Sicarios matan a otro comandante municipal en el valle de San Quintín. Van 4 muertos en menos de 48 horas

Cuatro personas muertas y un herido es el saldo de una nueva ola de violencia en la zona rural de Ensenada en las últimas 48 horas. Entre los ejecutados está el comandante de la policía preventiva municipal de la delegación Camalú del valle de San Quintín, Antonio García.

A los 4 Vientos

Ensenada, B.C., a 7 de julio del 2017.- El lesionado de gravedad es un policía local a quien sus colegas identificaron como Macoa Gutiérrez, nombre presuntamente incluido en una de las tres «narcomantas» que desconocidos dejaron en lugares públicos de la delegación Lázaro Cárdenas, valle de San Quintín, los pasados días 19 y 22 de abril.

García y Gutiérrez fueron agredidos la tarde de hoy afuera de las instalaciones de la delegación municipal en Camalú. Policías consultados por A los 4 Vientos revelaron esta noche que fueron seis personas que viajaban en una camioneta Jeep Cherokee, las que cometieron el atentado.

«Llegaron y a gritos llamaron al comandante para que saliera. Afuera se hicieron de palabras y los sicarios dispararon contra Antonio, que cayó muerto al no poder repeler la agresión, y luego atacaron a Macoa y éste quedó muy gravemente herido», indicaron los agentes.

Los informantes confirmaron que Gutiérrez estaba en una lista de presuntos policías que protegen a los narcotraficantes al menudeo que operan desde hace años en el valle de San Quintín.

Las oficinas de la delegación Camalú, donde hoy por la tarde se registró un atentado contra dos policías preventivos, uno de los cuales está muerto y el otro seriamente lesionado (Foto: Internet).

Su nombre, junto con el de su hermano -identificado en las «narcomantas» de abril como «Franky»– así como Ulises Ceballos, ex comandante de seguridad pública en la delegación de San Quintín en el gobierno del profesor Gilberto Hirata Chico y herido en el atentado del 5 de marzo que costó la vida a Sergio Enrique Echevarría Solís, comandante de la delegación El Marmol, y Nalo Chávez, cuñado de Ceballos, estaba en las narcomantas según confirmaron las fuentes que consultó este medio.

«Al igual que pasó con el comandante Echevarría, los nexos de algunos malos policías con los narcotraficantes que operan en el valle (de San Quintín) costó la vida de otro buen elemento, sin vínculos conocidos con los delincuentes, como lo era el comandante Antonio García. Ya son dos a los que nos matan y los jefes siguen sin dar una respuesta operativa inmediata y contundente a los criminales. ¿Hasta cuándo van a responder con acciones y no tan solo con declaraciones?», comentaron los agentes A los 4 Vientos.

Diez horas antes de la segunda violenta acción contra los policías municipales, que movilizó a todas las agencias de seguridad y al ejército destacado en el valle agrícola, los cuerpos de dos hombres ejecutados con armas de fuego en el ejido Díaz Ordaz, en la delegación municipal de Colonet, fueron localizados en un camino vecinal que conduce al campamento hortícola Las Brisas.

Los cadáveres presentaban impacto de arma de fuego en distintas partes del cuerpo. Quedaron a escasos 15 kilómetros del ejido Rubén Jaramillo, en la delegación Camalú, lugar en donde el pasado 27 de junio fueron abandonados cuatro hombres también víctimas de la confrontación que sostienen grupos criminales por el control del narcomenudeo en el valle de San Quintín, lugar en donde han sido ejecutadas más de 50 personas en lo que va del año.

Los cuerpos balaceados de dos hombres se localizaron hoy en la mañana en las inmediaciones del ejido Rubén Jaramillo, delegación de Camalú (Foto: Dejando Huella Noticiario).

Y los restos en estado de descomposición de otro hombre se localizaron el miércoles 5 de julio en el interior de una hielera abandonada en la porción arenosa del humedad conocido como El Salitral, en las inmediaciones del estero Punta Banda de la Bahía Todos Santos, cinco kilómetros al sur de la ciudad de Ensenada.

La cifra oficial de asesinatos dolosos en el municipio de Ensenada hasta mayo pasado era de 69 -dato de la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California-, pero medios de comunicación locales citan de manera extraoficial que al concluir junio la cifra creció a 90, un número sin precedente en toda la historia de la municipalidad.

El presidente municipal Marco Antonio Novelo Osuna, ha declarado en reiteradas ocasiones que los tres niveles de gobierno y las fuerzas castrences se han reunido al menos en cuatro ocasiones en lo que va del año para coordinar acciones contra la delincuencia.

Incluso dijo que la Secretaría de Gobernación se comprometió a intervenir en el problema para retomar el control y contener a los grupos criminales que operan en San Quintín y el resto del municipio. Hasta el momento, es claro, no hay resultados.

Te sugerimos leas información de contexto en el siguiente enlace: