DANZAR HASTA QUE LLUEVA: podría empezar el fin de cacicazgo de Mungaray y los mejores días del rector Ocegueda

Se dice por doquier que, toda proporción guardada, hay un extraño paralelismo entre el rector Juan Manuel Ocegueda Hernández y el ya lejano presidente Lázaro Cárdenas del Rio. A éste lo hizo presidente el general Plutarco Elías Calles y a aquél lo hizo rector el cacique universitario Alejandro Mungaray. Eso no está en discusión. Ambos tuvieron la fuerza necesaria para manipular los mecanismos de acceso a la presidencia de la república el primero, y a la rectoría de UABC el segundo.

Daniel Solorio Ramírez* / A los 4 Vientos

Plutarco dominó al menos a dos de sus sucesores, Emilio Portes Gil y Pascual Ortíz Rubio, instalando un maximato, pero no pudo con Lázaro Cárdenas, quien luego de un golpe de timón, pudo hacerse de las riendas por sí mismo y mandó al exilio forzoso a Plutarco Elías Calles; por eso se dice que, así como a Plutarco su tercer presidente, Lázaro Cárdenas, le salió respondón, a Mungaray le está saliendo respondón su tercer rector, Juan Manuel Ocegueda Hernández. Muchos universitarios lo festejamos, sin saberlo aun, a ciencia cierta.

Los rumorantes dicen, y dicen que saben, que el jueves 1º de diciembre el rector Juan Manuel Ocegueda tendrá una gran oportunidad de probar ante propios y extraños que el poder del rector lo ejerce el rector, y nadie más; que impedirá que en la sesión del Consejo Universitario, en Tecate, la mano pachoncita de Alejandro Mungaray deje su asiento en la Junta de Gobierno a su otrora benefactor, José Guadalupe Osuna Millán.

Se dice que ya de plano Juan Manuel Ocegueda pondrá fín al maximato mungarayista. Miles de universitarios aplaudiríamos la proeza de que Osuna Milán no resulte votado, sino “ botado” del Consejo Universitario. Yo aplaudiría, y con las dos manos, nomás de tanto gusto.

ocegueda-bandera

Del asunto no se habla en voz alta en UABC. Las nefastas “prácticas institucionales” han establecido una casa de estudios donde “en boca cerrada no entran moscas”. A todos parece vedado hablar de política universitaria. Los atemorizados desahogos, en voz apenas audible, se llevan a cabo en los baños, en los corredores, en las esquinitas, en los rinconcitos. Nadie quiere ser “dado de baja” por los directores mungarayistas, cuyas lealtades no están del lado del rector Ocegueda sino del lado de Mungaray, a quien consideran “el jefe máximo” de UABC. Les consiguió el puesto y sabe cobrar favores.

Se rumora también que el rector Ocegueda exigirá a otros convenencieros miembros de la Junta (Juan Manuel Montaño, Juan Alvarez, Alfredo Buenrostro, Edna Luna, Tonatiuh Guillén, Gabriel Estrella y otros) definir sus lealtades en favor de la rectoría institucional y no del cacique Mungaray quién ya, por fín, saldrá de la Junta de Gobierno en la sesión del Consejo Universitario del jueves 1º de diciembre. Se dice que volverá, tal vez, al salón de clases a recordar sus pasadas glorias, y en su caso, a responder por sus tropelías. Tengo por él tanto afecto personal, y él lo sabe, que con gusto y pro-bono, le conseguiría un amparo, si él me lo pidiera.

Alejandro Mungaray tuvo la astucia de convertir a la Junta de Gobierno en la caja negra del poder universitario. De ahí salen todos los nombramientos que dotan de mucho poder político y mucho dinero a sus beneficiarios. Por eso Alejandro está empeñado en dejar su asiento en la Junta de Gobierno al hoy profesor de Economía Tijuana, José Guadalupe Osuna Millán, quién lo ayudó, pero muchísimo, a hacer “papilla” todo rastro de autonomía universitaria.

Ambos, Osuna gobernador y Mungaray cacique, comprendieron que acumular dinero y poder, poder y dinero, para sus propios bolsillos, consolaba mucho ante la pérdida de la autonomía universitaria. Osuna Millán sería un personero de Alejandro para prolongar su cacicazgo, a más de que por si mismo, la presencia del ex-gobernador en la Junta de Gobierno sería altamente penosa para los despojos de autonomía universitaria que a veces aún encuentra uno en los archivos de UABC.

vega_mungaray_y_millan_241114
Foto: AFN

Dicen los rumorantes que nuestro cacique no podrá más con Juan Manuel Ocegueda; que aunque ya “le metió muchos goles” en los dos años de su cuatrienio, éste ya tomó conciencia de lo que nunca quisieron, ni supieron, ni pudieron, ni Gabriel Estrella ni Felipe Cuamea, quienes prefirieron ser felices, llenarse de dinero y gozar las delicias del poder universitario, soportando sin chistar la mirada severa y exigente del cacique universitario. Que ya Juan Manuel tiene claro que le deshonra aparentar que lleva la rienda, mientras los demás ven que tus manos están vacías de mando; que estigmatiza fingir que eres el portaestandarte mientras, a la vista de todos, el estandarte lo porta otro.

Se dice pues, que ha llegado a su ocaso la capacidad manipuladora de Alejandro Mungaray para doblegar gente; que Juan Manuel Ocegueda ha decidido ser EL RECTOR, así, con mayúsculas; que ha caído en cuenta de que la batalla limpia por la autonomía universitaria empieza por hacer visible frente a todos, que el poder de la rectoría universitaria lo ejerce el rector y nadie más; que como en su momento tanto proclamara el inefable profesor Francisco Javier Pereda Ayala, el poder no se comparte. Le deseo a Pereda que su salud mejore. Sabe de mi afecto por él.

lazaro-cardenas
El presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940) rompió el «maximato» que ejercía el cacique Plutarco Elías Calles y ejerció el poder en bien de la nación y del pueblo.

Se dice, pues, que podemos esperar buenas noticias de la sesión del Consejo Universitario del próximo jueves; que así como en su momento Lázaro Cardenas logró ser el Jefe Político de la nación, y no Plutarco, también Juan Manuel Ocegueda será el “Jefe Nato” de UABC y no Mungaray; que así como llegaron al país los mejores días del cardenismo, cuando éste pudo impulsó su programa de gobierno por el que es recordado y querido por millones y millones de obreros y campesinos de todos los rincones de la patria, a la vuelta de los años los universitarios podríamos recordar los mejores días de Juan Manuel Ocegueda Hernández en la rectoría de UABC. Al concluír su mandato le aplaudiríamos mucho. Y yo a dos manos. Alejandro podría recuperar su condición de profesor universitario, la más honrosa de su vida, de la que se alejó hace muchos años.


DANIEL SOLORIO RAMIREZDaniel Solorio Ramírez. Maestro en Derecho Público. Ex Magistrado Presidente de la Segunda Sala del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Baja California. Profesor de la UABC.