Con Novelo crecen deuda, pasivo, burocracia

En tan solo cuatro meses de la nueva administración municipal, la deuda pública de Ensenada creció un 9.8 por ciento al situarse en 741 millones de pesos, es decir, 66.1 millones más de como la dejó el ex presidente municipal Gilberto Hirata Chico.

Javier Cruz Aguirre / A los 4 Vientos

Ensenada, B.C., a 21 de junio del 2017.- Pero eso es apenas la entrada a una situación aún más delicada para las finanzas municipales: de diciembre de 2017 al 31 de marzo pasado el pasivo del ayuntamiento creció 12.8 por ciento; es decir 213.7 millones más de como lo dejó Hirata para llegar a ser de mil 881.6 millones de pesos.

Un nuevo estudio hecho por contadores públicos independientes con base a la información oficial del XXII Ayuntamiento de Ensenada respecto a la Situación y Estados Financieros de Ensenada al 31 de Marzo de 2017, destaca también que pese a la “reingeniería” administrativa que el edil Marco Antonio Novelo Osuna puso en marcha el primer día de su mandato -1 de diciembre de 2016-, el escenario para su gobierno es “preocupante”.

El documento, del cual A los 4 Vientos tiene una copia, dice: “El análisis arrojó resultados que no son muy aceptables por el comportamiento de la deuda pública y los pasivos, que tienen al municipio al borde de un problema y una crisis financiera que, a como se ve el panorama nacional, está muy lejos del rescate ya que la presente administración carece de maniobra financiera.”

Y agrega: “Por tanta deuda, como se constata en la información base del análisis, se ve difícil que con estos números la nueva administración pueda cumplir con los compromisos propios y los que le heredaron”.

La investigación financiera compara la deuda y pasivos del ayuntamiento de los presidentes municipales Pablo Alejo López Núñez (Partido Acción Nacional), Enrique Pelayo Torres (Revolucionario Institucional); Gilberto Hirata (PRI) y Osuna Novelo (PRI).

Los contadores destacan un hecho poco conocido: la presencia de la Maestra en Administración Pública Guadalupe Méndez Maldonado, en cuatro de los últimos cinco Ayuntamientos de Ensenada –actualmente es Tesorera en el gobierno de Novelo Osuna-.

Guadalupe Méndez en su toma de protesta con el edil Marco Antonio Novelo (Cortesía)

¿La arquitecta de la crisis?

Este personaje, indican los analistas, comenzó como secretaria de Administración y Finanzas en la administración municipal del panista Cesar Mancillas Amador, quien a su vez la heredó en el cargo a Pablo Alejo López Núñez,

Posteriormente, en la gestión de Enrique Pelayo Torres, hizo las mismas funciones pero como directora de Planeación y Gestión Financiera, cargo por el cual recibió un sueldo mensual promedio de 52 mil pesos, ingresos que hoy percibe igual como Tesorera del XXII Ayuntamiento local.

Tras ausentarse del gobierno para trabajar en la Sindicatura de Tijuana, en donde al final de gobierno fue objeto de un par de investigaciones administrativas que superó, Méndez regresó con Novelo y fue artífice para algo que ha sucedido de manera peligrosa en el Ayuntamiento de Ensenada desde el gobierno de López Núñez: el aumento de la deuda pública y el pasivo de la administración pública local.

“En la administración de Pablo Alejo López Núñez, y con la asesoría de la actual Tesorera, se contrató el préstamo de 206 millones 348 mil 944 pesos, el cual fue contratado a 20 años -o sea comprometido a 6.6 administraciones municipales-, con un importe de 192 millones 50 mil 936 pesos de intereses por pagar, dándonos un total de duda de 398 millones 399 mil 880 pesos”, destacan los analistas.

Y agregan; “cabe hacer mención que los millones pesos de intereses nunca han estado reflejados en el Estado de Situación Financiera, Esto desde su contratación hasta hoy que de nuevo la maestra vuelve a ser la encargada de la buena aplicación y ejecución de los recursos”.

En la administración de Enrique Pelayo Torres gestionó otro préstamo al ayuntamiento: éste de 200 millones de pesos, “lo cual incrementó la deuda y el pasivo, y de paso dio pie a todo los desvíos y la mala aplicación de los recursos federales provenientes de las participaciones federales, estatales y de recursos propios”.

Y en el arranque del gobierno de Marco Antonio Novelo, Méndez Maldonado gestionó y obtuvo un nuevo crédito con el Banco Interacciones, S. A., grupo financiero cuyo director general es el licenciado Carlos Hank González, por un monto de 77 millones 695 mil 900 pesos. Esto para cubrir las necesidades del ayuntamiento a corto plazo y con fecha de vencimiento al 30 de noviembre de 2017.

Carlos Hank y su banco Interacciones, «salvador» de Novelo en el arranque de su administración (Foto: El Economista).

Todo a la alza, excepto la calidad de vida

Así, el crecimiento de la deuda de Ensenada es impresionante en los últimos siete años y medio.

Informan los contadores que ya antes revelaron cómo los funcionarios municipales de primer nivel pagan hasta 93 por ciento menos de impuestos que el resto de los contribuyentes en México:

“Con Pablo Alejo López la deuda se situó en 206.3 millones de pesos; con Enrique Pelayo llegó a 367 millones; con Gilberto Hirata terminó en 674.8 millones y al 31 de marzo del 2017 se ubicó en 741 millones de pesos”.

Es decir, en el periodo creció 3.6 veces (534.7 millones de pesos).

Pero el caso del pasivo es increíble: “Fue de 368.5 millones de pesos con López Núñez; aumentó a 783.5 con Pelayo Torres; subió a mil 667.9 millones con Hirata Chico y su ubicó en mil 881.6 millones de pesos al terminar el primer trimestre del año con Novelo”.

Esto significa que en el periodo 2010 al último día de marzo pasado creció 5.1 veces, ¡es decir mil 513.1 millones de pesos!

Al desglosar el incremento del pasivo entre lo que dejó Hirata y lo que oficialmente reportó Novelo en Transparencia, los analistas reportaron un aumento en los primeros cuatro meses del nuevo gobierno local de 66.8 millones de pesos. Algunos rubros se dieron así:

Con el ISSSTECALI el pasivo creció 46.3 millones de pesos; con el sindicato de burócratas aumentó en 2.6 millones; con Hacienda (no acreditación del Impuesto sobre la Renta y sobre el Producto del Trabajo que descontó a los trabajadores) en 18.4 millones; con proveedores al corto plazo por 15.5 millones; y cuentas por pagar al corto plazo por 62 millones.

Tan solo con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Baja California (ISSSTECALI), una verdadera montaña rusa financiera para todas las administraciones municipales de Ensenada desde el gobierno del doctor Jorge Antonio Catalán Sosa (2001-2004), el pasivo del ayuntamiento creció 7.86 por ciento -11.5 millones por mes- para quedar, al 31 de marzo pasado, en 635.7 millones de pesos.

ISSSTECALI, el «Agujero Negro» de los gobiernos de Ensenada (Archivo).

¿Recorte o aumento de personal?

Otra desagradable sorpresa la reportan los fiscalistas independientes en el capítulo de Servicios Personales: Nómina y Prestaciones.

Pablo Alejo López dejó la nómina del Ayuntamiento de Ensenada en 559.2 millones de pesos, que por sí misma representó un aumento del 30.8 por ciento respecto a lo que heredó de César Mancillas Amador.

“Enrique Pelayo dejó el pago en 717.5 millones (28.29 por ciento más que López); Hirata la dejó en 961 millones (33.9 por ciento más) y al marzo de 2017 Novelo paga mil 150 millones (tomando en cuenta aguinaldos de diciembre del 2017) para un incremento del 9.16 por ciento. ¿Por qué?”

El análisis primero explica que para el mismo periodo de 1 de diciembre al 31 de marzo, pero de 2016 con Hirata y 2017 con Novelo, hay un aumento de 34.8 millones de pesos en el pago de nómina del actual gobierno municipal, lo que representa una diferencia de 15.9 por ciento entre ambas administraciones.

La segunda respuesta a la pregunta de por qué en la Situación y Estados Financieros del XXII Ayuntamiento de Ensenada al 31 de marzo pasado se tiene un mayor pago de nómina, la representaron de manera contundente los contadores luego de verificar el tipo de empleados -según nómina- que se reportan oficialmente en Transparencia:

“Lo que se refleja aquí es que hay al menos 300 empleados de más. El resultado de este análisis nos dice que por cada trabajador sindicalizado hay uno de confianza.”

Precisan que su análisis se complementa con el resto de trabajadores -el personal por honorarios y funcionarios-, los cuales vienen a sumarse a los de confianza «y hacen un todo, del que obtenemos que hay mil 145 empleados de confianza».

Los especialistas concluyen al respecto: “Definitivamente hay exceso de personal. Se requiere hacer un recorte de empleados. El mismo presidente municipal Marco Antonio Novelo lo ha dicho, mas no se hecho. No al menos hasta el 31 de marzo del 2017.”

Y terminan su investigación con los siguientes comentarios:

“Esperaremos que las estrategias financieras, operativas y administrativas que se incluyen en el programa de Reingenieria del Presidente Municipal Marco Antonio Novelo Osuna, vengan a resolver los principales problemas existentes en la ciudad como son la recolección de basura, el problema del alumbrado público, el bacheo de las calles, el mantenimiento de parques y jardines, así como otro punto muy primordial como lo es la seguridad pública. Esto es lo único que necesita Ensenada y es lo que contempla el Artículo 115 Constitucional, que estipula claramente las obligaciones que tienen los municipios con la ciudadanía. El querer hacer más de lo que se está obligado por ley, ya es para de satisfacer otro tipo de necesidades.”