Hermanitas Margarita y Josefina

Margarita pareciera olvidar que su marido es experto en pactar con el gobierno. En plena campaña electoral de 2006 pactó con Peña Nieto unos miles de votos para llegar a la presidencia, justo el porcentaje nimio con el que oficialmente, y con un cúmulo de ilegalidades de por medio que el tribunal electoral mencionó pero desestimó, Calderón se impuso sobre Andrés Manuel López Obrador, pero a cambio del apoyo peñista se comprometió a dejarle el camino allanado al priista en 2012 con la misma estrategia de desprestigio en contra de AMLO.

José Luis Treviño Flores /Alos 4 Vientos

Ahora resulta que la Zavala está muy molesta con el líder nacional del panismo Ricardo Anaya, llamándole traidor. Dice la exprimera dama y ahora aspirante presidencial que Anaya está hundiendo al PAN. Y lo declara muy digna la señora esposa del ex presidente que con su política pandilleril, como si fuese un capo más, declaró la guerra al narco desatando la peor masacre nacional, sólo superada por Peña Nieto, quien con su postura tibia y permisiva generó el crecimiento de los cárteles y la pugna por las plazas.

Josefina Vázquez Mota, al igual que Margarita, abanderan un discurso de indignadas contra el actual gobierno priísta como si fuesen enemigas acérrimas de las políticas de Peña, del mismo Peña que a quien el PAN le aprobó en el Congreso cada reforma estructural sin que las hermanitas ahora tan ofendidas dijeran ni pío. Todo lo contrario, Josefina recibió del gobierno de Peña Nieto, es decir, del erario federal, casi mil millones para su fantasmagórica asociación civil que le sirvió de fachada “Juntos Podemos” y ahora insulta la mano que la alimentó acusando a su benefactor de orquestar una elección de estado. 

Hay que recordar que Vázquez Mota fue de las primeras en felicitar al presidente Peña en su discurso de arranque de su gobierno y Margarita cual esposa fiel, apoyó a su marido en cada decisión para entregar la pactada presidencia al candidato del PRI.

Álvaro Delgado, periodista de Proceso, afirma en su libro EL AMASIATO, que Calderón pactó en 2006 el apoyo de votos del entonces gobernAdor priista del Estado de México para imponerse como triunfador en los comicios presidenciales, a cambio de abrirle el paso al priista en 2012 hacia la presidencia de la República. El pacto estaría vigente hasta el 2018 para impedir que López Obrador sea presidente de México.

No se nos olvida nada, es un insulto a nuestra inteligencia considerar que tenemos amnesia, ambas mujeres que pretenden liderazgos políticos nacionales, ensayan para ello posicionamientos absurdos y minimizan la grandeza de su género, opacando y atacando a otras mujeres que sí ostentan credibilidad, inteligencia y congruencia histórica.

Me jacto de ser un hombre con un alto sentido de equidad, pero no pongo el futuro de mi país en manos de mujeres como Josefina y Margarita,  y mucho me gustaría que otras mujeres valiosas, inclusivas y con equidad, buscaran la alternancia.

Entonces, de ninguna manera, bajo ninguna circunstancia, este par de panistas puede presumir de solvencia moral, ni de representatividad; ambas han sabido jugar muy bien las cartas que los patriarcas machistas les han permitido y gobernarían bajo su supervisión.

Foto de portada: las panistas Josefina Vázquez Mota y Margarita Zavala (Proceso)

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.