Acerca de Videgaray, debo decir…

No sé… Es muy difícil expresar algo sobre él, sin dejar de pensar cuan absurdo se observa nuestro  secretario de relaciones exteriores Luis Videgaray.

José Luis Treviño Fores /A los 4 Vientos

Cada vez estoy más convencido de que realmente gran parte del gabinete de Peña Nieto, tiene un problema grave de percepción de la realidad, incluyéndolo a él.

Antes de continuar y con la consigna de, sí, evidenciar hasta la médula a Videgaray, escribo íntegramente parte del texto de las declaraciones ante la OEA que tuvo a muy mal expresar.

“La aguda polarización en los últimos dos meses, más el recrudecimiento de violencia, con heridos y muertos, nos obliga a todos a actuar con urgencia».

Asimismo expresó su preocupación por la falta de garantías para ejercer el derecho a manifestarse en Venezuela y el alto número de detenciones arbitrarias. Dijo:

«Profundizan el clima de desconfianza en el sistema político, unidas a las restricciones a importantes actores políticos, encarcelados o inhabilitados».

Y recordó que en Venezuela «se ha profundizado el hambre, la desnutrición, el desabasto y la desatención médica, la pobreza, violencia, desempleo y la descomposición política y social».

Todo esto lo declara porque él piensa que en su muy particular y separado país imaginario en el que vive, no pasa nada de eso. En “su México” observado desde su obtusa y muy extraña visión, no existe ni injusticia, ni hambre, ni violencia, ni pobreza, ni mucho menos descomposición política, no, ni lo mande el divino y digno mandatario, ¿Retenciones arbitrarias?, ¡por favor!, ¿desatención médica? ¡Qué va!

Enrique Peña Nieto, Jesús Murillo Karam, Pedro Joaquín Coldwell, Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong. Los responsables. Foto: adnpolítico.com

En “su país” eso no existe, por lo tanto tiene “toda la autoridad moral, política y diplomática” de expresar con contundencia y bravío tono su postura de dignatario internacional.

Él lo dijo al inicio de su nombramiento, “vengo a aprender”, pues sigue “nini”, ni aprende ni sabe.

No puedo, aunque quiera, poner un tono serio en el presente artículo, me es imposible no reír, no criticar con sorna, sardónico y afónico; el personaje ridículo y maniqueo que significa Luis Videgaray, no merece lenguaje de altura en una columna de opinión seria. Ni él ni el gabinete completo.

La burla y la insensibilidad del gobierno de Peña Nieto, sus perfumados y fresas funcionarios, nacidos en la riqueza, la  permisión y perniciosa formación depredadora, neoliberal y por supuesto entreguista, actúan cual viciosos personajes de una comedia de Moliere.

Ellos nos gobiernan, desde hace mucho y de nosotros depende si les permitimos continuar con su bien armada comedia de enredos y desventuras que nos hunde cada vez mas en la pérdida de nuestra dignidad humana y ciudadana.

Gobierno que no quiere a su pueblo, puede ostentar representarlo.

No caigamos en su burdo y cruel desprestigio a líderes diferentes que buscan una verdadera democracia.

Consigamos con nuestro voto que los partidos de siempre dejen de estar depredando a nuestras familias. De lo contrario, otros Videgaray, Nuños y Peñas seguirán declarando ante los organismos Internacionales “su verdad y visión” de nosotros.

Por otra parte, es increíble el nivel de sometimiento que evidencia, cómo al pie de la letra sigue las órdenes de la política exterior de Estados Unidos, cuando se trata de golpear a países hermanos, cumpliendo con la posición geográfica de país portero y traspatio: “ser los primeros en alienarse”.

«Para ser libres no sólo debemos deshacernos de las cadenas, sino vivir de una manera que respete y potencie la libertad de los demás»Nelson Mandela

Imagen de portada: Luis Videgaray, canciller de México. Foto: internet (El Sol de México)

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.