REPASO DE LOS (D)AÑOS: Periodistas, enemigos del narcogobierno

Atole con el dedo nos dieron la semana pasada con la noticia de que a la PGR finalmente se le ocurrió solicitar una orden de aprehensión contra el exgobernador, César Duarte Jáquez, por el delito de peculado electoral, que implicó el desvío de más de 79 millones de pesos presuntamente retenidos a servidores públicos del gobierno duartista para transferirlos al PRI. ¿En serio es tan complicado preguntarle a Peña Nieto dónde está bebiendo margaritas el representante prófugo del Nuevo PRI?

Iván Gutiérrez 

Y bueno, mientras tanto el cerdo de Javier Duarte ha aceptado ser extraditado a México, dándose el lujo de decir que el gobierno de Yunes es “fallido” durante su segunda audiencia pública, en la que consideró con una sonrisa cínica que las acusaciones en su contra — delincuencia organizada, tráfico de influencias, desvío de recursos, peculado y abuso de autoridad— son “infundadas, ligeras, vagas e imprecisas”. ¡Amén por la justa inocencia de nuestro tirano favorito!

Al menos una buena noticia parieron los diarios en los días que se acaban de esfumar: oficialmente es legal el uso de la mariguana para uso terapéutico. Claro, ahora se debe reglamentar desde la Secretaría de Salud la manera para sembrar y obtener la planta para fines curativos, pero el primer paso está dado.

¿Será ésta la puerta de entrada para una política más inteligente frente a drogas suaves como la marihuana? ¿Seremos capaces proponer y difundir percepciones menos prejuiciosas frente a esta planta milenaria? ¿Podremos mermar las fuerzas del narcotráfico promoviendo un auto-consumo y auto-cultivo responsable? Preguntas para el debate, la reflexión y la acción.

 

 

Periodistas, enemigos del narcogobierno

Y bueno, vamos llegando a la cuestión más trascendental de los últimos 7 días: las reiteradas afrontas contra el gremio periodístico en México. Esta semana fue hallado el cadáver calcinado del periodista Salvador Adame, reportado como desaparecido desde el 18 de mayo pasado; otra pluma rota, sumando ya 8 las que nos hacen falta en 2017.

De igual manera, el día de hoy martes 28 de Junio Rubén Pat, periodista de Quintana Roo, fue detenido y golpeado por elementos municipales, quienes le dijeron que “era sólo el principio” si no “le bajaba a las notas contra ‘el jefe”, esto en referencia al trabajo crítico del reportero, quien ha publicado información que vincula a funcionarios locales con la delincuencia organizada.

Así pues, el mismo móvil que motivó el asesinato de Miroslava Breach en Chihuahua y Javier Valdez en Sinaloa; la cobardía y deshumanización de las autoridades en su máxima expresión.

Hoy los periodistas se han levantado: ya han sido demasiados los agravios. Así lo pudimos constatar la semana pasada, cuando un grupo de periodistas le dio la espalda al Osorio Chong para exigirle avances en la investigación del asesinato de Javier Valdez. Frente a autoridades militares como el general Cienfuegos, estos reporteros pusieron en alto la dignidad y el honor de los más de 120 periodistas asesinados en los últimos 10 años.

Un grupo de periodistas le dio la espalda al Osorio Chong para exigirle avances en la investigación del asesinato de Javier Valdez.

Sin embargo, por si los casos anteriores no fueran suficientes para hacer estremecer el alma y llenarnos de coraje, el hecho de mayor impacto contra el gremio periodístico fue el denunciado el lunes pasado por el New York Times, concerniente al espionaje realizado por el gobierno de Peña Nieto contra activistas, periodistas y abogados a cargo de defender los derechos humanos.

Como expuse en un artículo publicado el lunes 20 de Junio, la revelación del New York Times nos confirma lo que varios venimos sospechando desde hace tiempo: el PRI está sentando las condiciones para ejecutar, de ser necesario, un golpe militar en México con el apoyo de las fuerzas armadas norteamericanas, ante la posible victoria de la izquierda en las presidenciales del 2018.

Como todo gobierno autoritario, fascista y paranoico, el espionaje no podía quedar fuera de las estrategias maquiavélicas: hay que vigilar toda posible amenaza a los intereses de la oligarquía mafiosa que nos gobierna.

Preocupante es que a lo largo de la semana hayan salido a flote datos e informaciones reveladores, por ejemplo, que se han comprobado 729 blancos de espionaje en México  — ¿cuántos de ellos periodistas, cuántos de ellos familiares de derechos humanos, cuántos de ellos hijos adolescentes como el de Aristegui?—, o la afirmación del politólogo Eduardo Buscaglia, de que el espionaje lleva desde el sexenio de Calderón, siendo miles las víctimas del terrorismo de Estado.

Los comentarios de Buscaglia son tan atinados que no resiste replicar aquí uno de ellos:

“A sabiendas o no, Enrique Peña Nieto es sólo un gerente operativo de un Gobierno mafioso que administra a redes criminales dentro de un Estado débil y vacío, de 45 instituciones necesarias para combatir y prevenir a la delincuencia organizada compuesta por políticos empresarios y empresarios politizados que usan a células sucias de agentes de inteligencia y policías para intervenir ilegalmente las comunicaciones privadas de decenas de miles de personas en Mexico, intervenciones ilegales que después derivan en crímenes de lesa humanidad, tales como decenas de miles de desapariciones forzadas, torturas y asesinatos de periodistas”.

Vivimos vigilados y amenazados por un gobierno que nos quiere sumisos, callados o en su defecto muertos. Esto tiene que cambiar, y para ello necesitamos una autoridad judicial internacional independiente que imparta la justicia que el Estado Mexicano no puede conceder por ser una estructura corrupta hasta la médula.

Y bueno, en este país surreal, resulta que el presidente no sólo ha negado el espionaje, sino que contrario a cualquier decisión con un mínimo de justicia y respeto al gremio, ha anunciado que piensa investigar a aquellos que han “calumniado y manchado” la imagen del gobierno mexicano. ¡Hazme el chingado favor!

Un año nos separa de la oportunidad dorada que el 2018 representará, punto de quiebre para construir un cambio de paradigma político, social y económico en México. En todos está comenzar a construir una sociedad, una colonia, un hogar nacional más digno, pacífico, democrático y justo para todos.

El enemigo lo tenemos bien claro, y si todavía les quedan dudas, aquí pueden encontrar un amplio análisis de cómo las reformas de Peña han serivdo para enriquecer a la familia de Carlos Salinas… y también a Slim. ¡Nos leemos la próxima semana, gracias por mantenerse informado!