¡Una mancha más al tigre!…Ahora, la camiseta de Tom Brady

Éramos muchos ¡y parió la abuela! Si de por sí Donald Trump ve a los mexicanos como el peor de los males; que haya sido un compatriota  quien se robó el jersey de Tom Brady viene a empeorar las cosas. Trump encontró la tercia perfecta del mal: bad hombre, mexicano y periodista. Este  puente de fin de semana se ensañó en la picaresca de un informador ratero que se robó el jersey de un ídolo del deporte. Un pretexto más contra México que el presidente de Estados Unidos podría buscar darle una lección al país luego de que es un nacido en suelo azteca el principal sospechoso por el robo del jersey del tal Tom Brady.

Álvaro de Lachica y Bonilla/ A los 4 Vientos

Con decirles que hasta Felipe Calderón exigió que las autoridades encarcelen al sujeto que se robó la camiseta del jugador de futbol americano Tom Brady.

Se sabe quién es el presunto delincuente, que debería ser extraditado para enjuiciarlo y sentenciarlo, porque ocurrió y se investigó en Estados Unidos, no en México. El escándalo del robo que se le imputa al director de La Prensa “el periódico que dice lo que otros callan”,  ha estallado en vísperas de que el Senado designe al fiscal anticorrupción, el primero que tendrá México en su historia, y tanta indignación de los mexicanos podría evitar que se consume otra payasada en beneficio de la impunidad.

La apestosa camiseta,  fue usada por Brady durante el último Super Bowl el 5 de febrero durante el histórico partido entre New England Patriots y los Atlanta Falcons. El jugador se dio  cuenta que no estaba su franela cuando regresó al vestidor después de dar varias entrevistas. Hace un par de días, la NFL emitió un comunicado oficial en el que confirmó que la operación de investigación y seguridad del equipo Patriots y miembros del FBI para dar con la prenda  de vestir,  obtuvo un resultado positivo.

Jersey de Tom Brady en zona de vestuarios. Foto propiedad de: @NESN

Con hechos como este, le damos más motivos al  Trompas, que por un “bad hombre” cómo este,  la pagamos millones de mexicanos que aún creemos en la honestidad.

Más allá del campo deportivo, este hecho tiene repercusiones en diferentes aspectos, desde noticiosos hasta políticos. Imaginar a los conservadores norteamericanos atacar, nuevamente, a los connacionales sin documentos allá, es promover el odio y la discriminación contra los propios mexicanos. Será el salir a defender, una y otra vez, a los buenos mexicanos, que son más, pero un hecho de este tamaño nos provoca un daño terrible. No es una simple camiseta, es lo que significa el jersey para los norteamericanos y el robo de ese imbécil en contra de los nuestros.

Por nuestro lado, fue una maravilla el trabajo de la PGR para recuperar una mugre playera que, supongo, al no estar autografiada por el jugador, no valdrá arriba de unos pocos cientos de dólares en una subasta. Yo pienso que le deberíamos pedir ayuda al FBI; porque si nuestras autoridades  aplicaran  la décima parte de ese talento detectivesco, ya hubieran atrapado a Javier Duarte, que sí vale muchísimo más que unos pocos cientos de dólares. Pero claro, el jersey no cuenta con la protección que sí tiene el ex-gobernador. Digamos que esa amorosa sombra que viene de allá donde anidan las ardillas.

Habría  que ser gringo para recibir y hacer mover la justicia mexicana. Hasta para recuperar una sucia camiseta yanqui que robó, al estilo speedy González,  una  rata sombreruda.  ¿Qué pasaría si en Estados Unidos se robaran la playera del «Chicharito»?

La PGR recuperó 450 millones de pesos que fueron desviados por el ex gobernador de Veracruz y prófugo de la justicia, Javier Duarte. Sin embargo, las dos empresas que regresarán esos recursos lo harán a través de abonos. Foto: Entretodos.com

Hoy se trata de un jefe de prensa de un diario mexicano,  ventaneado como vulgar ladrón de los más corrientes, de  los que te roban la ropa o tus cosas en un descuido, ¿en que hemos caído?  ¿Porque se convirtió este país en un infierno? , jóvenes que hacen su fiesta de XV años con una coreografía de narcos y matones, chavos que su máximo es convertirse en sicarios de los buenos,… familias destrozadas por este estilo de vida.

Ni hablar, es lamentable que los gobiernos de México y de Estados Unidos cooperen y colaboren en la búsqueda de un jersey sudado, y no exista cooperación y disposición de los mexicanos y estadounidense para apañar a los líderes del narcotráfico en los propios E.U. y denunciar a los mexicanos que están metidos en el jugoso negocio de las drogas y todos los conexos (la trata de personas entre ellos).

Pueden encontrar un jersey sudado, pero no saben quiénes son los responsables del tráfico de armas, gentes, drogas, etc. No encuentran al gober ladrón de Veracruz, no encuentran pecados en el otro Duarte, el de Chihuahua y no saben de qué manera se hizo de un banco, y el asunto de Moreira  y todos los etcéteras que todos conocemos…esa operación ¿cómo se llama?… Operación todos se hacen mensos…  ¿Apoco no?

ALVARO DE LACHICA* Álvaro de Lachica y Bonilla. Representante en Ensenada de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C.

andale94@gmail.com