No se guarde silencio por Miroslava

No se guarde silencio por Miroslava

Arturo Mendoza Rangel*/ A los 4 Vientos

Tuvo una voz la sierra que gritó fuerte

sobre las injusticias que veía a diario

no podrá la guadaña de algún sicario

ese grito acallar ni dejarlo inerte.

Nunca el rugido afónico de la muerte

apagará su temple de mujer brava,

una mancha de sangre así no se lava

y auque México y Chínipas queden viudos

el mejor homenaje es no vivir mudos,

no se guarde silencio por Miroslava.

En tu voz oigo hablar a Manuel Buendía

y también a Ricardo Flores Magón

denunciando en tus notas la corrupción

que la Sierra padece día con día.

Voz rarámuri de intrínseca melodía

no se apaga tu canto, baja una octava,

rumor de piedra y fuego, rumor de lava,

de Guachochi a Cuauhtémoc va la noticia:

si no se está de acuerdo con la injusticia

no se guarde silencio por Miroslava.

Corre en la tarahumara una voz de alerta:

de la muerte y sus balas nadie está a salvo

Guazapares, Parral, Guadalupe y Calvo,

Batopilas y Urique gitan: ¡despierta!

Nada hará que una infamia así se revierta

pero tu reportaje aquí no se acaba

tu presencia hoy escribe, pregunta y graba

denunciando el imperio de la amapola

y hoy grita más tu pluma que una pistola;

no se guarde silencio por Miroslava.

No hay chaleco antibalas que nos proteja

ni queda un Juan Soldado que nos resguarde

cuando el sermón de pólvora del cobarde

grita fuerte en el tímpano de la oreja.

Aunque dé un salto el lobo sobre la oveja

y la oveja perciba como se clava

en su cuello el colmillo que la acechaba,

podrá siempre por medio de la escritura

darle vuelta al candado de la censura;

no se guarde silencio por Miroslava.

*Arturo Mendoza Rangel, poeta michoacano, quien sólo por los reportajes de la periodista nacida en Chínipas, cconoció a Miroslava Breach,  a la sierra Tarahumara y  el sufrimiento que han ocasionado a los pueblos serranos y todo el estado de Chihuahua las mafias de narcopolíticos.