Caballos que jalan «calandrias» en Ensenada necesitan cuidados

También los asnos pintados de cebras en Tijuana, que su usan como un atractivo turístico, requieren protección y descanso afirma la diputada Claudia Agatón Muñiz, por lo que propuso al congreso hacer reformas a Ley de Protección a los Animales Domésticos, la cual precisa obligaciones a los dueños o encargados de este tipo de animales.

A los 4 Vientos / Congreso de Baja California

Mexicali, B.C., martes 11 de julio de 2017.- Con la finalidad de establecer medidas de protección y descanso para los animales de tiro y carga, la legisladora Claudia Josefina Agatón Muñiz, presentó una Iniciativa de reforma al artículo 37 de la Ley estatal de Protección a los Animales Domésticos.

Mencionó que en Ensenada el uso de carros tirados por caballos es un atractivo turístico y una fuente de empleos, al igual que los asnos pintados de cebras en Tijuana, así como los caballos de renta para paseos en las playas de distintos lugares del Estado.

Pero estos equinos -dijo- necesitan cuidados y bajo ninguna circunstancia deben ser sometidos a procedimientos o actividades que los lesionen, los agoten o los pongan en riesgo excesivo.

“Lamentablemente, en distintas partes del país y en nuestra entidad los accidentes con carros jalados por animales no son poco frecuentes, al igual que los casos en que los equinos caen por agotamiento o por no contar con las herraduras adecuadas para caminar en calles asfaltadas”, enfatizó.

Las «calandrias» de Ensenada, por años un atractivo turístico que ahora esta en la lupa por presunto abuso animal. Aquí, cuando los carruajes operaban en la avenida Alvarado del puerto (Foto: Facebook)

Agatón agregó que su iniciativa se desprende de una petición ciudadana para prohibir o por lo menos reglamentar la protección de los caballos usados en las carretas turísticas llamadas “calandrias”.

“Esto debido a la fotografía de un caballo que cayó al parecer en una alcantarilla o por resbalar en el pavimento, y que fue un hecho que tuvo muchos impactos y comentarios en las redes sociales,”

Luego subrayó que las “calandrias”, además de ser un atractivo turístico, es también una fuente de generación de empleos para mucha gente, por lo que al  revisar la ley de la materia en el Estado y compararla con la de otras entidades, encontró que la legislación de Quintana Roo es de las más precisas en el tema por lo que la tomó como base de su propuesta en el congreso local.

Finalmente puntualizó que es pertinente adicionar uno de los artículos de la Ley local sobre la materia para precisar las obligaciones de los dueños o encargados de este tipo de animales.

Foto: Youtube

Abuso, maltrato, la vida normal de los equinos

El 17 de junio, Ana Daniela García Salgado, integrante de la asociación civil “Ellos son la razón”, anunció que la organización que protege los derechos de los animales solicitaría a las autoridades que regularan o prohibieran el uso de caballos en las «calandrias» porque los dueños de los carruajes turísticos abusan de los equinos.

Meses antes (enero de este año) se difundió por redes sociales un video en el que se observa a un caballo caer agotado cuando jalaba una «calandria» que transportaba a un grupo de turistas por el bulevar costero de Ensenada.

A principios de junio pasado, otro equino resbaló al suelo en la misma vía urbana porque, al parecer, las herraduras que usaba estaban en mal estado, y en julio de 2012 un caballo sufrió la fractura de una de sus patas traseras cuando el conductor de un automóvil embistió por la parte trasera a una «calandria» en el bulevar costero, provocando además lesiones menores a cinco turistas estadounidenses.

“Desde que recibimos este video nos hemos enfocado en trabajar en este tema. Es muy triste ver como estos caballos están todo el día haciendo un esfuerzo en jalar personas, y en los ratos libres los tienen amarrados sin brindarles sombra que los proteja del sol, con los ojos tapados, y algunos se ven desnutridos”, señaló la activista a la Agencia Fronteriza de Noticias (AFN) de Tijuana.

El 21 de julio de 2012, un automovilista embistió por la parte trasera a una «calandria» en el bulevar costero. Cinco personas resultaron heridas y el caballo que jalaba el carruaje sufrió la fractura de una de sus patas traseras (Foto: The fulano space)

Entonces dos fueron sus propuestas para terminar con el abuso a los caballos: 1.- prohibir las «calandrias» porque la legislación internacional considera esa actividad como «una explotación animal» carente de cuidados, descanso y atención médica oportuna para los animales; 2.- regularizar su uso para que los caballos cuenten con horarios específicos, un médico veterinario de cabecera y un peso máximo que deben jalar o cargar.

“Hemos visto que estos caballos llegan a cargar el peso de familias integradas por seis personas, e incluso con sobrepeso. Estamos hablando de más de 500 kilos. Es un esfuerzo muy grande para un animal y eso es injusto, por lo que debe terminar.»