To the bone: Una película con inside joke

Ellen: «I’ve got it under control. Nothing bad’s gonna happen.»

Kelly: «How many people do you think are down there? Like 2 million? I bet a bunch of them who are about to die just said the exact same thing.»

Ana Paula Cortés*/ A los 4 vientos

Las pesadillas son ilusiones temidas por el ser humano, que con un giro de realismo mágico, sobre natural o de ciencia ficción, te despiertan ajustando a tus palpitaciones cardiacas a la mitad de la noche, infundiéndote deseos intensos de encontrar un santuario de paz y seguridad en la cama de tus papás como cuando eras pequeño.

Estos ensueños con una fuerza emocional extraordinaria son monstruos moldeables, distintos y adaptables de mente en mente, que se alimentan de los miedos de las personas tal como el temible personaje de Stephen King, Eso.

Algunos sueñan con la muerte de un ser querido, otras con estar embarazada cuando se supone que deben ser vírgenes y castas, unos que les te caen los dientes a pedazos, la clásica escena de desnudez en pleno salón de clases o ser comido vivo por zombis y que el gritar o defenderte sea algo que, al parecer está prohibido en el reino de Morfeo.

Pero una pesadilla que 4 millones de personas en México tienen consiste en el cotidiano hecho de comer, impulsivamente, sin poder detenerse, lamentándose porque incluso en un mundo irreal saben que esas calorías se convertirán en grasa, grasa que los aleja de su meta de adelgazar y desvanece sus esfuerzos pasados, encaminados a perder peso desmesuradamente.

Cierto, las pesadillas son eventos que la mente crea con base a tus temores personalizados, y del 0.5 al 3 por ciento de la población mundial, el comer es un castigo real… To the bone es la pesadilla vuelta a la vida, cuyos personajes son partes de ese porcentaje.

 

 

 

Netflix, la compañía de entretenimiento que ha facilitado la vida de los cinéfilos y seriefilos, y que ha provocado la caída en picada a la bancarrota de Blockbuster, ha traído a su plataforma una película que para nuestra sociedad llena de tabús solo se puede definir como controversial.

Pensando en los que no tienen idea de que trata la película, Hasta el hueso sigue a Ellen, una chica veinteañera que aparte de tener anorexia, tiene una mamá biológica con crisis nerviosas cotidianas que se detuvieron después de “salir del closet” y se mudó a un rancho en Phoenix con su compañera de vida; un padre que solo es dado a conocer al público por mención de su nombre; una madre adoptiva que verborrea que si deja de hablar probablemente moriría; y una media hermana que sí ien ama a Ellen, ve su situación como una simple cuestión de “¿Por qué no comes y ya?”.

A lo largo de los 102 minutos que dura la película, se ve el recorrido de Ellen y los miembros de una casa de ayuda para trastornos alimenticios con dinámicas poco convencionales, tratando de superar y sobrevivir su enfermedad, esperando que algún día puedan ir por la vida sin contar calorías y ser entubadas de tanto en tanto.

La cuestión es que el recorrido a la mejoría no es solo de Ellen, o su amigo inglés que está decidido a superar su enfermedad, la chica con bulimia nerviosa que tiene una bolsa de papel debajo de su cama para vomitar o la familia de Ellen tratando de luchar junto con ella; sino de todo y cada uno de las personas que alguna vez han sufrido de este miedo inexplicable a engordar.

 

 

Hasta el hueso ha sido muy criticada por los medios por tener personajes superficiales, ser un detonador para la juventud y la perdida de peso, un “ABC” para comenzar con un desorden alimenticio, y poseer una trama que no te hace terminar horrorizado con el silencioso asesino que es esta enfermedad, pero los medios están siendo cerrados a un punto vital en el proyecto que esta película fue.

Estamos cometiendo un error al pensar que solo porque Girls, interrupted  y Malos hábitos nos traumatizaron con su manejo de la enfermedad significa que las escenas que aparecen en To the bone no son duras de ver para ciertas personas. Correcto es decir que este film no es para cualquiera porque el discurso visual que tiene esta en un lenguaje que solo unos cuantos podrán descifrar, haciéndolos recordar tiempos dolorosos en su crecimiento o sentir que no están solos, que hay esperanza.

“Creo que es una brillante ejecución ya que sigue el desorden que es vivir con anorexia nerviosa”

 “El filme no da una respuesta clara al porqué no pueden solo comer, pregunta que en verdad no tiene respuesta, y es honesta [la película] respecto a esto”

-Frances Coleman-Williams/Metro news

“Es difícil explicar una persona que nunca ha experimentado un desorden alimenticio que “solo comer” es una frase casi cómica cuando hay un furioso miedo a hacer exactamente eso.”

-Elizabeth/ Glamour

Estas opiniones que difieren de las duras críticas que salieron por parte de otros medios provienen de dos periodistas que viven o han vivido desde la preparatoria con una necesidad obsesiva por cada vez comer menos. Son esta clase de personas, lamentablemente, las que entienden y ven la joya que esta nueva película es para el mercado.

Hay que tomar las cosas de donde provienen y en este caso la guionista y directora detrás de esta nueva visión a los desórdenes alimenticios es Martin Noxon, una escritora conocida por trabajar en series como Buffy, la cazavampiros y la película Yo soy el número cuatro. Noxon es una mujer norteamericana de 52 años que padeció de anorexia en su juventud; del mismo modo que Lilli Collins, la actriz inglesa que da vida a la esquelética, carismática y oscuramente graciosa protagonista Ellen, sufrió por varios años por su peso.

 

Directora y guionista Marti Noxon y Lilli Collins

 

La historia está hecha, dirigida e interpretada por mujeres que vivieron la pesadilla de esta enfermedad; lo desgastante y obsesivo que uno se vuelve cuando la idea ya entró en la cabeza, como lo que uno ve como parte del camino a la felicidad otros lo ven como una aberración -y con razón- como uno jura que todo está “bajo control”, cuando en realidad el comer más es simplemente imposible, y como inconscientemente haces cosas que solo alimentan tu enfermedadomo medir con la puntas de tu dedo gordo y medio la circunferencia de tu brazo: ¿qué tan delgada amanecí hoy?

Defender a esta película basándose en su fotografía, su guion o la conformación de sus personajes te llevará a malas reseñas; pero si te centras en la historia, en los detalles contados desde el punto de vista de una sobreviviente, comienzas a ver el valor que esta pieza fílmica tiene, arrebatando al fin el drama a la anorexia y colocándola en un escenario real, uno donde la tragedia es palpable, la recuperación ardua y longeva pero es real.

Podría decirse que la película está en idioma F cuando la mayoría de los mexicanos hablan español, sarcasmo y albur, es un inside joke de humor negro para los que han vivido un trastorno alimenticio. Mas no por eso sugiero que se rindan ante la polémica de Hasta el hueso.

Según un estudio realizado en la Universidad Autónoma de México, la anorexia es una enfermedad que ha comenzado a afectar al 50% de las niñas y 30% de los niños entre 6 y 9 años. Es hora de abrir los ojos.

Uno teme lo que no conoce, el instinto nos lo dicta, pero sumar otra pesadilla a la lista simplemente no es una opción. Descubran esos pequeños mensajes ocultos de To the bone, traten de entender aunque no sea su zona de experties o estés cansado de las campañas de prevención, esta película no es prevención; sino la vida a través de la enfermedad y como la esperanza muere solo si tú la dejas ir.

 

* Ana Paula Cortés Ruiz es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual practicante en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.

Bibliografía:

  • BBC Mundo (2011) Trastornos alimentarios: cada vez más, una cosa de chicos: BBC Mundo. Recuperado de:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/07/101217_trastornos_alimentarios_bulimia_anorexia_jp.shtml

  • Coleman-Williams F. (2017) To The Bone: As someone who suffered from anorexia, here’s my take on the Netflix film. Metro news. Recuperado de :

http://metro.co.uk/2017/07/15/to-the-bone-as-someone-who-suffered-from-anorexia-heres-my-take-on-the-netflix-film-6780252/

  • Elizabeth (2017) ‘To The Bone’ Is the Most Real Representation of Anorexia That I, a Survivor, Have Seen: Glamour. Recuperado de:

https://www.glamour.com/story/to-the-bone-representation-of-anorexia-review