REDES DE PODER: Hoy puede ser un gran día

Cuando nos enfrentamos a una dura realidad donde la mayoría acapara la riqueza del país, se cuestionan una serie de valores sociales.

Alfonso Torres Chávez / A los 4 Vientos

Alguien me dijo hace unas semanas que deberían clausurar temporalmente algunas facultades de derecho.  No hay razonamiento más retrogrado.

No se trata de clausurar oportunidades a los jóvenes, se trata de crearlas y mejorarlas.

Como abogado,  creo que le aconsejaría a un hijo volverse abogado si es lo que le apasiona.

La falta de oportunidades no se trata de que no las haya sino de que para que aparezcan el estado debe hacerse responsable de crearlas, pero  no es cerrando puertas como se va a resolver el problema.

La salida fácil sería efectivamente cerrar las puertas y decir que aquí no pasa nada. Pero esa postura es temporal: si la licenciatura se cierra por un periodo de cinco años, de todas formas terminará por volverse a abrir y otra vez estaremos en la dicotomía de la creación de empleos.

Aquí no hay códigos mágicos.

El secreto está en que el estado cumpla con sus obligaciones. La fórmula es sencilla: se trata de crear los empleos que no existen. Y de incrementar los sueldos  de acuerdo con las capacidades de las personas.

Cerrar una licenciatura es opción cuando los países están sobre explotados, pero en México lo que falta es gente preparada que pueda trabajar nuevas áreas de oportunidad de la profesión.

En el caso particular de la licenciatura en derecho no se va a resolver el problema cerrándola cinco años, lo que hay que hacer es crear nuevos despachos y nuevos nichos para los abogados.

Ningún país desarrollado cierra las puertas de la educación a sus jóvenes, lo que hace es incentivar el crecimiento con la interacción entre estado y universidades.

Trabajo hay. Lo que debemos hacer es crearlo en vez de dar un cerrón a las oportunidades de los jóvenes que cuando no encuentran un nicho donde desarrollarse van del lado oscuro de la moneda.

Quizá en vez de estar deschongados queriendo cerrar las facultades de derecho, lo que tenemos que hacer es preguntarnos: ¿Cuándo el estado se va a responsabilizar de incentivar a los profesionistas como es debido?

Lo único que nos queda es andar el camino.

 alfonso-torres-chavez* Alfonso Torres Chávez. Licenciado en Derecho por la UABC. Maestro en Derecho, Facultad de Derecho UIA- Tijuana. Especialista en Derecho Constitucional y Amparo. Académico-Investigador del Centro Universitario de Tijuana campus Ensenada. alfonsotorr@gmail.com