La Facultad de Artes de la UABC protege al ambiente contra residuos peligrosos 

La Unidad Académica se encuentra certificada en Calidad Ambiental por la Profepa.

A los 4 Vientos / UABC

Mexicali, B.C., 30 de junio de 2017.- Desde el año 2008, la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) Campus Mexicali, fomenta una cultura de responsabilidad y protección, y disminuye y evita daños al ambiente con la construcción y operación de un almacén de residuos peligrosos y la capacitación del personal para el debido uso de esos desechos.

La licenciada Lucía Ríos Zamudio, responsable de Protección Civil y Medio Ambiente de la Facultad, manifestó al respecto:

“Cada año los estudiantes de la Licenciatura de Artes Plásticas generan alrededor de mil 160 litros de agua con pintura y 146 kilogramos de sólidos impregnados, por lo que los profesores instruyen a los alumnos sobre cómo manejar los residuos peligrosos y estos no sean depositados en la basura común.”

Indicó que en cada taller existe una zona designada para colocar los restos que usan los estudiantes.

“Tenemos contenedores de 20 litros de capacidad que son específicamente para residuos de agua con pintura, sólidos impregnados con pintura y/o solvente, o líquido revelador. Una vez llenos, los contenedores son pesados y trasladados al almacén de residuos peligrosos”, explicó.

Los residuos también se registran en la bitácora del almacén y son vaciados en depósitos con una capacidad aproximada de 200 litros.

Parte del equipo de recolección de residuos peligrosos de la Facultad en Mexicali (Cortesía).

“Posteriormente, la empresa transportista Sistemas Ecológicos para la Protección del Medio Ambiente, viene por los residuos y los traslada a la Ciudad de México”, explicó la licenciada Ríos Zamudio.

Cabe destacar que la facultad invita a los estudiantes a que lleven los residuos peligrosos que generan en sus hogares para evitar desecharlos a la basura común.

Además, se realizan campañas de concientización y capacitación anual, así como la toma de acciones de emergencia en caso de derrames o accidentes.

“Gracias a estos cambios se redujo la tasa de generación de residuos y se controló el riesgo ambiental”, afirmó.

Informó que la Facultad de Artes tiene un sistema de control ambiental que abarca desde residuos peligrosos hasta manejo del agua, suelo, campañas de reciclaje de materiales no peligrosos, uso de energía eléctrica y reforestación, entre otros que la han llevado a conseguir la más alta certificación en calidad ambiental.

“Desde el 2008 la Facultad está comprometida con la comunidad y con el medio ambiente, por lo que todas sus instalaciones y actividades se encuentran certificadas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa)”, explicó.

Agregó finalmente que la certificación se realiza cada dos años, por lo que el trabajo en conjunto de todo el personal de la Unidad Académica, así como de los estudiantes, hace posible alcanzar ese reconocimiento.