Hallan muerto en “El Colmillo del Diablo” a ciclista sexagenario

El cuerpo sin vida de Luis Sedano Aguilar, de 69 años, fue localizado por rescatistas de Mexicali el pasado sábado 10 de junio por la mañana.

A los 4 Vientos

11 de junio del 2017.- El cuerpo se localizó a las 8:00 horas por elementos de los grupos de rescate voluntarios Aguiluchos, Bravo 10, Bomberos y Protección Civil del Estado que habían iniciado la búsqueda el lunes 5 de junio.

El punto donde se encontró el cadáver de Sedano, muerto aparentemente por deshidratación, se conoce como “Colmillo del Diablo”, apenas distante 40 kilómetros al sur de la carretera Tijuana-Mexicali en la zona de Laguna Salada.

Familiares del occiso, residente del puerto de Ensenada, lo reportaron extraviado el domingo 10 de junio. No fueron notificados por su familiar de que haría una travesía tan peligrosa.

La bicicleta del sexagenario se localizó a unos cinco kilómetros de donde se ubicó el cuerpo sin vida de Luis Sedano (Foto: Prevención Emergencia Agreste).

Antonio Rosquillas Navarro, director Estatal de Protección Civil del Estado de Baja California, manifestó el 8 de junio que los rescatistas ubicaron el rastro de Luis Sedano –rodadas de su bicicleta y huellas de pisadas- en las inmediaciones del Rancho La Ponderosa, en donde rellenó con agua su cantimplora y dijo que buscaría subir a la sierra de Juárez por el cañón Palma de Cantú.

Los familiares informaron a Rosquillas que el extraviado padecía de hipertensión y diabetes, por lo que el funcionario determinó que se continuaría la búsqueda hasta encontrarlo, “para asegurarnos de que Don Luis se encuentra bien en lo que parece ser su aventura”.

Este día, en la página “Prevención Emergencia Agreste”, en la red social Facebook, Antonio Rosquillas escribió respecto al rescate fallido:

“Si falta equipo, personal y tecnología; sin embargo, los familiares no sabían a donde había ido, todo era puras suposiciones. Se buscó en una gran zona con poco personal, al final se encontraron huellas y evidencias de que él estaba haciendo su viaje a sabiendas de donde andaba. Nos hubiera gustado haberlo podido encontrar con vida, pero por muchas situaciones fue imposible”.

Letrero a la entrada de Laguna Salada que muchas veces es omitido por visitantes con resultados a veces fatales (Fotos: Rubén Cárdenas).