El repaso de los (D)años: el mundo en crisis, pero la culpa es de Fidel (+ VIDEOS)

Inicio esta columna con una pregunta crucial para el Siglo XXI: ¿Hemos fracasado como humanidad? Después de mirar el documental “Before the Flood”, me inclino a pensar que así es.

Daniel Arellano* / A los 4 Vientos

¿Las pruebas? El “progreso” capitalista y la consecuente industrialización global han impuesto como norma la explotación abusiva de la mano de obra, los recursos naturales y los combustibles fósiles, generando con ello una crisis climática sin precedentes que amenaza con lograr aquello que la Guerra Fría y la bomba atómica no lograron concretar: acabar con la especie humana.

A los desastres del cambio climático habría que agregarles las crisis económicas, políticas y de derechos humanos de las que gozamos a nivel global. Vivimos, pues, una era marcada por la ruina, la desilusión, el nihilismo, el individualismo, el hedonismo, el consumismo y un sentimiento generalizado de que el mundo está por terminar mañana.

Ante un panorama como éste, lo más lógico sería analizar el escenario globalizado y prestar atención a los errores que hemos cometido como especie para alcanzar un punto tan crítico. Si le preguntamos a los intelectuales, analistas, expertos y académicos —profesionales que dedican su vida a la reflexión, el estudio y la investigación de los problemas políticos y económicos—, lo más probable es que la mayoría coincidan en que la raíz de tanto problema es uno: nuestro sistema económico, el capitalismo neoliberal.

before-the-flood
El documental «Before the Flood», una producción de National Geographic protagonizada por Leonardo Di Caprio, aborda cómo la industrialización global nos ha llevado a una explotación abusiva de los combustibles fósiles, generando con ello una crisis climática sin precedentes

Es sorprendente que a pesar de tanta evidencia y tantos argumentos a favor, la opinión de las masas siga vagando sin rumbo cuando se trata de hablar de economía y crisis. Por lo general, lo que uno se encuentro al querer dialogar sobre el tema son discusiones vagas guiadas por pasiones y no por razones, críticas recicladas contra todo posible proyecto revolucionario novedoso, argumentos expresados desde el miedo al cambio que los medios masivos norteamericanos han introyectado en las mentes “libres” de los ciudadanos.

Lo que sí dirá la mayoría es que “la culpa es de Fidel”, ya saben que el socialismo de la pequeña isla cubana es la responsable de tanta catástrofe mundial, que la profunda desigualdad que padecemos como humanidad, la violencia y la miseria a la alza no emanan de la política económica del capitalismo salvaje, sino del cruento y despiadado socialismo.

Somos pocos, pues, los que aceptamos la clara y evidente relación entre la incapacidad de nuestros líderes políticos para generar gobiernos honrados, autónomos, equitativos, transparentes, austeros, democráticos y justos, la ola de crisis globales de la era posmoderna—climática, financiera, política y social—, y el paradigma del consumismo voraz promovido por el neoliberalismo económico— ¡el comercio de toda la existencia, el libre mercado ilimitado hasta la infinita e imposible saciedad de todos los placeres humanos a costa de la explotación de los recursos naturales y el trabajo de miles de millones de mujeres, niños y hombres!—.

De esos pocos que vemos lo que ocurre y señalamos por qué ocurre, somos todavía menos los que actuamos para cambiar la situación. La mayoría prefiere quedarse en el sillón del espectador, mirando con horror como asesinan, violan, secuestran, roban, acosan y amenazan a los violentados; eso si las series de Netflix no acaparan toda su atención.

Y no por qué no sintamos empatía, solidaridad y amor por la raza humana, sino a causa de la extendida ola de miedo, pero también de ignorancia y prejuicios dosificados desde los medios masivos por orden de las élites políticas, que finalmente han terminado por llevar a Trump al poder, y a millones de individuos a un letargo mental y una pasividad política sin precedentes.

En un mundo con multitudes conscientes, participativas y valientes las cosas serían muy diferentes: los desfalcos millonarios de los gobernadores del PRI y el PAN serían motivo suficiente para encerrar a todos los políticos corruptos de la partidocracia de por vida; Peña Nieto habría sido encarcelado hace 2 años tras revelarse el conflicto de interés de la Casa Blanca, sin oportunidad de huir como Javier Duarte ni de pronunciar discursos cínicos sobre la ausencia de corrupción en el PRI.

enrique_pena_nieto-el-universalk
Con el tradicional cinismo priista, Peña Nieto declaró el domingo pasado que la “deshonestidad y la corrupción no tienen cabida” en su partido, durante el Consejo Político Nacional del PRI.

En aquel mundo ideal las oficinas de Aristegui Noticias no tendrían que verse profanadas para evitar que se revelase la intervención de militares en la desaparición de 43 normalistas; los niños de Tamaulipas no tendrían que crear mochilas antibalas para protegerse de las balaceras cotidianas; ni los medios de comunicación —como el Semanario Zeta—tendrían por qué recibir amenazas de narcotraficantes. Lamentablemente, el mundo que habitamos no está hecho de tanta de esa gente, al menos, no la suficiente.

No podría concluir mi columna de esta semana sin hacer un contraste de nuestro bello y miserable país con la Cuba del recién fallecido Fidel Castro. En todos los medios se ha proclamado A los 4 Vientos la polémica sobre el complejo dirigente cubano, para unos un dictador, para otros un líder revolucionario, para mí una mezcla paradójica de ambos.

Sobre el personaje no tengo mucho que decir, pienso que fue un hombre igual de contradictorio que muchos otros líderes de ideologías similares y contrarias —Buch, Obama, Peña Nieto, Calderón, Reagan—. Y bueno, si de regímenes autoritarios, dictaduras militares, millares de muertos y desaparecidos, torturados y demás violaciones a los derechos humanos quieren hablar, los invito a consultar la investigación de la periodista Anabel Hernández, “La Verdadera Noche de Iguala”, que revela la participación de la PGR, el ejército y el gobierno federal en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, un hecho que ha dejado al descubierto la descomposición política de México.

&

Por otro lado, sobre los hallazgos de la Cuba socialista sí tengo mucho que expresar: un lugar con alfabetización total, sin crimen organizado, sin desfalcos millonarios, sin un consumismo voraz e insustentable, sin niños desnutridos en la calle.

Próximamente estaré publicando una serie de artículos sobre discusiones económicas y políticas que involucran una comparación entre los gobiernos socialistas y neoliberales, contrastando las virtudes y defectos de ambos, en aras de retomar un diálogo que nos lleve a reflexionar y construir nuevos modelos político-económicos verdaderamente democráticos, libres y equitativos. Si el socialismo y el capitalismo nos llevaron al fracaso humanitario, hay que inventarse algo nuevo.

Pero no esperemos a tener toda la teoría resuelta, comencemos desde ya a involucrarnos en el cambio. Lo que necesitamos son más de esos héroes de todos los días, personas que hagan y luchen por su vecindario sin aspirar a un cargo público ni vidas ostentosas como cualquier político mexicano. No, necesitamos ciudadanos que trabajen honradamente por la mejora del bienestar de su colonia y la calidad de vida de sus habitantes. Es por ahí por donde inicia la verdadera revolución.

15171072_1378924542128989_2206111996725968196_n

El próximo domingo 4 de diciembre se llevará a cabo el primer Foro Ciudadano de Ensenada promovido por el regidor independiente Cristian Vázquez, un espacio donde cualquier porteño tendrá la oportunidad de involucrarse en la resolución de los problemas de su comunidad. ¿Haz visualizado o vivido una problemática ciudadana? Pues ahora tendrás la oportunidad de expresarla, proponer cómo solucionarla y comenzar a trabajar para cambiarla.

Es tiempo de que las acciones hablen, críticas a Castro cualquiera puede vomitarlas. Aún estamos a tiempo de reparar nuestro fracaso humanitario, no dejemos pasar la oportunidad; recuerden que Trump ya está por llegar.

Link al evento del 1er Foro Ciudadano de Ensenada: 

https://www.facebook.com/events/1809355315953790/

P. D.: Si quieren saber más sobre la relación entre el capitalismo, el sistema social-industrial basado en la explotación de los combustibles fósiles y las crisis económicas y climáticas actuales, los invito a visualizar el siguiente video. El conocimiento es poder.

* Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la DANIEL ARELLANOUniversidad Autónoma de Baja California. Reportero y articulista de A los 4 Vientos. Interesado en el periodismo de investigación, la literatura, el estudio de las redes sociales y el desarrollo político del país.