A DOS DE TRES CAÍDAS: México, sin espacio para la desesperanza de los espíritus libres

Sembrar en el desierto, sin contar con infraestructura hidráulica ni con tecnología agrícola parecería una locura… y sin embargo, hay muchas personas en nuestro país (y me imagino que en el mundo) que lo siguen haciendo, con la esperanza del arribo de lluvias de temporal que pueden o no llegar, pero que cuando llegan permiten una cosecha en esos parajes inhóspitos y difíciles.

Arturo Ruiz, El Súper Cívico / A los 4 Vientos

¡Y eso, es un triunfo a esa locura empecinada del sembrador de tierras muertas!

Así como esos campesinos abren surcos en la tierra yerma, bajo las inclemencias climáticas, en México, muchos periodistas y defensores de derechos humanos siembran conciencias y alimentan libertades día a día, y lo hacen porque en sus conciencias prevalece el humanismo, el espíritu de la justicia y la verdad como brújula de sus existencias.

Ellos son auténticos sembradores de luces que no siempre brillan, pero que cuando lo hacen, iluminan el pensamiento de muchas personas, las más de las veces desconocidas y anónimas.

Esta perseverancia en escribir de forma libre y crítica y en defender desde los derechos humanos básicos hasta los derechos sociales, económicos y de acceso a la tecnología, implican una lucha permanente, ardua, en un país en donde la clase política y los poderes facticos han establecido sus privilegios con base a la opacidad y en el control de la información.

Por eso son admirables los periodistas libres y los defensores de los derechos humanos y cabe decir que en México no hay espacio para la desesperanza de los espíritus libres, porque si ellos callan o se retiran, en esa medida el país cederá ante quienes se apoyan en el periodismo chayotero y mercenario, además de que los derechos humanos seguirían siendo violentados por gobernantes y autoridades sin escrúpulos ni principios éticos.

Y comento esto ante la evidencia (no novedad) de que en México se espía a periodistas, defensores de derechos humanos y otros personajes que tienen incidencia en la vida política y social del país.

Y digo que no es novedad, porque ya con anterioridad se había dado a conocer que algunos gobiernos estatales, como el gobierno panista de Baja California, así como dependencias de inteligencia política y de seguridad nacional, habían adquirido tecnología para espiar a sus opositores y líderes de opinión. Tal como en su momento lo publicaron para el caso de Baja California, tanto el Semanario ZETA, como  4 Vientos , entre otros medios.

De ahí la insistencia casi suplicante de que no entre ni el desánimo, ni la desesperanza entre los periodistas y defensores de los derechos humanos, sabemos que el precio que ellos pagan es alto… vivir castigados económicamente, amenazados e incluso calumniados.

Pero su vocación libertaria debe continuar, porque si su voz y sus letras se callan, el pueblo quedará en gran parte inerme, ante los gobernantes y criminales que aspiran a una sociedad callada y sumisa.

¿Pero qué hacer ante esta nueva evidencia de espionaje? ¡Quejarse en redes sociales no basta!

Creo, por tanto, que se hace necesaria la solidaridad de los ciudadanos comunes y corrientes como un servidor, para iniciar una exigencia ante la autoridad para que este espionaje sea detenido y que se castigue a los autores intelectuales de esta actividad.

Es necesario también, elevar una iniciativa ciudadana para exigir que se sancione con severidad el espionaje ilegal y defender el derecho a la privacidad de las personas.

Si no lo hacemos, el día de mañana, todos seremos victimas de nuestra propia apatía y estaremos en manos de tiranos que pueden infiltrarse en nuestras comunicaciones y vida privada.

Y si eso sucede… pues será inmenso el costo de no haber hecho nada para impedirlo… ¿O no?

P.D. (Quedo abierto en inbox o en la redacción de 4 Vientos, por si hay interesados en avanzar con acciones concretas, porque callado y quieto el Súper Cívico no se va a quedar).