Surgen «patrullas comunitarias» en SQ contra delincuentes. Podrían hacer «justicia por su propia mano»

La comunidad indígena Lomas de San Ramón del valle de San Quintín, anunció la creación de “Patrullas Comunitarias” para contener la ola de inseguridad y violencia que impera en la colonia donde habitan más de mil 500 personas de diversas etnias provenientes de Oaxaca.

A los 4 Vientos / Foto principal: Dejando Huella Noticiero

Ensenada, B.C., a 19 de julio del 2017.- Estas “patrullas”, explicó Justino Herrera Martínez presidente de la comunidad Lomas de San Ramón que se localiza en la delegación Vicente Guerrero, intervendrán cuando sus integrantes, todos vecinos de la comunidad mayoritariamente triqui, observen que las autoridades «no pueden controlar la situación delictiva».

Su meta consiste en dar constantes rondines por las calles de la colonia para identificar personas y vehículos sospechosos. Esto con la intención de “hacer justicia por su propia mano” en caso de que así sea necesario.

Dijo Justino Herrera en entrevista con el medio local Dejando Huella Noticiero: “Su intención (de las patrullas comunitarias) no es entregar al delincuente a las autoridades, sino darle un escarmiento (a los sospechosos) para que no vuelvan a la comunidad ya que en caso de hacerlo tomaremos medidas de más impacto.”

Y agregó el también ex vocero de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social que en 2015 protagonizó el movimiento de jornaleros agrícolas más grande de México en los últimos 50 años:

“Esperamos que no existan represalias hacia los ciudadanos (que participen en las ‘Patrullas Comunitarias’) por actuar por cuenta propia.”

Justino Herrera en un mitin con jornaleros del valle de San Quintín (Foto: Internet)

Detalló que la medida de autodefensa ciudadana contra la delincuencia la tomó la comunidad indígena luego de constatar que por la entrada en funciones del Nuevo Sistema de Justicia Penal, “los ciudadanos quedamos en desventajas y desprotegidos” ante los criminales.

También –afirmó- porque los vecinos de Lomas de San Ramón tienen la percepción de que la Comisión Estatal de los Derechos Humanos se dedica más a proteger a los presuntos delincuentes que a los ciudadanos.

“Y debido al aumento en el índice de inseguridad y violencia, las autoridades ya no tienen la capacidad para responder a estas necesidades por no contar con el número suficiente de unidades policíacas, no hay suficientes agentes ni el equipo necesario, lo cual debilita la presencia de la autoridad en cada una de las comunidades” del valle de San Quintín.

Informó en la entrevista que los crímenes que más se cometen en la comunidad triqui, una de las más antiguas y  grandes en número de habitantes del valle de San Quintín, incluye narcomenudeo, pandillerismo, drogadicción, robo a casa habitación y “arrancones” de automóviles.

Y reveló que antes de tomar la decisión de crear las “patrullas comunitarias”, los residentes de la colonia indígena denunciaron sin mayor éxito ante el presidente municipal Marco Antonio Novelo, el director de Seguridad Pública Municipal –Emilio Camarena Castillo-, la Subprocuradora de Justicia del Estado –Norma Alicia Velázquez Carmona-, y mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional, el “grave problema de inseguridad” que viven en su comunidad.

Cabe recordar que en mayo del 2015, en pleno movimiento de protesta de miles de jornaleros en el valle de San Quintín, elementos de la policía preventiva estatal, agentes ministeriales y de reacción inmediata del municipio y el estado ingresaron a la colonia Lomas de San Ramón para golpear y balacear, sin provocación previa ni orden judicial que justificara su acción, a los vecinos que reaccionaron con rocas y palos para expulsar de su comunidad a los agresores tras un violento enfrentamiento de dos horas.