Inequidad y abuso fiscal en el gobierno de Ensenada

Los aproximadamente 200 funcionarios de primer nivel que laboran en el Ayuntamiento de Ensenada, pagan en promedio el 6.3 por ciento de lo que les correspondería contribuir de Impuesto sobre la Renta (ISR) en el sistema tributario que se aplica a los contribuyentes exentos de un trato fiscal preferencial.

Javier Cruz Aguirre / A los 4 Vientos

Ensenada, B.C., a 14 de junio del 2017.- Tan sólo 11 de esos altos servidores públicos, entre ellos el presidente municipal Marco Antonio Novelo Osuna, la síndico procuradora Karina Castrejón Bañuelos, el secretario fedetario Iván Barbosa Ochoa, y el coordinador de Gobierno Mario Alberto Cabrera Mendoza, pagan en conjunto al mes siete mil 803.30 pesos por concepto del Impuesto sobre el Producto del Trabajo (ISPT) cuando deberían aportar 124 mil 582.16.

Esta inequidad en el pago de impuestos federales de los directores, subdirectores, jefes de departamento, ediles y ocupantes de otros altos cargos en el XXII Ayuntamiento de Ensenada, queda en evidencia en un análisis fiscal hecho  a la nómina que se publica en el portal de Transparencia del gobierno local.

Los contadores públicos independientes que hicieron el estudio encontraron también que el trato especial del Servicio de Administración Tributaria (SAT)  a la élite gubernamental del municipio, contrasta con el trato que estos funcionarios dan a sus más de dos mil 700 subordinados en el ayuntamiento y a quienes retienen impuestos.

En el  reporte fiscal a la Cuenta Pública 2015 del Ayuntamiento de Ensenada, último hecho público hasta hoy por la cámara local de diputados y el el Órgano Superior de Fiscalización de Baja California, el gobierno local debía a la Secretaría de Hacienda 106.6 millones de pesos retenidos a los trabajadores del ayuntamiento por Impuesto Sobre la Renta (ISR) en sueldos y salarios, Honorarios Asimilables a Salarios, gravamen sobre Honorarios Pagados a Profesionistas, e Impuesto sobre Retenciones por Arrendamientos.

Pero en marzo de este año un nuevo corte de la Sindicatura de Ensenada ubicó  el mismo débito en más de 684 millones de pesos, cifra que confronta administrativa y judicialmente al ayuntamiento con la Secretaría de Hacienda.

El estudio fiscal de los contadores públicos independientes al cual A los 4 Vientos tuvo acceso, precisa que de acuerdo con la Fracción IV del Artículo 31 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es obligación de todos los nacionales del país:

“Contribuir para los gastos públicos, así de la Federación, como de los Estados, de la Ciudad de México y del Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes”.

La toma de protesta de algunos nuevos altos funcionarios municipales en el XXII Ayuntamiento de Ensenada (Cortesía)

Sin embargo, por motivos hasta hoy opacos, la hacienda municipal aplica un trato preferencial al descuento de impuestos que hace a los altos funcionarios y representantes populares: pagan hasta un 93.7 por ciento menos que el promedio de lo que aporta el resto de los empleados del ayuntamiento.

El análisis se ocupa de 11 casos concretos de inequidad fiscal. Comienza con el presidente municipal Marco Antonio Novelo, quien gana mensualmente 79 mil 999.80 pesos de donde se le retienen 782.70 de ISR, cuando en realidad debería pagar 20 mil 670.83 pesos.

A la síndico Castrejón se le descuentan 689.10 pesos de su sueldo de 60 mil 546, cuando debería pagar al fisco federal 14 mil 484.70 pesos.

A Iván Barbosa, a Mario Alberto Cabrera, a la tesorera municipal Guadalupe Méndez Maldonado, y a la Oficial Mayor Mónica Vargas Núñez, que ganan 52 mil 884 pesos, se les descuentan 689.10 pero deberían cubrir 12 mil 186.10 pesos.

Otro caso a examen fue el de los 15 regidores del cabildo: ganan mensualmente 42 mil 400.70 pesos por los que deberían pagar nueve mil 41.11, pero únicamente aportan 818.70 pesos, cantidad que aun así es mayor a la que se retiene a los altos funcionarios por designación como César Cuevas Ceseña (director de Administración Urbana) y Francisco Ching Bernal (director de Desarrollo Social), quienes ganan 44 mil 999.70 pesos. Se les retiene 689.10 pesos cuando deberían ser nueve mil 820.81.

El último de los casos analizados por los contadores es el de la Contadora General del XXII Ayuntamiento de Ensenada, Mercedes López Lamas, quien gana 28 mil 705.20 pesos al mes. A ella también se le descuentan 689.10 pero deberían ser cinco mil 193.71 pesos.

El documento contable-fiscal independiente del que A los 4 Vientos tiene una copia, destaca que mientras a un ejecutivo empresarial el SAT le retiene en promedio entre el 27.5 al 32 por ciento de su ingreso mensual por Impuesto Sobre el Producto del Trabajo, a los altos funcionarios públicos de Ensenada y del resto del país  les aplica una tasa que varía entre el 3.8 al 13.50 por ciento.

Parte del análisis fiscal que realizaron contadores públicos independientes de Ensenada, a la nómina de los altos servidores públicos de Ensenada (Archivo).

Los regalos de Felipe Calderón y Peña Nieto

El estudio informa que el 5 de diciembre de 2008, siendo presidente de México el panista Felipe Calderón Hinojosa, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó el “Decreto de Regularización y Estímulo fiscal del ISR” para regularizar el pago del ISR de todos los trabajadores que integran la burocracia del país.

“Entre los estímulos que ofrecía Hacienda a través de dicho decreto para que los estados y municipios se regularizaran, se encontraba la condonación total del adeudo del Impuesto Sobre la Renta de sus trabajadores hasta el ejercicio fiscal de 2012, con la única condición de que se encontraran al corriente en diciembre de ese mismo año”, explica el estudio.

Agrega que, adicionalmente, Hacienda concedió una condonación del 60 por ciento en el pago del ISR para el 2013 y del 30 por ciento para el 2014, pero algunos de los gobiernos estatales no cumplieron ese compromiso.

Y a manera de otro ejemplo de inequidad fiscal, los contadores recuerdan que en el Manual que Regula las Remuneraciones para los Diputados Federales, Servidores Públicos de Mando y Homólogos de la Cámara de Diputados para el ejercicio fiscal 2015, se detalla la retribución mensual que se cubre a los diputados -mejor conocidas como dietas-, estableciendo los apoyos y prestaciones que reciben.

Preguntan: “¿Pagan Impuestos los Diputados? La respuesta es no. El manual no especifica ningún tipo de retención de impuestos aplicable a las dietas que reciben los legisladores. Ese no es el caso para los servidores públicos de mando y homólogos, quienes sí están obligados al pago de impuestos de acuerdo con el manual, el cual establece que:

«Será responsabilidad de la Cámara retener y enterar los impuestos de los servidores públicos de mando y homólogos, de conformidad con los artículos aplicables de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, el Código Fiscal de la Federación y demás disposiciones relacionadas con la materia, además de los porcentajes correspondientes a las cuotas y aportaciones de Seguridad Social para enterarlas al ISSSTE, a efecto de que gocen de dichos beneficios.»

Este tipo de excepción y desigualdad fiscal llegó a generar verdaderos abusos de la élite gobernante en Ensenada que utilizó los impuestos que descontó al resto de los empleados municipales, en actividades hasta hoy desconocidas públicamente.

La Tesorería Municipal de Ensenada (Cortesía).

El «jineteo» de las contribuciones 

Al respecto, A los 4 Vientos encontró en la Cuenta Pública 2015 del Ayuntamiento de Ensenada que se aprobó en el pleno del Congreso de Baja California el 22 de septiembre de 2016, que el gobierno local debía a la Secretaría de Hacienda 106.6 millones de pesos por diversos impuestos retenidos a los más de dos mil 700 burócratas que contrata, dinero que aparentemente usó para cubrir gasto corriente.

En el caso de la retención del ISR sobre sueldos y salario del personal, el gobierno de Gilberto Hirata no enteró al fisco 91 millones 123 mil 990 pesos que correspondían a los años 2013 a 2015.

También efectuó retenciones no enteradas sobre Honorarios Asimilables a Salarios por un monto de 15 millones 35 mil pesos; Impuesto sobre Honorarios Pagados a Profesionistas por 525 mil 537 pesos; y de Impuesto sobre Retenciones por Arrendamientos por 50 mil 40 pesos.

Esta arbitrariedad contable y fiscal generó que en octubre de 2015, la Administración Local de Auditoria Fiscal de Ensenada notificara al municipio las irregularidades en la omisión de contribuciones federales como retenedor por los Impuestos sobre la Renta.

Y el 15 de abril de 2016, el ayuntamiento interpuso una Demanda a Juicio Contencioso Administrativo en contra de la Resolución del Recurso de Revocación número RL00001/2016 emitido por la Administración desconcentrada Jurídica de Baja California “3”, con sede en Baja California.

Pero en marzo de 2017, la síndico Karina Castrejón informó que a esa fecha el gobierno de Ensenada debía 684.5 millones de pesos al SAT por concepto de retención de  ISR a empleados municipales, a trabajadores de honorarios y profesionales, a honorarios asimilables a salarios, y por concepto de arrendamientos.

Estos débitos y las demandas y contrademandas interpuestas por el gobierno local y la fiscalizadora federal, derivaron en incertidumbre de los auditores oficiales por la determinación que la Secretaría de Hacienda adopte en cuanto a la estimación monetaria que la contingencia fiscal genere a favor o en contra del Ayuntamiento de Ensenada, que pueden costar cientos o quizás miles de millones de pesos a un gobierno que se dice financieramente «quebrado».