El que esté libre de pecado…

Los argumentos que esgrimió en su acto de cierre de campaña electoral el priista Alfredo Del Mazo, aspirante a gobernador por el Estado de México, están muy lejanos del discurso triunfalista tradicional de su partido. Gran parte del guión fue dedicado a acusaciones en contra de la candidata de MORENA, Delfina Gómez.

José Luis Treviño Flores /A los 4 Vientos

Imagino cuan difícil y humillante debe ser para un personaje de la alta aristocracia partidista, el tener que reconocer y citar a la sencilla maestra como una contrincante real, que sin haber nacido en noble cuna, tiene temblando a los linajudos de Atlacomulco.

Las televisoras y noticieros inclinados al candidato priísta, continúan apedreando como si ningún pecado tuvieran, a una mujer que sin ser bíblica, se encuentra en medio de un mandala diabólico, rodeada de fanáticos fundamentalistas de la partidocracia ortodoxa.

Juan Zepeda, candidato del PRD a gobernador de EdoMex, rechazó tajante la petición de López Obrador de que declinara a favor de la candidata de MORENA, Delfina Gómez, quien encabeza las encuestas para derrotar al PRI.

Es vergonzosa y obscena la cantidad de recursos destinados a juntar piedras mediáticas para intentar lapidar a Delfina Gómez, ni siquiera cuidaron su elitista y despótica postura, cual delincuentes de pandilla de barrio, arremeten con toda saña, evidenciando su verdadera naturaleza primitiva.

Es por demás obvia la postura entreguista de Josefina Vázquez Mota y de Juan Zepeda, que nada más están para hacerle el caldo gordo a Del Mazo, desviando votos útiles. Ellos, si tuvieran decencia, debieran declinar a favor de Delfina.

Josefina, como mujer, sabe que por género sería lo más decente, y Juan por los principios del origen de su partido nadie lo vería mal, al contrario. Pero no, aquí no se trata de la gente, de los ciudadanos que ya eligieron y que van a demostrarlo en las urnas, se trata de poder y de permanencia para continuar el saqueo de los recursos nacionales.

Espero, de verdad así lo deseo, que el pueblo del Estado de México no permita que le arrebaten su decisión. Delfina Gómez tiene por mucho el triunfo asegurado, es ya peligroso tratar de robar de nuevo la voluntad popular, el país no está para soportar otro fraude electoral. Peña Nieto tiene una enorme responsabilidad histórica, que si lo ponderamos a partir de las posturas negligentes asumidas durante su mandato, le ha importado muy poco el costo social y económico. Pero ésta vez, no debe descartar que ya no es Delfina Gómez como candidata de MORENA solamente, es Delfina como aglutinante del hartazgo ante tanta barbarie soportada en casi 90 años de un priísmo cruel y despótico.

Marchas multitudinarias en el conflicto postelectoral de 2012 por irregularidades denunciadas en la elección de Enrique Peña Nieto a la presidencia de la República. Foto: internet (Animal Político)

Muy bien dicho por Alfredo Del Mazo en su discurso, “está en juego el futuro de México” y si los Mexiquenses lo entienden así, sabrán que es el primer paso para no solo sacar al PRI, al PAN y al PRD de los poderes públicos, es la oportunidad para comenzar una nueva era en la política nacional, donde los ciudadanos comencemos a observar qué se siente ser tomados en cuenta, ser respetados y no anulados.

“¡Qué mayor dicha, ni qué mayor gloria que la de pertenecer a un país donde se respeten las leyes, la equidad y el juicio de la opinión pública!”: Francisco de Paula Santander.

* José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias.