Contra Trump no se puede… ¡Absolutely!

México nunca ha podido con Estados Unidos, así nos lo recuerdan siempre las cómodas páginas de los periódicos antigringos. Tampoco se pueden seguir las exhortaciones de las redes sociales ni mucho menos de quienes hablan de la faena sin haber pisado el ruedo. Hace unos días se celebró la reunión del G20 en Hamburgo Alemania, el glamur, las salutaciones a los líderes mundiales; Putin, el mandatario Francés chavito que se matrimonió con su profesora, nuestro valiente Presidente Pena, perdón Peña Nieto, e irremediablemente el  “pain in the ass”: Donald Trump.

Álvaro de Lachica y Bonilla / A los 4 Vientos

Peña le tiene tanto miedo a Donald Trump, que el presidente gringo podría mentarle la madre a nuestro presi delante de todos y el valeroso Peña Nieto, volvería a decir: “No oigo, no oigo, soy de palo, tengo orejas de pescado” 

Más allá de las vagas y marrulleras promesas diplomáticas de “una buena y constructiva relación” entre los dos países, el mandatario estadunidense volvió a mostrar su total irrespeto y su poca madre, al escupirle en la cara (“in your face”, dirían los gringos) lo que el presidente mexicano dice no entender y el secretario de Relaciones Exteriores afirma no haber escuchado. Cuando parecía que la conferencia con Trump había salido más o menos bien, cuando el enemigo público número uno de México, había mostrado un mínimo de autocontrol, llegó el momento de la humillación. “¿Todavía quiere que México pague el muro?” le preguntó alguna reportera a Trump: ¡ABSOLUTELY!,  contestó inmediatamente. Y la distancia entre ambos no era mayor a un metro. ¿Qué no escuchó Peña a Trump? ¡Sí, ajá!

No importa que no se oiga clara esa respuesta en el video que circula en redes sociales. Los mexicanos ya estábamos esperando que algo le saliera mal al presidente Peña Nieto; que Trump dijera alguna estupidez a su estilo. Y nuevamente vimos a nuestro presidente que se quedó  impávido, mudo y turulato, con su sonrisa congelada. Nosotros pensamos que siquiera hubiera contestado: “No way, JoséWe are not paying for your beautyful  wall!”.

‘Mr. Trump do you still want Mexico to pay for the wall?’ one journalist asked. Trump responded: ‘Absolutely.’ Foto. Daily Mail.com

Pero no, Peña fue incapaz de defenderse del agravio del belicoso güero. Para este tipo de ofensas, necesitaríamos a un presidente con el estilo de Fox, que a botepronto,  tal vez se hubiera lanzado al ruedo y le hubiera mostrado el dedo medio de su mano levantado y hasta sonriendo, le hubiera dicho ¡Tómala papá!, seguramente a su estilo, pero limpio no se hubiera ido Trump.

Pero lo que fue evidente, es el miedo que le tiene Peña Nieto a Donald Trump. El problema es que lo demuestra nuevamente ante los ojos del mundo. Su pánico ante el gringo es innegable. El pendenciero güero, le tiene tomada la medida. Nuestro presidente se ha tragado todas las ofensas que le ha mandado Trump. Absolutamente todas.

La verdad yo no sé cuál postura sería la correcta con este tipejo gringo; ni modo de pedirle a Peña Nieto que se meta a un duelo de dimes y diretes en un foro internacional, en abierta confusión entre la verdulería y la diplomacia, es demasiado. A Trump, le quedan tres años y medio en la Casa Blanca y Peña Nieto se va en un año. ¿Para qué exponer al presidente Peña Nieto a un nuevo desplante de un patán megalómano que sólo ha tenido palabras de desprecio para México? ¿Para qué correr el riesgo de una nueva humillación, de un nuevo insulto?, mejor no exponerlo.

Como hubiera dicho Juan Gabriel: ¿Pero qué necesidad? ¿Para qué tanto problema?

Imagen de portada: internet

ALVARO DE LACHICA* Álvaro de Lachica y Bonilla. Representante en Ensenada de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C.

andale94@gmail.com