Secundaria 203, sumida en la inseguridad e insalubre por abandono de autoridades

Una vereda de tierra llena de basura; a la izquierda un descuido puede significar una caída de más de 15 metros por un barranco. Más adelante el trayecto continua descendiendo por una colina agrietada donde es fácil resbalarse por la soltura del suelo.

Sin embargo, las condiciones del terreno son lo menos preocupante para los cientos de estudiantes que a diario caminan por este acceso a la secundaria 203, pues para ellos el mayor peligro es ser asaltados por criminales y drogadictos que utilizan armas punzocortantes para quitarles sus celulares y otros objetos de valor.

Iván Gutiérrez

Inseguridad rampante, falta de accesos dignos y la ausencia del servicio de recolección de basura son algunas de las problemáticas que los estudiantes de la secundaria 203 deben enfrentar cada jornada para ir a estudiar.

Ubicada en al noreste de la ciudad de Ensenada en una zona donde solo hay 6 patrullas para atender 30 colonias –fraccionamientos que poseen altos índices delictivos-, los accesos a este complejo educativo se encuentran sobre 2 terrenos ejidales llenos de basura y delincuencia.

Así lo expresaron madres de familia preocupadas por las condiciones de inseguridad e insalubridad que deben soportar sus hijos, por lo que hartas de la desatención de las autoridades decidieron ponerse en contacto con 4vientos para exhibir su situación:

“Ya es insostenible este clima criminal. A los chicos los asaltan con navajas gente que vive en las casas y terrenos abandonados como picaderos, ¡incluso hace poco un hombre con un machete se metió al plantel! Y fue en la entrada principal a la secundaria donde hace uno meses encontraron el cadáver de una jovencita desaparecida…”, expresó una de las madres de familia.

“Los dos accesos al plantel son inseguros: los niños han sufrido asaltos, los padres de familia han sido apedreados y hace uno días un grupo de vándalos arrojó bombas caseras a los autos”, declaró una de las denunciantes. “Los delincuentes también se han metido a la escuela para robarse el cerco de seguridad, el cableado e incluso el timbre”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El grupo de mujeres también expresó que ya han acudido con las autoridades correspondientes para que se atiendan tanto las necesidades de seguridad como de recolección de basura, pero hasta el momento no han recibido una atención efectiva a sus problemas:

“En enero la escuela hizo peticiones a diversas autoridades, y nosotras como madres de familia fuimos en Marzo con el director de obras, el presidente municipal y funcionarios de seguridad pública.

“Les pedimos que trajeran más patrullas (porque solo hay 6 para 30 colonias), y que hicieran rondines a las horas de entrada y de salida para resguardar la seguridad de los jóvenes y prevenir la venta de droga. Sin embargo la respuesta ha sido nula, al grado de que cuando hemos hecho reportes de robo nunca llegan las patrullas”.

Las denunciantes declararon que “los malandros son un grupo de unos 15 adolescentes de entre 13 y 21 años, algunos que ya han ido detenidos pero los sueltan de inmediato por el Nuevo Sistema de Justicia Penal; los agarran y a las 24 horas los dejan ir. Muchos padres tienen miedo de que sus hijos sufran represión si los denuncian, porque viven en el mismo barrio que los delincuentes, son sus vecinos”.

Las madres mencionaron que también necesitan apoyo para la limpieza de los alrededores, pues ambos accesos están llenos de basura y el camión de la basura no alcanza a llegar por lo angosto del camino.

Por su parte, una maestra del plantel expuso que gracias al programa del “Consejo Escolar de Participacion Social” los padres de familia se han estado involucrando en las problemáticas escolares, y que es a través de la coordinación con ellos y las autoridades que se deben resolver las diversas situaciones que confronta la escuela.

“Lo único que demandamos a las autoridades es que haya una respuesta a nuestras necesidades de seguridad y limpieza, algunas peticiones que vienen desde años atrás. En la comunidad hay muchos otros problemas que atender, como los altos índices de drogadicción y vandalismo, pero a nosotros lo que más nos preocupa es la integridad de los alumnos.

 “Necesitamos infraestructura de seguridad. Ante ya recibimos un cerco del presupuesto del ramo 33, pero se lo robaron. Lo que necesitamos ahora es una barda con barrotes, que desalojen los picaderos de los alrededores y que nos apoyen con la limpieza de la maleza y a aplanar el terreno de tierra. Todo lo que pedimos es eso: instalaciones dignas para los alumnos”, concluyó la profesora.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cabe destacar que la zona donde se desarrollan este tipo de hechos corresponde a la periferia de la ciudad, en el área compuesta por colonias como Lomas de la Presa, Villas del Sol, Nuevo Milenio, San Rafael, Mar de Ensenada, Misiones de Altamar, Popular 89 y La Encantada, muchas de ellas con amplias carencias en materia de servicios básicos debido a que su crecimiento demográfico se ha dado de forma invasiva, en un intento de las familias por resolver por sí mismas los problemas de vivienda que no les ha garantizado el Estado. 

Es así que para varios habitantes de esta zona acceder a servicios como seguridad, alumbrado público o recursos vitales como el agua ha sido una lucha constante para garantizar lo poco que tienen. 

Este rincón de Ensenada también destaca por ser una zona de “oportunismo político”, a la que acuden los aspirantes a puestos públicos para prometer atención a la ciudadanía y ganar votos durante las campañas políticas.

Así mismo, sobresale que, según datos del INE, en las elecciones pasadas los resultados electorales fueron favorables para Omar García en una votación al 2×1, lo que podría reflejar que los habitantes de esta zona desean un cambio político ante el constante abandono de las autoridades, quienes sólo se acuerdan de las carencias de los ciudadanos en temporadas electorales.