millones, yo creo que van a ayudar mucho a Ensenada, a Tecate, Rosarito a Tijuana, y mientras nuestro vecinos (EEUU) están construyendo cerca de ocho puertos, nosotros no estamos haciendo ninguno. Entonces nuestro objetivo va a ser que no se regresen los barcos vacíos, que podamos generar industria y comercio que detone la zona más importante de Baja California.

A partir del concurso del aeropuerto, vendrá el concurso del ferrocarril, – concluye