Gobierno quiere cobijar con impunidad la criminal contaminación de la Bahía de Ensenada

Por  increíble que parezca y a un mes y medio de que cuatro playas de la Bahía de Ensenada se ubicaron por más de 21 días como las más contaminadas con bacterias fecales en México, el gobierno dice no saber qué fue lo que provocó el problema.

La intoxicación con bacterias fecales fue hasta 120 veces superior a la norma oficial, y no 75 como originalmente se dio a conocer, en  cuatro playas de la Bahía de Ensenada.

A los 4 Vientos

8 de mayo del 2017.- El director técnico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), Francisco López Chávez, adelantó que “ninguna planta de tratamiento” de aguas negras que operan en la zona de la bahía, todas ellas bajo administración del gobierno estatal que dirige Francisco Vega de Lamadrid, son responsables de la polución.

Pero en su dicho el funcionario aceptó que la Dirección de Administración del Agua de la misma comisión federal realiza “un procedimiento administrativo” que determinará responsabilidades y aplicará sanciones, siempre y cuando “encuentre” al o a los culpables de que la cantidad de unidades de enterococos fecales por 100 mililitros de agua de mar llegara a 24 mil, es decir 120 veces superior a la norma oficial de 200.

Otro servidor público que nada sabe sobre el origen de la contaminación es Leopoldo Jiménez Sánchez, director de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), quien precisó que la dependencia sólo se dedica a recolectar muestras de agua y a determinar su grado de intoxicación, a fin de que sea el Comité Técnico de Playas Limpias quien asuma la responsabilizar de abrir o cerrar las playas.

Pero este comité apenas reinstalará sus cuadros y funciones el próximo 12 de mayo.

Ambos servidores públicos coincidieron en evadir responsabilidades y cuidarse de no acusar a nadie ante los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada (CCEE), que los citó hoy para que explicaran qué fue lo que sucedió en los días previos al periodo vacacional de Semana Santa y continuó contaminando las playas Municipal (Hermosa), Conalep 1 y 2, y El Ciprés (Pacífica) hasta la semana pasada, en que todavía se alertaba con carteles a la población de que había una contingencia ambiental que descalificaba los usos recreativos y de balneario del sitio.

Cual cuento de terror de La Bruja Maldita: «Nadie sabe, nadie supo…» la tenebrosa historia de la bandera roja en las playas de Ensenada (Foto: Síntesis TV).

“Luego de haber hecho una inspección puntual no se encontró exactamente que las plantas (de tratamiento de aguas negras de El Gallo y El Naranjo, bajo administración de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada) estuvieran contaminando”, dijo Francisco López.

“Nosotros no sabemos exactamente cuál es la fuente o qué fue la que lo ocasionó. La única cosa que presentamos fue una evidencia analítica de que algo ocurrió en ese momento (entre los días 1 al 25 de marzo pasados) y que posteriormente se corrigió, porque ya no volvimos a encontrar valores fuera de norma”, expuso a su vez Leopoldo Jiménez.

Este último funcionario sí reveló que han sido 70 monitoreos al agua marina los que la dependencia ha hecho y que el último reporte, del pasado fin de semana, ya dio menos de 10 unidades de esterococos fecales por 100 mililitros de agua.

Pero debido a las lluvias del 6 y 7 de mayo, que provocaron derrames de aguas negras en el deficiente e insuficiente sistema de drenaje de la ciudad, volverán a inspeccionar la calidad del agua en las cuatro playas previamente contaminadas (con información del Diario Frontera).

Para mayores detalles del problema, aquí se dan cuatro ligas a trabajos previos en A los 4 Vientos: