Encuentran evidencia de puma y cría en las inmediaciones del bosque de pino Attenuata en la Sierra de Ulloa

Los guardabosque y encargados de actividades ecoturísticas en la Sierra de Ulloa que pertenece al ejido Adolfo Ruiz Cortínez, en donde se ubica el bosque endémico de pinos Attenuatas, reportaron evidencias de la presencia de un puma y su cría en esa zona arbolada.

A los 4 Vientos / Foto principal: Olga Alicia Aragón Castillo

Los dos ejidatarios que hoy rastrearon a los grandes felinos, en la zona de avistamiento, A lo lejos, colonias de la ciudad de Ensenada. Antes, la terracería del Libramiento Norte de la metrópoli porteña (Cortesía).

Ensenada, B.C., a 27 de julio del 2017.- Los ejidatarios Jorge Castellanos Elías y Juan Carlos Velázquez, éste último guardabosque y encargado de ecoturismo, confirmaron la información luego de realizar hoy una exhaustiva pesquisa en cañadas de la sierra y en el bosque de coníferas y encino que se extiende en una zona de 400 hectáreas y a 790 metros de altitud promedio sobre el nivel del mar.

La búsqueda en la zona fue meticulosa (Cortesía)

Actuaron así porque desde hace 4 días recibieron informes del superintendente de obra y trabajadores que laboran en la reparación del libramiento Norte de la ciudad de Ensenada, así como de rancheros y  ejidatarios de la zona, del avistamiento de un gran felino a solo 300 metros de la vía de comunicación que se ubica a no más de tres kilómetros de la metrópoli porteña.

En mayo de 2007, en las inmediaciones del poblado San Antonio de las Minas que se ubica al pie de la cara norte de la Sierra de Ulloa y a 20 kilómetros de la ciudad de Ensenada, rancheros denunciaron la presunta presencia de un gran felino que atacó gallinas, pequeños bovinos y un caballo, situación que originó la búsqueda infructuosa del animal por investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y personal especializado de la Profepa.

A los 4 Vientos presenta la entrevista que Olga Alicia Aragón Castillo, coordinadora editorial del medio electrónico, sostuvo este día -a las 14:15 horas- con Juan Carlos Velázquez:

Un segmento de la parte alta de la Sierra de Ulloa, en las inmediaciones de la ciudad y puerto de Ensenada, donde posiblemente estos días se mueva el puma y su cría (Foto: México Desconocido).

“Este día hicimos un recorrido por la zona donde el encargado superintendente de la obra de construcción del libramiento, y otros dos trabajadores, nos dijeron sobre el avistamiento de un felino de tamaño grande.

El recorrido para inspeccionar la zona lo hicimos Jorge y yo y, en efecto, encontramos huellas y excremento de puma. Verificamos las huellas y el excremento y concluimos que se trata de un felino mayor. Jorge dice que él distinguió huellas de diferente tamaño, por lo que posiblemente se trate de un puma hembra con su cría.

Nuestro temor es que esté tratando de establecer su territorio de caza en el bosque de Los Atenuattas porque ahí abundan ahora las presas de las que comúnmente se alimentan los felinos grandes, ya que fue un año muy lluvioso.

– ¿Qué tipo de fauna existe ahora en abundancia en el bosque de los Atenuattas, que puede ser presa de estos depredadores?

Ahora hay muchos conejos, roedores, ratas canguro, ardillas, mapaches. Hay mucha comida para los depredadores porque hubo abundante agua en la temporada de lluvia.

– ¿Además de las huellas y excremento que, al parecer, son de pumas, encontraron restos de animales que pudieron haber sido cazados por estos depredadores?

No, aunque sí recibimos reportes de algunos ejidatarios de que se les han perdido algunos animales. A uno de ellos se le perdió un perro, otro ejidatario reporta que se le perdieron dos puercos.

Una parte de las aproximadamente 400 hectáreas que integran en la Sierra de Ulloa uno de los últimos remanentes del bosque de pino Attenuata que existía en la región Noroeste de México y California, Estados Unidos (Archivo).

– ¿Cuánto tiempo hace que los trabajadores y el superintendente de la obra carretera reportaron el avistamiento de un felino grande en la zona?

Hace cuatro días.

– ¿Y las huellas y excrementos que ustedes encontraron hoy son frescas o ya son de varios días?

Realizamos una búsqueda exhaustiva en toda la zona y todas las huellas que encontramos nos parecieron que no eran tan frescas. Pensamos que tenían ahí ya dos o tres días. Es probable que esta puma y su cachorro se estén moviendo por la zona.

Excremento de los grandes felinos en la zona de avistamiento (Cortesía).

– ¿Existe el riesgo de que estos animales bajen al poblado del ejido? ¿Quizá ya bajaron y atacaron al perro y a los dos cerdos desparecidos?

Es difícil saberlo. Puede ser que si andan merodeando cerca del poblado se acerquen a presas fáciles como perros y gallinas, pero estos depredadores prefieren estar en zonas donde se esconden y acechan a sus presas. Nuestro temor, en todo caso, es que estos animales establezcan su zona de caza en el bosque, en las cañadas, aunque también es posible que simplemente estén cruzando por nuestro bosque con rumbo a sierras más lejanas.

– ¿Ya reportó el ejido el avistamiento de este felino grande a las autoridades?

Nosotros detectamos en el recorrido sólo huellas y excremento. Vamos a realizar nuevos recorridos y estaremos vigilantes para ver si solamente se trata de una puma y su cría que cruzaron por este territorio y ya están lejos del bosque, pero si constatamos un avistamiento de inmediato daremos aviso a la Profepa (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente) y a la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) para que sean personas capacitadas las que realicen la captura de este animal y de su cría, sin hacerles daño, durmiéndolos para reubicarlos en una zona alejada, quizá para liberarlos en la Sierra de Juárez o en caso de que requieran atención dejarlos en laguna casa de protección de vida salvaje.

Una de las cañadas del emblemático bosque de coníferas (Archivo)

– Al bosque de los Atenuattas sube mucha gente que va de paseo. Incluso ustedes organizan el segundo domingo de cada mes una excursión ya tradicional a este bosque. ¿Seguirán realizándola? ¿Qué recomendaciones hacen a quienes realizan senderismo en este bosque?

Consideramos que estos paseos y excursiones pueden seguir realizándose pero extremando precauciones. Primero: que ninguna persona suba sola al bosque. Se debe ir en grupos mínimo de tres personas. Llevar lámparas, bastones, celular con baterías bien cargadas, un silbato para pedir ayuda en caso necesario.

– Suponiendo, por remota que sea la posibilidad, que alguien se encuentra con un puma, ¿cómo debe actuar?

Es muy difícil que llegue suceder un encuentro con un felino grande, por ejemplo con un puma, pero si llegase a suceder las personas deben permanecer inmóviles, por ningún motivo echarse a correr porque eso enviaría al depredador la señal de que se trata de una presa.

Es improbable que estos animales ataquen a las personas. Sólo atacan cuando se siente agredidos, así que no se les debe agredir. Los humanos no somos parte de sus presas de caza; sus presas son animales más pequeños, pero sí pudiera darse el caso de que atacaran a un niño pequeño o a una persona que los agreda o que se eche a correr. No se les debe atacar, no lanzarle piedras o querer espantarlo amenazándolo con palos o bastones. Basta con no perder la tranquilidad, quedarse inmóvil y el animal se retira, busca huir, esconderse.

Otra zona de la sierra de Ulloa donde se localizaron evidencias de la presencia de un puma y su cría (Cortesía).

– ¿Existe riesgo para este felino? ¿La posibilidad de que a alguien se le ocurra subir a cazarlo?

Son animales que están protegidos por la Profepa conforme al Apéndice I de la Convención Sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)”.

Foto principal: La ciudad y puerto de Ensenada vista desde el bosque de los pinos attenuatas, en la Sierra de Ulloa (Olga Alicia Aragón Castillo).

Nota de contexto: