Autoridades yaquis exigen detener gasoducto de SEMPRA; denuncian maniobras de división

A partir del enfrentamiento que dejó al menos un muerto el pasado 21 de octubre, autoridades tradicionales yaquis de Loma de Bacum pidieron medidas cautelares y exigieron detener de manera inmediata los trabajos en su comunidad, respetando la suspensión judicial que existe; detener el proceso de consulta individual a cada pueblo yaqui, “pues es una clara violación a nuestro sistema normativo”; detener las estrategias tendientes a generar división entre los pueblos yaquis y evitar la confrontación de personas al usar a una parte de ellas como custodios del gasoducto.

Centro Prodh / A los 4 Vientos/ Foto portada: BBC

Las autoridades de la comunidad recordaron que el pasado mes de abril iniciaron una acción legal para hacer valer el respeto a sus sistemas normativos por parte de las responsables del gasoducto, solicitando la suspensión de las obras dentro del territorio colectivo, medida que fue otorgada en relación al territorio colectivo perteneciente a la Loma de Bacum sin especificar cuál era.

“Las empresas ejecutoras han violado la orden de suspensión en los días pasados al comenzar los trabajos de construcción del gasoducto para lograr su objetivo y dejar sin materia la suspensión  y el amparo 312/2016, contrataron a gente armada y algunos de la propia tribu yaqui de diferentes pueblos para resguardar los trabajos del gasoducto, lo que provocó enfrentamientos sociales que lamentablemente terminaron el pasado viernes 21, con un muerto y varias decenas de heridos”, explicaron.

Las empresas, dicen las autoridades, contrataron a gente armada y algunos de la propia tribu yaqui para resguardar los trabajos del gasoducto, lo que provocó enfrentamientos que terminaron el viernes 21 con un muerto y varias decenas de heridos

yaquis-3-uno-mas-uno

En un comunicado, los yaquis de Loma de Bacum detallaron que en 2015, la secretaría de Energía inició una consulta con motivo de la autorización otorgada (sin consulta previa a la tribu) en el año 2013 por la Comisión Reguladora de Energía a la empresa “Gasoducto Aguaprieta”  –filial de la transnacional IENOVA y su par en Estados Unidos SEMPRA ENERGY. La obtención del consenso se trataba, aclaran los yaquis, de un requisito ineludible para iniciar la ejecución de las obras, en razón de la peligrosidad de la materia que se va a conducir por el ducto transportador. Las autoridades de Loma de Bacum recuerdan que el pueblo yaqui toma este tipo de decisiones por consenso y en asamblea general de los ocho pueblos.

“Desde antes de que iniciaran algún trabajo dentro del territorio colectivo del territorio yaqui, quedó clara la decisión del pueblo de Loma de Bacum, en el proceso de consulta, en el sentido de no otorgar el consentimiento, y así fue informada la SENER, por  lo que esta decidió aplicar el proceso de manera individual a cada pueblo, y con ello debilitar la cohesión social y cultural de la tribu, logrando como resultado de un proceso viciado, obtener el consentimiento de 7 de los 8 pueblos”, denunciaron las autoridades yaquis.

“A partir de los últimos hechos las autoridades locales municipal y estatal siguen presionando a la comunidad de Loma de Bacum para el desistimiento de la demanda interpuesta y a cambio se tendrá beneficio social de lo contrario, seguiremos teniendo problemas. Tantas promesas sin cumplirse que no es de extrañarse la forma de actuar de los emisarios prometiendo lo que por derecho corresponde al estado mexicano. Es evidente la segregación de nuestros derechos y una visible discriminación a nuestro pueblo”, finalizaron los de Loma de Bacum, quienes insistieron en que se respete el derecho fundamental a la consulta previa, libre e informada.|