Un maestro, el presunto asesino de la pareja decapitada en Ensenada

Restos de sangre que intentaron ser limpiados del asiento de un maestro al que las autoridades ministeriales identifican como Francisco “N”, y declaraciones contradictorias, son las pruebas periciales que sirven a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Baja California para acusar a este maestro de Ensenada ser el autor del asesinato de José Hilarión Román Miranda y su esposa Silvia González Galindo, a quienes presuntamente debía dinero.

A los 4 Vientos

José Hilarión Román Miranda y su esposa Silvia González Galindo (Foto: portal ensenada.net).

Ensenada, B.C., a 2 de junio del 2017.- El sospechoso, de 52 años, ya está detenido y rindió ayer su declaración ministerial, anunció el director de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales (SIE), José María González Martínez.

De acuerdo con el fiscal, Francisco “N” debía a la pareja 10 mil pesos. También que era amigo de sus presuntas víctimas quienes le facilitaron dinero en diversas ocasiones e incluso les vendió una propiedad inmueble en la ciudad.

Anunció que la fiscalía especializada encontró en Tijuana, el 26 de mayo y en dos colonias diferentes, los cuerpos decapitados de un hombre y una mujer, ambos de la tercera edad, y que se realizan pruebas periciales para determinar si formaban parte de las cabezas que se localizaron el pasado domingo 28 de mayo en el paraje Salsipuedes, de la carretera escénica Tijuana-Ensenada.

Acusó al sospechoso de intentar aparentar la muerte de sus presuntas víctimas como un asesinato que cometieron miembros del crimen organizado, y aclaró que nunca solicitó rescate por ellas, por lo que el secuestro quedó oficialmente descartado como móvil del doble homicidio.

También que la representación pública analiza diversos videos en los lugares donde fueron encontrados partes de los cuerpos decapitados en Tijuana para establecer si el profesor detenido contó con cómplices o actuó solo.

El presunto autor material e intelectual del doble homicidio, al ser detenido (Foto: PGJE).

Al seguir el rastro a uno de los vehículos que se observan en esas grabaciones, dieron con el paradero del presunto victimario en Ensenada, lo interrogaron, encontraron contradicciones en sus declaraciones así como manchas de sangre en uno de sus vehículos, las cuales intentaron ser eliminadas con productos de limpieza comerciales.

Además, una persona que supuestamente iba a vender una propiedad a la pareja, según versión del acusado, negó haber tenido trato con las víctimas y el acusado.

Hoy, concluyó el fiscal especial, la PGJE sólo espera los resultados de los análisis de sangre que se encontraron en el vehículo del detenido, compararla con la de los restos humanos y determinar un vínculo que de punto final a la investigación ministerial para turnar el expediente a un juez penal.