Taxonomía: clasificación del mundo por una poeta

 

Oculto tras los ancestrales edificios que los Ensenadenses seguimos llamando las Bodegas de Santo Tomás se encuentra La penca, una mezcalería que abrió sus puertas hace solo seis meses manteniendo apenas su aire de solitud y exclusividad.

Ana Paula Cortés*/A los 4vientos

Al entrar ahí, con sus paredes de piedra, sillas de madera, poca iluminación que le da un aire de misterio, una composición de solo dos cuartos de techos altos y desde boleros hasta salsa como música de fondo, no pude evitar pensar que ese sería el lugar donde hubieras encontrado a Chabela Vargas antes de volverse chamana y a Frida Kahlo antes de volverse leyenda.

Fue este el escenario donde se hizo la presentación del libro Taxonomía, un compendio de poemas escritos por Fabiola del Castillo, una escritora risueña, femenina, libre y con un fluido spanglish que hizo de su noche un evento memorable para todos los presentes.

La “recepción” fue un momento de palpable amabilidad donde el centro de atención perteneció a la autora, quien con una cerveza artesanal en la mano se pasó saludando, repartiendo risas, abrazos, y agradecimientos a los que estaban ahí acompañándola en su noche.

Cuando el momento de la presentación llegó y Fabiola del Castillo tomó asiento al frente del pequeño pero íntimo espacio, sus primeras palabras fueron de agradecimiento a todos los que le habían ayudado a llegar ahí, ademàs de un agradecimiento personalizado para la mujer sentada a su lado, creadora de la enigmática portada de su libro: Esther Gámez.

“A mí me gusta ser más informal y … así”, dijo la autora con una sonrisa pícara para dar a entender que la noche no correría de nuestras manos escuchando el libro entero leído por ella, sino que el dialogo estaba abierto para preguntas y peticiones, ingrediente que no paro por el resto de la presentación.

Fabiola del Castillo es antropóloga al cuadrado con licenciatura, maestría y doctorado debajo de su brazo. Cuando niña era residente en un departamento del cuarto piso en la ciudad de México y turista habida en la tierra natal de su mamá: Costa Rica.

Esta combinación de ecosistemas: uno donde ver un animal era “un súper evento” y otro donde no te podías quitar la fauna de encima, la hicieron siempre tener en mente la importancia de estas criaturas en la vida; esto, sumándose a su bióloga interna frustrada y sus ganas de darle su propio orden al mundo la inspiraron a crear Taxonomía.

Los seres humanos nos creemos puramente civilizados, lógicos y racionales, olvidando que en realidad lo único que nos separa del resto de las especies más desarrolladas son un par de pulgares opuestos.

Somos salvajes en la política, la guerra y el amor; somos intuitivos cuando se trata de cuidar a nuestros hijos o confiar por primera vez en una persona; la monogamía nos cuesta trabajo, a veces hasta sangre; y somos crueles, matamos no solo para sobrevivir sino por gula, deporte, placer.

El libro que se presentó el jueves 6 de Julio, está compuesto por poemas que hablan sobre los seres vivos, dividido en cuatro reinos: animal, vegetal, fungi y uno nuevo y sensual creado por la poeta: el reino Belum, perteneciente a la guerra.

 

 

La poesía de Fabiola va desde lo juguetona a lo triste, transmitiendo de un modo muy hermoso la crueldad del mundo salvaje donde claramente participan los humanos, sin perder la femineidad de la madre naturaleza y del palpable amor que hay detrás de las tragedias.

Ya fuera por la cerveza, el mezcal o el orgánico ambiente en el que todo se desarrolló, la sección de preguntas estuvo lleno de burlas, bromas conjuntas e incluso albures sanos que solo dieron a la noche un cierre que demostró aún más la maravillosa cultura artística que está inundando a Ensenada, si esfuerzo, sin restricciones, quizá solo con un poco de natural salvajismo.

 

* Ana Paula Cortés Ruiz es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California, actual practicante en 4vientos. Ganó tercer lugar en el concurso anual “El joven y el mar” en el 2010 y aspira a ser una escritor publicada. Ha colaborado en medios periodísticos como La Gaceta UABC y  escrito para Caracol: museo de ciencias y acuario cuentos inspirados tanto en la fauna y flora de la Baja California, como en la cultura y costumbres de la península.