La Constitución y sus enemigos

La primera Constitución Política de la Ciudad de México se encuentra amenazada. El espíritu autoritario y regresivo la acecha. En el límite del plazo legal se presentaron ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación distintas impugnaciones. En total cuatro acciones de inconstitucionalidad y dos controversias constitucionales, que se suman al amparo contra el proceso de integración de la Asamblea Constituyente.

Isidro H. Cisneros/ A los 4 Vientos

Los principios, derechos y garantías para los ciudadanos que hacen de esta Constitución una de las más avanzadas del mundo, están siendo impugnados por individuos, organizaciones e instituciones que manifiestan abiertamente su interés por impedir el progreso democrático de la Ciudad. Entre éstos destacan la Procuraduría General de la República, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Tribunal Superior de Justicia local, la Presidencia de la República, así como los partidos Nueva Alianza y Morena, quienes participaron en la redacción de esta norma suprema.

La PGR demanda la anulación total o parcial de 23 artículos, estableciendo 39 conceptos de invalidez, entre los que destacan justamente aquellos que representan lo más avanzado del nuevo orden jurídico y político para la CDMX.

Cuestiona la PGR el alcance, contenido y principios de los derechos humanos (art. 3), busca modificar el control de constitucionalidad y convencionalidad para su protección (art. 4), restringe el derecho a la autodeterminación personal y a la muerte digna, así como los derechos sexuales y reproductivos (art. 6), cuestiona el derecho de los periodistas al secreto profesional (art. 7), busca revertir el derecho más amplio a la salud a través del uso terapéutico de la cannabis, pero sobre todo, se opone a la gestión pública y sin fines de lucro del agua (art. 9), también busca invalidar la revocación del mandato (art. 25). Considera una transgresión limitar la reelección de diputados a un solo periodo (art. 29), cuando “podrían ser hasta cuatro periodos consecutivos”. Se observan grandes coincidencias con las impugnaciones a 13 artículos formuladas por la Presidencia de la República.

La CNDH objeta 4 artículos y, especialmente, las nuevas facultades otorgadas a la Comisión de Derechos Humanos local para interponer juicios de restitución obligatoria de derechos humanos por recomendaciones aceptadas y no cumplidas (artículos 33, 36, 48 y octavo transitorio).

El TSJ capitalino impugna la conformación del Consejo Judicial Ciudadano y la autonomía del Consejo de la Judicatura, elementos imprescindibles para la urgente democratización del Poder Judicial (artículos 35 y 37).

El partido Nueva Alianza exige la invalidez de un aspecto cardinal del nuevo orden institucional que es el Cabildo y por consiguiente, del Consejo de Alcaldes y Alcaldesas (art. 54).

Finalmente, Morena se opone a la nueva conformación del Primer Congreso de la Ciudad que estará integrado 50 por ciento por mayoría relativa y 50 por ciento por representación proporcional, una composición pensada para la eliminación de mayorías ficticias en el Poder Legislativo y para avanzar hacia una representación política vinculada al ciudadano.

Se espera que la SCJN refrende en los hechos, su discurso en favor de los derechos humanos, y que con sus resoluciones favorables al nuevo ordenamiento democrático, contribuya a legitimar aún más a la primera Constitución de la Ciudad de México, la cual, ciertamente por su contenido progresista y de vanguardia, incomoda profundamente a quienes la consideran un mal ejemplo para el resto del país. El derecho democrático, como sostiene el jurista Gustavo Zagrebelsky, es siempre un derecho dúctil.

ISIDRO H CISNEROS*Isidro H. Cisneros. Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Florencia, Italia. Ex Presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal  (isidroh.cisneros@gmail.com    Twitter: @isidrohcisneros) agitadoresdeideas.blogspot.mx