QUERIDO DIARIO: “SÍ, MEREZCO ABUNDANCIA”

Karime Macías de Duarte era aficionada a escribir su día a día en libretas, a la Kabbalah, el yoga, a decretar y planear con detalle su vida al lado del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, con quien huyó luego de descubrirse el desvío millonario de recursos del erario del gobierno de Veracruz. 

Así lo demuestran al menos 10 libretas que presuntamente son de su propiedad y que este lunes pasado, fueron encontradas en una bodega (pero no de en medio), donde se hallaron vajillas, cuadros, plumas y demás objetos personales. Los murmullos de la selva se colman de risa loca ante la comedia de los Bonnie and Clyde jarochos y su insaciable sed de abundancia que los convierte para decirlo con palabras suaves, en el compendio del ridículo y la corrupción. Hasta donde pueden llegar nuestros políticos. Esos que nos gobiernan en estos tiempos.

Álvaro de Lachica y Bonilla/ A los 4 Vientos

Las libretas marca Moleskine y Mont Blanc (igual si hubiera sido en un cuaderno Scribe), contienen los diarios de Karime. La nota la dio una plana que la autora llenó con la frase «sí merezco abundancia», y que repitió a renglón seguido más de cuarenta veces. 

La “first lady”,  privada de ambiciones e intereses malsanos, tuvo el mal tino de plasmar en sus libretitas, además, sus planes para conquistar el mundo, a la manera de un mantra que pudo haber sido inspirado por Donald Trump y su clica, cuyos viajes de fin de semana, al estado de Florida, le cuestan al contribuyente gringo como tres millones de dólares, aunque viaje el güero en un avión que anteriormente era propiedad de TAESA (¿se acuerdan?).

Una de dos: o los Duarte son unos ladrones de caricatura a los que sólo les falta el antifaz de «Los Chicos Malos» de Disney; o de plano es tal su certeza de impunidad que dejó por escrito la trama de sus trácalas y hasta el mapa para encontrar el botín, que no el tesoro. Será interesante ver cómo aprovecha todo ese montón de información la PGR, que es la que lleva las investigaciones en contra del ex gobernador veracruzano.

El decomiso que se llevó a cabo en una bodega  ubicada en la ciudad de Córdoba es algo que despierta sentimientos encontrados. Por un lado, existe gozo, el que objetos que pertenecen a los veracruzanos le sean devueltos, pero este sentimiento se mezcla con indignación cuando se confirma el grado de corrupción que dos personajes ambiciosos, corruptos como los Duarte perpetraron en su paso en el poder.

La Sra. Karime en uno de sus diagramas, menciona al “mantra”, que  es una palabra, o una serie de palabras que pueden formar una oración, a la que se atribuye algún poder espiritual. Literalmente mantra significa “instrumento mental” y es utilizado para ciertos ritos místicos con la creencia de que su uso puede brindar beneficios reales. Repetir una frase para atraer riquezas y abundancia es tan efectivo como repetir una mentira para que ésta se haga verdad.

 “Sí merezco la abundancia” repetido infinidad de veces,  es el intento de reprogramarse, pero al mismo tiempo de hacer a un lado la culpa por la manera como se consigue esa abundancia.

Para Karime Macías su mantra era un velo que cubría su rostro para no contemplar las atrocidades que ella y su marido cometían. “Sí merezco la abundancia” hace a un lado cualquier escrúpulo, cualquier código de ética, cualquier valor moral. Para Karime no importaba de dónde llegara la abundancia, lo importante es que llegara. Que llegue la abundancia sin importar que se haya dejado sin recursos a varios municipios; que llegue la abundancia sin importar que en los hospitales nunca hubo medicinas ni implementos para sanar a los enfermos; que llegue la abundancia sin importar que los niños en las escuelas no tengan pupitres ni piso de cemento; que llegue la abundancia sin importar que a los adultos mayores se les haya dejado sin su pensión prometida; que llegue la abundancia a pesar de que en las calles sigan levantando jóvenes, secuestrando empresarios y asesinando a periodistas.

Yo creo que todas estas libretas, diarios, registros y apuntes se le pueden sacar provecho. Escribir la historia negra de Veracruz dándole el crédito a su autora. Se les deberían ceder todos los derechos a la Universidad Veracruzana y lo que se obtenga de la venta se puede dedicar a una buena causa de la casa de estudios, o mitad y mitad con una parte para niños con cáncer. Al menos que de algo bueno sirva tanto descaro.

 

ALVARO DE LACHICA* Álvaro de Lachica y Bobilla. Representante en Ensenada de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C.

andale94@gmail.com